Rocío Cortés, la hija de Chiquetete, habla de su padre y Raquel Bollo

La hija mayor de Antonio Cortés rompe su silencio

1 de 11
Rocío: ‘Mi padre nos veía a escondidas porque Raquel no quería’

Rocío Cortés, la hija mayor de Antonio Cortés, rompe su silencio y cuenta la relación entre su padre y Raquel Bollo.

Rocío, ¿cómo se conocieron tus padres?
Trabajaban en el mismo espectáculo. Mi madre era bailaora y mi padre cantaba. Y ahí surgió el chispazo. Tuvieron un noviazgo de cuatro años y se casaron muy enamorados.

¿Tu madre dejó de trabajar cuando se casó?
Mi madre siguió trabajando hasta que nació mi hermano pequeño, Fran. Lo dejó porque bailar requiere mucha dedicación y no llegaba a todo. Eligió quedarse en casa cuidando de nosotros. Volvió a trabajar en una academia de baile que tenía en Triana cuando se separó de mi padre.

¿Cómo recuerdas el ambiente en casa cuando tus padres estaban juntos?
Como muy bueno, cargado de risas y cariño. Mis padres se llevaban muy bien. Papá viajaba mucho por su profesión y cuando regresaba a casa era una fiesta. Venía cargado de regalos. Éramos una familia muy unida.

 

 

2 de 11
La separación de Chiquetete

Rocío, ¿cuándo os enterasteis de la existencia de Raquel?
Cuando nació mi hijo papá me trajo algunos regalos de parte de Raquel. La verdad es que no nos extrañó porque el niño recibió muchos obsequios. Papá decía que se trataba de una chica que trabajaba con él. Todo normal hasta que un día telefonearon a mi madre y le dijeron que su marido tenía un lío con una señorita que formaba parte de su espectáculo.

Rocío, ¿y cómo reaccionó tu madre?
Al principio no se lo creyó. Esperó a que papá llegara a casa para hablar del tema. Se lo comentó y él lo negó. Al final, mi madre dijo que lo mejor era darse un tiempo. Mi padre se fue a casa de mi abuela y mi madre se quedó con nosotros. La intención de ambos era arreglarlo pero no fue así. A los pocos días ya estaba Raquel instalada en casa de mi abuela.

 

3 de 11
Chiquetete, en familia

De izquierda a derecha, arropando a Chiquetete, su madre, Manuela, su hijos Antonio, Rocío y Fran, y, con polo blanco, César, hijo de Rocío.

 

4 de 11
Rocío Cortés: ‘Raquel no nos dejaba ni abrir la nevera’

Rocío, todo sucedió muy rápido entre tu padre y Raquel, ¿verdad?
Sí. Siempre he pensado que Raquel presionó a mi padre para irse a vivir juntos. Todo fue muy precipitado. Si las cosas hubieran ido más despacio, no se habría separado de mi madre.

¿Y tu madre cómo lo recuerda?
Mi madre siempre dice que todo sucedió tan deprisa que no tuvo tiempo de reaccionar. Que cuando se dio cuenta ya estaba firmando la separación. La celeridad con la que sucedieron los hechos la descolocó.

¿Te afectó mucho la separación de tus padres?
Mucho, porque la familia se rompió. Para mí fue muy fuerte que mi padre estuviera con una chica de mi edad. Raquel tampoco ayudó a que las cosas fueran bien. Nunca se portó bien con nosotros ni nos quiso.

Rocío, ¿a qué te refieres cuando dices que Raquel no se portó bien?
Pues al hecho de que mis hermanos y yo le molestábamos. Quería a mi padre pero no a sus circunstancias, que éramos nosotros, sus hijos. Cuando íbamos a su casa, Raquel no nos dejaba ni abrir la nevera. Todo lo que hacíamos le sentaba mal.

¿Y qué hizo tu padre?
Optó por vernos a escondidas para evitar más broncas con Raquel, que le recriminaba que tuviera contacto con nosotros. Con mi madre tenía muy buena relación y hablaban asiduamente. Era normal porque tenían tres hijos en común. Sin embargo, eso también le molestaba a Raquel. Así que para hablar con ella también tenía que esconderse.

¿Tu padre os pasaba la pensión?
Cuando mis padres se separaron, mis hermanos y yo estábamos estudiando y se acordó una pensión con la que papá siempre cumplió. Esto a Raquel también le molestaba porque en varias ocasiones dijo que nos pusiéramos a trabajar, que éramos muy mayores para pensiones.

