Kiko Rivera e Irene Rosales, embarazados e inseparables

Irene ya tiene una notable tripa de embarazada, pues dará a luz a finales de año. Kiko no se separa de ella y van juntos hasta a trabajar…

image
1 de 5
Dulce espera

 Kiko Rivera e Irene Rosales están pasando por uno de los momentos más dulces de su relación. Si en el pasado hubo rumores de una posible infidelidad por parte del hijo de Isabel Pantoja, todo aquello ha quedado atrás y la pareja disfruta junta del día a día.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 5
Le acompaña al trabajo

Y es que el tiempo ha sido testigo de que Irene y Kiko se quieren de verdad. Prueba de ello es su futura paternidad, pues en apenas dos meses la pareja tendrá con ella a su primer hijo en común, una niña muy deseada. Tan apegados están pasando esta etapa de la maternidad que no se quieren separar ni un momento, ni siquiera por motivos laborales. Por ello cuando el Dj acudió el pasado domingo a la discoteca Hoyo 19 donde trabaja lo hizo acompañado de Irene.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 5
Irene, radiante

La modelo andaluza estaba radiante debido al embarazo, acudió con un estilismo sencillo y realzador de pantalón vaquero, camiseta blanca y cuñas marrones, que dejaba ver una gran tripa de embarazada. En la discoteca la pareja se reunió con la hermana de Kiko, María Isabel, ya que ella ahora también trabaja en Hoyo 19. Un acercamiento que les ha unido más que nunca, pues como confesó Kiko durante un programa de televisión está “disfrutando de mi hermana y mi sobrino como nunca”.

 

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 5
Kiko, un padrazo

Así les vimos este verano recogiendo a Francisquito, el hijo de Kiko y Jessica Bueno, con el que el hijo de la Pantoja se porta como todo un padrazo.  

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 5
Sólo falta Isabel

En esta felicidad solo falta Isabel Pantoja, a quien la fiscalía ha denegado la suspensión de la pena de prisión por el momento, por lo que todos están expectantes de la decisión del juez. Mientras llega el esperado reencuentro familiar Kiko e Isabel esperan como una piña, refugiados en el trabajo y el amor.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad