Jesús Atahonero tiene la sarén por el mango

Tímido y enigmático, así es Jesús Atahonero, el ‘sufrido’ marido de Olvido Hormigos, un hombre del que muy pocas cosas se saben. Tras aguantar un buen número de infidelidades, el carpintero ha dado la cara en un plató de televisión para decir que ya no le perdona ni una más a su mujer, que tira la toalla respecto a su matrimonio, y que no piensa intentar reconquistarla. Pero tampoco quiere divorciarse. Ambos han decidido ‘compartir’ piso e hijos, que no sábanas… “porque la convivencia es muy buena y nos queremos mucho”, dice Olvido. ¿Seguro que es ese el motivo?

1 de 8
Investigación QMD!

En alguna ocasión Olvido ha dicho que la casa de Los Yébenes es de los dos y que ya está pagada. Sin embargo, QMD! ha accedido a datos oficiales donde consta que el domicilio está únicamente a nombre de Jesús Atahonero, que además adquirió la vivienda cinco años antes de casarse con Olvido. La casa consta de dos plantas: en la alta está la vivienda, y en la baja hay un porche interior y un local sin uso definido.
Sorprende, sin embargo, que en su última intervención televisiva, el carpintero dijera que en caso de divorcio, tendría claro que él se marcharía de la casa… Claro que para eso el juez tendría que darle la custodia total de los niños a ella. ¿O sólo lo dijo para quedar bien?

 

2 de 8
Sus negocios

Se ha especulado mucho sobre la ruta de platós de televisión que Jesús Atahonero está haciendo con su todavía mujer. Muchos aseguran que la pareja tiene problemas económicos porque el negocio de la carpintería, de la que Jesús es también el único propietario, está en la ruina. Al parecer, hace unos meses se vio obligado a despedir a uno de sus empleados. Sin embargo, los datos financieros de su empresa hace unos años no apuntaban a la ruina: en 2005 tenía un activo anual de 151.435,73 euros.

3 de 8
Trabajo de carpintería

Quizá en estos últimos tiempos la crisis haya afectado realmente al negocio, pero sus propios vecinos aseguran que Jesús mantiene los trabajos de carpintería en el pueblo y en los alrededores, como siempre, y que no le va nada mal.
¿Entonces? ¿Si no es la necesidad económica la que le lleva a sentarse en los platós, por qué lo hace? Sus amigos aseguran que la intención de Jesús al sentarse y dar la cara en los ruedos televisivos es la de limpiar su imagen y dejar de dar pena. Está cansado de que la gente le vea como “un pobre hombre”. Quizá por eso en su última intervención aseguró que él había sido consentidor de las infidelidades de su mujer, pero que ya se ha cansado y ahora no conviven como pareja, sólo como padres de sus tres hijos.

 

4 de 8
¿No se hablan?

Ignoramos si la convivencia entre ellos es tan idílica como cuentan (muchos aseguran que en casa no se dirigen la palabra), pero parece claro que, hasta el momento, el carpintero no quiere perjudicar económicamente a Olvido. Esta peculiar decisión de seguir conviviendo con su mujer, no ha dejado indiferente a su familia, que no da crédito a su postura.
 

 

5 de 8
25 años juntos y tres hijos en común

La ex concejala de Los Yébenes y Jesús Atahonero llevan 25 años juntos y tienen tres hijos: Mario, Javier y Valeria, de 7 meses. Olvido ya no está enamorada de su marido “le quiero como a un hermano, a un primo…” y justifica sus escarceos sexuales: “Vivo mi sexualidad como me da la gana.” Por su parte, el carpintero admite que ha sido “consentidor” de muchas infidelidades, pero que entiende que ella quiera vivir su vida sexual así. Asegura que ha tirado la toalla como pareja de Hormigos, pero que se quieren y quieren lo mejor para sus hijos, por eso conviven todos en paz y armonía en el domicilio familiar de Los Yébenes, propiedad de Jesús, donde también tiene su negocio de carpintería, del que también es único propietario.

6 de 8
Su casa

Jesús adquirió la vivienda cinco años antes de su boda con Olvido. Figura como único propietario de esta casa, que tiene dos plantas, porche interior y un local.  Su padre, Patrocinio Atahonero, se ha ido a vivir con una de sus hijas a Toledo, está desbordado y no quiere saber nada de la forma de vida de su hijo. Y una de sus hermanas le ha retirado la palabra.  ¿Es Jesús un hombre enamorado y esperanzado con que la tormenta pase y su vida conyugal vuelva a ser la de antes?

7 de 8
Su boda

Nos cuentan en Los Yébenes que Jesús era un chico guapo y con muchas pretendientas, pero su timidez le cerró muchas puertas. Aunque no fue con Olvido con quien descubrió el amor. Fue de adolescente, con un chica de su edad, la hija de la señora que llevaba la leche al colegio San José de Calasanz, donde él estudiaba. Fue una relación corta. No era el colegio su lugar preferido. Atahonero nunca fue buen estudiante, así que le tocaba trabajar y no tuvo mucha opción: su abuelo y su padre eran carpinteros y él el más indicado para continuar con el negocio familiar. Con la profesión ya encandilada, conoció a Olvido Hormigos, su gran amor. Se casó con ella hace 17 años en la Iglesia de Santa María la Real, en Los Yébenes, con la madre del novio, María, conocida como ‘La Pajarita’, de madrina y las dos hermanas de Jesús como testigos. Una boda que en el pueblo nadie recuerda o de la que nadie quiere hablar, pero que fue felizmente celebrada por las dos familias.

8 de 8
El colegio

No era su lugar favorito, aunque allí conoció a su primer amor: la hija de la señora que llevaba la leche al colegio San José de Calasanz. Duró poco, él dejó los estudios y se puso a trabajar. Las cosas ahora nada tienen que ver: las familias no se hablan, la pareja ha ‘roto’ de palabra su matrimonio, pero sigue compartiendo casa y televisión… El tiempo dirá qué es lo que realmente se cuece entre ellos.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Más de Actualidad