¿Es cierto que tu padre volvió con tu madre estando casado con Raquel?
Lo es. Hubo algún problema entre los dos y él vino a casa y se quedó con nosotros. El problema fue que cuando Raquel se enteró que había vuelto con mi madre, llamó a la que entonces era mánager de mi padre para decirle que con cualquiera menos con ‘la vieja’. De esa forma tan despectiva se refería Raquel a mi madre. Jamás la llamó por su nombre. Para ella era ‘la vieja’. 

 

5 de 11
Rocío: ‘Mi madre es muy tranquila’

Durante la reconciliación de tus padres, os trasladasteis a vivir al chalé…
A mi padre siempre le había gustado mucho vivir en el chalé porque le permitía estar en contacto con la naturaleza. Le relajaba y ese ambiente favorecía su creatividad artística. Ese chalé le pertenece a mi madre, que así lo acordó con mi padre cuando hicieron separación de bienes en 1983. No obstante, como a él le encantaba estar allí, mamá no se opuso cuando le comentó que se instalaba con Raquel. Cuando papá regresó a la casa fueron unos meses muy bonitos en los que volvimos a ser una familia.

Rocío, ¿qué ocurrió para que tu padre volviera con Raquel?
Pues que Raquel empezó a llamar varias veces al día a papá diciéndole que le echaba de menos, que le quería, que le necesitaba. Le prometía que todo iría bien. Que las cosas se arreglarían. Aparte de las llamadas, se presentaba con el niño –Manuel– allá donde sabía que mi padre estaba. No lo dejaba ni a sol ni a sombra y volvió con ella.

¿Y cómo se lo tomó en esa ocasión tu madre?
Con mucha serenidad. Mi madre es muy tranquila. Le dijo que si esa era su decisión, que la respetaba. Que era libre de hacer lo que quisiera. No puso ninguna pega. Lo único que le comentó es que nos quedábamos a vivir en el chalé porque mis hermanos y yo estábamos muy a gusto allí. A papá le pareció bien.

 

6 de 11
Rocío: ‘Raquel me tenía una inquina especial’

Rocío, ¿qué dijo Raquel de que os quedarais a vivir en el chalé?
Se lo tomó fatal. Telefoneó a mi madre hecha una furia y le dijo de todo. Mamá, con la tranquilidad y señorío que le caracteriza, le sugirió que fuera al registro y comprobara a nombre de quién estaba puesta esa propiedad. Raquel, llena de ira, le contestó que a partir de ahora íbamos a tener que comer de lo que cosecháramos porque su marido no iba a pasarnos la pensión.

¿Hubo alguna reconciliación más entre tus padres?
Recuerdo que estábamos en Chipiona y papá se presentó. Habló con mi madre y le dijo que ya no podía más. Que había dejado a Raquel porque era insoportable vivir con ella. Estuvo allí hasta que otra vez Raquel volvió con el niño a buscarlo. Otra vez las llamadas de teléfono, las promesas... Y ha habido más separaciones. Como matrimonio estuvieron tres años. Los restantes los pasaron yendo y viniendo.

¿Es verdad que Raquel tenía algo especial contra ti?
A la vista está que mis hermanos y yo nunca hemos sido santos de su devoción. Sin embargo, conmigo la cosa era peor. Me tenía una inquina especial. Supongo que era porque siempre he sido el ojito derecho de mi padre y eso no podía digerirlo. Era algo superior a sus fuerzas. Su mayor felicidad hubiera sido que papá nos diera la espalda y se dedicara en cuerpo y alma a ella y a sus hijos, pero nunca lo consiguió.

 

7 de 11
Rocío: ‘Veíamos que mi padre no era feliz’

Rocío, ¿tu padre os hablaba de su relación con Raquel?
Nunca nos comentó nada. Mis hermanos y yo veíamos que no era feliz pero respetábamos su silencio. Lo que sí es cierto es que yo le dije lo que pensaba de Raquel: que no me gustaba porque la veía una oportunista que no estaba enamorada de él.

Raquel ha dicho que cuando estuvo casada con tu padre pasó muchas estrecheces. ¿Es cierto?
Qué va. Mira, papá estuvo durante cuatro años trabajando para Turismo de Andalucía y ganó mucho dinero. Por otra parte, hacía muchas galas. Otra cosa es que ella nunca tenga suficiente porque le gusta mucho gastar. Un ejemplo, cuando estaba con mi padre, iba a comprar ropa para ella y para los niños y las facturas de los grandes almacenes subían 3.000 euros. Cuando tuvo que decorar la casa donde vivían, gastó a manos llenas. Quería lo mejor. Pero, claro, es muy fácil hacerse la víctima, y en eso ella es una experta. De hecho, en televisión también ha confesado que tiene problemas económicos. Francamente, sorprende, porque hace años que trabaja como colaboradora y dando entrevistas que le han reportado importantes ingresos. Pero, bueno, se ve que tiene un agujero en la mano. Otra cosa no me lo explico.

También comentó que cuando se separó de tu padre tuvo que ponerse a trabajar con Isabel Pantoja porque no tenía ni un duro.
Cuando mi padre y Raquel se separaron, vendieron la casa donde vivían y a ella le correspondieron muchos millones de pesetas. Más los muebles, la ropa de hogar, objetos de decoración... Así que Raquel Bollo no se fue con las manos vacías.

 

8 de 11
‘Raquel ha hecho de la tele una forma de vida’

Rocío, ¿en aquella época tu padre también grabó discos?
Sí, y es curioso porque Raquel fue quien eligió las canciones. Como si fuera productora. Es que ella por meterse, se mete hasta en los charcos. Quiere controlarlo todo. Y, claro, papá la dejaba porque sabía que si no lo hacía empezaban las discusiones y eso era insoportable.

Rocío, ¿por qué crees que Raquel lleva tantos años hablando de tu padre?
Porque ha hecho de la televisión su forma de vida. Y, claro, es un trabajo muy cómodo y requiere poco esfuerzo. Y como no es famosa por ser actriz, periodista, cantante o modelo, se aprovecha de que estuvo casada con mi padre para vivir del cuento. Ya son muchos años machacándolo. No lo deja tranquilo. No hay derecho a que haga esto. Trece años y ahí sigue. Por favor, mi padre es un hombre mayor. Ya le ha hecho mucho daño. Que lo deje en paz. Está obsesionada con él.

¿Qué te parece el hecho de que Carmen Gaona haya hablado?
Me encantó la entrevista que le hiciste para QMD! Habló a corazón abierto y contó muchas cosas que no se sabían. Eso ha hecho que mucha gente abra los ojos y vea que las cosas no son como las pinta Raquel. En televisión estuvo estupenda. Como es Carmen. Una mujer directa y sin pelos en la lengua.

 

9 de 11
Rocío rechazó ir a GH VIP

¿Qué ha representado Carmen en vuestra vida?
Carmen es la persona que ha unido a nuestra familia. Ha puesto todo de su parte para que estemos juntos. Y no era fácil, porque la presencia de Raquel en la vida de mi padre nos pasó una gran factura. Sin embargo, Carmen nos reunió, habló con nosotros y ahora estamos muy felices. Mis hermanos, mi madre y yo la adoramos, y ella a nosotros. Doy gracias a Dios de que mi padre haya encontrado una mujer como Carmen. Junto a ella ha recuperado las ganas de vivir, la alegría, su pasión por la música. Antes de estar con Carmen, estaba triste. En cambio, ahora, está feliz y alegre.

Carmen y tu padre quieren casarse. ¿Qué opinas?
Me parece muy bien. Se llevan de maravilla y son muy felices. Qué mejor broche para su amor que casarse. Mi madre, mis hermanos y yo estamos ilusionados con la idea de la boda. Esperemos que no se echen para atrás. Se merecen lo mejor.

Rocío, tenías que haber entrado en GH VIP. ¿Qué ocurrió?
No me sentía demasiado bien y rechacé la propuesta. A un reality hay que ir con las pilas cargadas para dar lo mejor de uno mismo. En mi caso, no las tenía y por eso dije que no. Era un reto que me apetecía mucho y espero que me vuelvan a llamar.

 

10 de 11
Raquel Bollo, la discordia en la familia

Raquel y Chiquetete estuvieron ocho años casados (1995-2003), pero la relación de Bollo con los tres hijos que el cantante tenía con Amparo Cazalla fue bastante tormentosa. 

11 de 11
Carmen Gaona trajo la paz

Según Rocío Cortés, cuando Carmen Gaona entró en la vida de su padre, hace 12 años, puso paz en la familia y logró unirla de nuevo. Esta imagen de Gaona, Chiquete y Amparo Cazalla (dcha.) es la muestra de la buena sintonía entre los tres.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Más de Actualidad