Rossy de Palma, el 'corpiño' de Gaultier

¿Por qué su amigo Jean Paul Gaultier la hizo desfilar así en París? ¿De verdad es su amigo? Ojalá que por lo menos se llevara una pasta... 

image
1 de 5
¿Quién dijo miedo?

El gran Gaultier se despidió la semana pasada del prêt-á-porter –ahora sólo diseñará alta costura– con un desfile para el que contó con su amiga y musa Rossy de Palma. Pero, ¿por qué la vistió con ese corpiño imposible para sus hechuras? Cualquiera  diría que sufrió ceguera transitoria minutos antes de salir a escena. 

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 5
Todo autoestima

“Me da aprensión el quirófano, pero te digo que sí me haría un arreglito en... ¡No te lo cuento, que os fijáis!”, confesó hace unos días. Ya sabemos dónde, claro. Recién cumplidos los 50, de lo que sí va sobrada es de seguridad: “Las que no se gusten, que empiecen por amarse. Los efectos de la autoestima son espectaculares...”  Seguro que le pagaron bien. Días después llenó el carro de la compra. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 5
¿Lo hizo para llenar el carro?

Unos días después de desfilar Rossy de Palma, ya en Madrid, se fue a hacer la compra. Con dos hijos adolescentes y ella tres, llenó el maletero hasta arriba de comida. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 5
Llenando el maletero

Rossy compró tanto que casi no le cabía todo en el maletero de su monovolumen… 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 5
Sin ataques de nervios

Lo que está claro es que Rossy, a sus 50 años, no parece estar 'al borde de un ataque de nervios', como la célebre peli de Almodóvar donde trabajó en 1988…

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad