Rita Ora, súper sexy con un bikini blanco en Formentera

La cantante Rita Ora se ha escapado a Formentera con unos amigos, y a bordo de un yate han tomado el sol, han hecho topless y han disfrutados de las aguas del Mediterráneo.

Eyewear, Vision care, White, Human leg, Goggles, Sunglasses, Cap, Sitting, Summer, Thigh,
1 de 13
¡Tipazo!

La cantante británica de origen kosovar, a sus 24 años, es una de las divas del pop más sexys y provocativas del panorama musical. 

 

2 de 13
Navegando con amigos

Rita Ora surcó las aguas baleares con unos amigos (unos más bronceados, otros directamente quemados…) y se lo pasaron en grande,

 

3 de 13
Bikinis y topless

Aunque Rita no se llegó a quitar la parte de arriba del bikini, otras amigas sí practicaron el topless. 

 

4 de 13
¡Un cañón!

 Con ese bikini blanco, la cantante estaba explosiva.

 

5 de 13
Luciendo tattoos

La cantante lució todos los tatuajes que recorren su anatomía. 

 

6 de 13
Atusándose el pelo

Rita estuvo todo el tiempo muy pendiente de su aspecto. Se estuvo dando crema y colocándose la gorra y el pelo… 

 

7 de 13
Mujer de bandera

 También pudimos ver a Rita desplegando la bandera de la embarcación.

8 de 13
Hora de hacer yoga

Mientras estaban en la cubierta, una amiga se puso a practicar yoga. 

 

9 de 13
¿Un bañito?

Después de un buen rato al sol, Rita se levantó, ¿pensando en darse un bañito? 

10 de 13
Caminando por el filo…

Rita pasó de la popa a la proa del yate, aunque no parecía muy segura de lo que hacía. 

 

11 de 13
¡Patinazo!

 Estaba cantado: Rita se dio un resbalón y estuvo a punto de caerse al agua.

 

12 de 13
Menos mal…

Finalmente logró guardar el equilibrio, aunque a duras penas.

 

13 de 13
Mejor tumbadita

 Rita optó por pasar del baño y tumbarse otra vez

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Más de Actualidad