Isabel y Ana despiden a Miguel Boyer

Isabel Preysler y Ana Boyer acudieron de riguroso luto al tanatorio para velar los restos mortales del ex ministro de economía, Miguel Boyer, que recibirá sepultura hoy en torno a la 13:00 h. en el cementerio de San Isidro.

Clothing, Eyewear, Glasses, Vision care, Sunglasses, Outerwear, Fashion accessory, Style, Street fashion, Fashion,
1 de 12
El dolor de la mujer y la hija

Casi media vida (26 años) estuvo Isabel Preysler casada con Miguel Boyer. Fruto de su matromonio, hace 25 años nació su única hija en común, Ana Boyer. Ayer mostraban su dolor a su llegada al tanatorio en Madrid. 

2 de 12
Despedida familiar

 Isabel Preysler, Ana Boyer y Beatriz Arrastia Reinares (madre de Isabel), a su llegada al tanatorio.

 

3 de 12
El adiós de Solchaga

El que fuera el ministro de Economía que sucedió a Boyer, Carlos Solchaga, con su mujer Gloria Barba. Solchaga destacó el valor intelectual de la figura de Boyer como político.

4 de 12
Luis Alfonso y Margarita

Luis Alfonso de Borbón y Margarita Vargas, a su llegada al tanatorio. 

 

5 de 12
Alfonso de Borbón, sin Eugenia

 Alfonso de Borbón, sin Eugenia Silva, fue uno de los primeros en llegar a la capilla ardiente.

 

6 de 12
Mario Vargas Llosa

El Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa, muy afectado en la despedida a Boyer.

 

7 de 12
Cayetano, con muleta

Con una muleta, como consecuencia de una recaída que ha sufrido de su fractura de peroné, llegó el ex torero Cayetano Rivera, amigo de la familia. 

 

8 de 12
Gabilondo y su mujer

El periodista Iñaki Gabilondo llegó acompañado por su mujer, Lola Carretero.

9 de 12
Esperanza Aguirre

La política del PP Esperanza Aguirre expresó su admiración a la capacidad como político y economista de Miguel Boyer.

 

10 de 12
Cari, con su amiga Isabel

Cari Lapique acudió a apoyar a su amiga Isabel Preysler.  

 

11 de 12
Carmen, muy afectada

Carmen Martínez-Bordiú, con el rostro abatido evidenciando el dolor por la pérdida de Boyer. 

 

12 de 12
El dolor de una mujer

Isabel Preysler, que no se quitó en ningún momento las gafas oscuras, no pudo ocultar el dolor de su rostro. 

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Más de Actualidad