Paloma Cela contra Lydia Lozano

Paloma Cela nos cuenta todos los detalles del desprecio con el que la trató la periodista de ‘Sálvame’ el día de su boda

image
Lydia Lozano ha tratado mal a Paloma Cela

Paloma aún no da crédito a lo que le ocurrió el 20 de junio en el restaurante Thai Garden de Madrid. Ella estaba con unos amigos y Lydia Lozano, ‘recasándose’ con Charly por su 25 aniversario. Cuando la colaboradora de Sálvame vio a Paloma, la miró enfurecida y le dijo: “¡Estás en mi boda!” El disgusto de Paloma fue mayúsculo, y más con su estado de salud –aún se recupera de un complicado trasplante de riñón–. Pero como a Paloma humor no le falta, ahora dice que gracias a Lydia está pensando en empezar a cobrar, “e incluso hacer precio”, por acudir a bautizos, bodas y comuniones.
Paloma, ¿cómo estás?
Estoy dolida, aunque un poco más tranquila.
¿Desde cuándo conoces a Lydia?
Desde cuando iba con la alcachofa en la mano... ¡imagínate!
¿Cómo ha sido el trato con Lydia en estos años?
No hemos sido amigas, pero sí conocidas con un trato correcto. Ahora he dejado de trabajar por mi enfermedad, pero yo antes era un poco popular. Debe ser que esta señora piensa que yo ya soy menos de lo que yo me creo, y por eso me ha tratado mal.
Coincidiste con ella el día de su boda en Thai Garden, ¿no?
Sí, voy mucho a ese restaurante  porque el dueño es amigo mío de verdad, de pasar la Nochevieja juntos, de conocer su casa, a su familia... Yo fui al restaurante porque era día 20. Los días 20 para mí son maravillosos porque entré en diálisis, luego me operaron...  Quedé con unos amigos a comer con mesa reservada.

 

1 de 8
Paloma Cela estaba con unos amigos

¿Tú ves ‘Sálvame’?
Sí, claro, muchas veces.
Pues anunciamos su boda durante muchas tardes, ¿no caíste en que ése era el día?
Te prometo que no. Llegué y vi que había Prensa en la puerta y pensé: “A lo mejor está Obama...”
¿Qué sucedió después?
Nos recibieron y nos preguntaron si queríamos tomar el aperitivo en la mesa o en la barra. Elegimos barra y entonces vi a una serie de gente en el jardín vestida de blanco. Se acercó a saludarme un fotógrafo, me preguntó que tal y le dije que estaba mejor, que ya hacía 11 meses que me trasplantaron. Me preguntó si estaba allí en la boda de Lydia y dije que no, que veníamos a comer. Yo estaba en la barra del bar con mi amigo, esperando al resto. Pedimos un té helado y una cerveza y el camarero nos preguntó si éramos del evento. Le dijimos que no, que eso nos lo pasara a la mesa. Después se acercó otro trabajador del restaurante e igual, y, de golpe, comienza a venir gente de blanco a la barra del bar.

 

2 de 8
Lydia se espantó al verla en su boda

¿Qué pasó entonces?
Comenzó a aparecer gente y, de golpe, este amigo mío me dice: “Ahí está Lydia”. Miré y estaba a medio metro. Y te juro Kiko por la memoria de mi marido Horacio que le doy en la espalda para decirle: “¡Enhorabuena Lydia!” No voy a olvidar nunca su cara. Me dijo con muy mal tono: “¡Estás en mi boda!” Me quedé bloqueada. Me volví para atrás para saber si habían oído lo mismo que yo y cuando fui a por ella para decirle: “No, te voy a sacar de un error”,  se marchó y me dejó con la palabra en la boca. Entonces vino el dueño y le dije lo que había pasado y me dijo que no me preocupara.
¿Tú ibas de blanco vestida?
Sí, con un pantalón blanco y camisa blanca, como va muchos en verano. Si llego a ir vestida de naranja butano, no sé qué habría pasado...
¿Por qué de butano?
Porque ella iba vestida de color gazpacho butano mientras que todo el mundo iba de blanco.

 

3 de 8
Paloma Cela tenía mesa reservada

Pero, ¿Lydia había cerrado el restaurante?
No, debió alquilar el jardín, el comedor donde yo tenía mesa estaba lleno de clientes. Nos sentamos a comer  y, desde la mesa, tienes una cristalera donde se ve el jardín como si fuese un teatro.
¿Tú puedes demostrar que estabas en ese restaurante con una reserva de mesa?
Por supuesto, aquí tengo la factura. Y si la quiere ver o se la quiere comer, que se la coma. En mi móvil no había nada, sólo una foto con la factura que me hice antes de salir para que esta niña no se crea que no he estado allí comiendo.
¿Qué tipo de reacción esperabas de Lydia Lozano cuando te acercaste a ella?
Que me hubiera dado las gracias por felicitarla. Que me hubiera preguntado qué hacía allí, y le habría explicado. Pero parece ser que esto no es la tónica de esta señora. Pero claro, piensa que llegaba gente más importante que yo. No le parecería bonito que yo, que soy una don nadie, que no tengo nada, que no soy millonaria, ni famosa, que soy una enferma, estuviera allí. Lo mismo le pareció demasiado.

 

4 de 8
Paloma Cela no se coló en la boda

Si Lydia te hubiera invitado a quedarte en su boda, ¿habrías aceptado?
No, le habría dicho: “Lo lamento, pero tengo mesa reservada.”
Porque tú nunca te hubieras colado, ¿verdad?
Ni en la de Lydia, ni en la de nadie. Yo no soy así. Yo soy una mujer sarcástica, irónica, divertida...Pero con los años que tengo, todavía está por verse que me haya dicho: “Usted no está bien vista en este sitio.” Por nada del mundo yo me meto en un sitio que no me hayan invitado.
¿Y Lydia sabe que eres así?
Sabe perfectamente que soy una mujer educada. Y si me quiero colar, Kiko, me haría invisible, no me habría acercado a saludarla. Si no la saludo, ni se entera. Queda claro que mi intención no era colarme... ¡Me llevé un disgusto muy gordo! Además, entre colarme en su boda o colarme en la boda de Kiko Matamoros, está claro que voy a la de Kiko, porque voy a ver una señora estupenda, guapísima, altísima, muy bien vestida y con clase. Y luego voy a ver un chulazo guapísimo, que debe estar estupendo con esmoquin. ¡Si me quiero colar en una boda, me voy a los Jerónimos, que te pones guapísima y ves una gente con una clase!
¿Echaste un vistazo?
Cuando estaba sentada en mi mesa, ya me puse a mirar a ver qué es lo que pasaba…

 

5 de 8
Paloma Cela dice que Charly tenía cara de resignado

¿Qué hacía Lydia Lozano?
 Pegaba saltos por todos los lados, bailando el chuminero y cantando como si fuese Barbara Streisand. ¿Quién le ha dicho que baila y canta bien?
Pero, ¿estaba representando un papel?
Hombre, todos de claro y ella de color butano, para que se la viese bien. Lydia dice que no invita a gente de la tele porque en el medio tiene pocos amigos. Sin embargo sí que invitó a una famosa que está casada con un futbolista multimillonario, ¿crees que eso tuvo que ver en su decisión? Yo no sé quién puede ser amiga de esta señora. Pensé que podía ser una mujer con una sensibilidad. Quizá la tenía en un pedestal, pero no voy a olvidar esa cara de odio con la que me habló. Me sentí pequeña y hecha una mierda. ¡Horrible! Como si me hubiera dicho: “Tú no eres nada para estar aquí”.
¿Te fijaste en Charly?
Sí, ese marido debe ser el casto José. Debe ser buenísimo porque tenía una cara de aburrido y de resignado increíbe. Yo a este señor no le conozco de nada y no quisiera ofenderlo por nada del mundo.
¿Le hubieras dicho un par de cosas a Lydia?
Sí, pero fui incapaz porque el dueño del restaurante es amigo.
¿Has perdido la amistad con el dueño del restaurante a causa de lo sucedido?
No, yo por este hombre soy capaz de arrastrarme.
¿Qué explicación te ha dado él de todo esto?, porque siendo amigo de ambas... 
Ha estado hablando con nuestros amigos y les ha dicho: “Paloma es de mi familia”.

 

6 de 8
Paloma iría gratis a Sálvame

¿Qué te quedaste con ganas de decir a Lydia Lozano?
Que estas cosas no se hacen con nadie. Se cree que es la Jequesa de Bahrein y está totalmente equivocada. Tendría que tener más respeto y saber tratar a la gente. Para ella todo se basa en lo que tienes. Esta chica no tiene más en su cabeza que lo que se va a poner ese día. Debería meterse en su trabajo, ser periodista, y dejar de preocuparse por el físico. ¡Nunca me imaginé que esta chica podía tratarme con ese desprecio!
¿Te gustaría verla?
Si la tengo delante me va a dejar hablar. Si ella chilla, yo hablaría más bajito y la dejaría en ridículo. Porque, yo no soy millonaria, no le puedo hacer regalitos, pero una cajita de cerveza me da para mandar.
Algunos dirán que has montado todo para ir a ‘Sálvame’.
Quiero ir a Sálvame como todos, pero no para contar que estoy arruinada, que si soy una borracha o estoy tirada. Yo no voy a contar mentiras, ni a vender montajes. Yo voy a contestar a Lydia a todas las cosas que me ha dicho sin estar yo delante y a sacarla de su error. Suele inventarse las cosas. Yo veo Sálvame y veo cómo tergiversa las cosas. Entiende lo que quiere y lo único que entiende es de sus fiestas.
¿Irías gratis?
Sí, para callarle la boca.

 

7 de 8
Paloma siente pena por Lydia Lozano

¿Ahora ves a Lydia con otros ojos?
Sí, no conocía a esta Lydia.
¿Qué sientes cuando pones ‘Sálvame’ y ves a Lydia?
Se me descompone el cuerpo.
¿No te da pena cuando se pone a llorar?
Antes sí, cuando os metíais con ella. Pero lo que le gusta a ella es llorar. Ha tomado el rol ‘soy despistada, mona y, si me dicen algo, lloro. Y si me nombran a mi marido, pego chillidos.
Habrás pensado mal de mí en más de una ocasión..
Pensaba por qué te metías tanto con ella, pero te he admirado siempre. Me gusta la gente con narices y tú las tienes. Lo mismo me pasa con Mila Ximénez.
¿Ha cambiado tu opinión respecto a todo lo que sucede en Sálvame?
Ya lo entiendo todo. Fíjate cómo puso a Belén y ahora le ríe las gracias. Lydia me da mucha pena porque los años tienen que darte más cordura.
¿Tú guardas información de Lydia que no has utilizado?
Sí, compañeras suyas –más que compañeros–, me han dicho: “Cuidado, estás equivocada con Lydia.” Que no me toque las palmas, que yo enseguida me animo.
¿Crees que Lydia Lozano te puede vetar?
Por supuesto que puede hacerlo, la gente que tiene miedo es la única salida que tiene.

 

8 de 8
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad