El nuevo Kiko Matamoros

Su objetivo era rejuvenecer 10 años. Cuando le vimos, la verdad, nos costó reconocerle.

1 de 15
Última cirugía

El próximo 27 de diciembre Matamoros cumplirá los 59, pero al paso que va seguro que soplará 10 ó 15 velas menos gracias a las bondades de la cirugía estética, claro.

El pasado día 4, diez días después de su última intervención -y ya van nueve- nos cruzamos con Matamoros paseando por Madrid, y casi no le reconocimos.

Lucía las típicas 'heridas de guerra' con ojeras y hematomas, barba de dos días, cabeza sin rapar con canas en las sienes, gafas de ver y gabardina XXL.

2 de 15
Secuelas

Nada que ver esta imagen de Matamoros con esa imagen de hombre elegante, siempre hecho un pincel, a la que nos tiene acostumbrados. Pero analicemos todos los detalles de éste y otros retoques que le hacen ser cada día más bello.

Los hematomas y la hinchazón son inevitables los primeros días, y lógicamente le deben doler. Por eso no podía afeitarse la barba, ni la cabeza.

Es muy importante que no le dé el sol en las heridas, que se aplique cremas de silicona y que fume menos para que cicatrice mejor.

3 de 15
Un piti para relajarse

Matamoros, el pasado jueves, con un aspecto irreconocible. Por consejo médico, el tertuliano no debería fumar.

Los médicos le han recordado que el tabaquismo dificulta la cicatrización, pero parece que Kiko no puede vencer la tentación.

4 de 15
Un 'cambio suave'

Kiko se sometió a un 'minilifting' el pasado 26 de octubre para quitarse unos cuantos años de encima. Por lo visto, él mismo pidió que fuera un 'cambio suave' y, según los especialistas, así ha sido. Sólo le han tocado el tercio medio y el inferior de la cara para rejuvenecer ligeramente nariz, pómulos y cuello.

Una de las cirugías más agradecidas porque el paciente, una vez superado el período de reposo, enseguida va a notar la mejoría. Eso sí, siempre y cuando siga al pie de la letra los consejos del médico: no fumar, no disgustarse y controlar la tensión para que no se produzcan sangrados.

Mientras Kiko se recuperaba, Makoke le mimaba y le guardaba la silla en 'Sálvame'. Ella le ha acompañado algunas mañanas a la clínica de estética donde le realizan las curas, y por la tarde le ha defendido con uñas y dientes frente a sus compañeros en plató. Allí hasta se han reído de Kiko hablando de los “gramos de pellejo” que se ha quitado y han discutido con una Makoke, que entre lágrimas, llegó el pasado jueves a abandonar el plató.

5 de 15
Orejas, nariz, bolsas...

Matamoros está con sus compañeros calentito, claro, aunque lo que digan de él le resbala bastante. Es más. Kiko ha confesado en público muchas veces que es un tipo coqueto, al que le gusta cuidarse: "Si con la cirugía puedo mejorar mi aspecto, bienvenida sea".

En la imagen, Kiko, el pasado día 5, por las calles de Madrid. Su rostro todavía estaba desfigurado y con moratones.

6 de 15
'Adicto' a las operaciones

En los últimos cinco años el tertuliano se ha sometido a nueve operaciones de estética: para mejorar párpados, orejas, bolsas de los ojos, disminuir las arrugas de la frente, liposucción de la grasa de la espalda y flancos, reducción de la nariz, minilifting de cuello y cara y elevación de la comisura de los labios. Con tanta operación, ¿no se estará obsesionando un poquito?

 

7 de 15
¿Todo por Makoke?

Algunos dicen que sus esfuerzos por mantenerse eternamente joven son culpa de Makoke, que tiene 14 años menos que él. Pero esta obsesión, además, tiene nombre propio para los especialistas, dismorfofobia, que definen como: “Síndrome de distorsión de la imagen, trastorno de la percepción y valoración corporal que consiste en una preocupación exagerada por algún defecto inexistente”.

8 de 15
A cuidarse

Obsesión o coquetería, el caso es que ahora Matamoros tiene que tomarse muy en serio su recuperación. Según sus médicos, no debe fumar, tiene que estar tranquilo y no debe alterarse porque podría subirle la tensión y tener sangrados. Con todo el follón que se ha montado estos días con Makoke en 'Sálvame' y su regreso al plató, lo tiene difícil.

 

9 de 15
¿De fiesta en Halloween?

El 28 de octubre –dos días después de ser intervenido de un minilifting– Kiko colgaba esta foto en su Twitter. Aún no tenía hematomas, pero con la cara vendada como una momia, parecía que se estaba preparando para asistir a una fiesta de Halloween. ¿Aprovecharía para asistir a alguna con estas pintas?

10 de 15
¡Cambio radical!

Kiko ha recurrido tantas veces a la cirugía estética, que es una persona totalmente distinta. Algunos especialistas denominan esta ‘afición’ como dismorfofobia. Un claro ejemplo fue Michael Jackson.

11 de 15
Así ha cambiado en los últimos años

¡En los últimos cinco años Kiko Matamoros se ha hecho tantos retoques que parece otra persona! Se ha operado las orejas, los párpados, las bolsas de los ojos, la nariz... Se ha retocado el cuello, la cara, los michelines... Si ahora mismo posara con su mellizo, Coto, no parecerían ni hermanos.

Pero su obsesión por la imagen no se queda ahí: Kiko entrena duro para mantener los músculos como si fuera un chaval de 20 años. ¿Lo hará para estar a la altura de su explosiva Makoke?

En esta imagen vemos a Kiko Matamores en 2004.

12 de 15
Así ha cambiado en los últimos años

En esta imagen vemos a Kiko Matamores en 2005.

13 de 15
Así ha cambiado en los últimos años

En esta imagen vemos a Kiko Matamores en 2005.

14 de 15
Así ha cambiado en los últimos años

En esta imagen vemos a Kiko Matamores en 2005.

15 de 15
Así ha cambiado en los últimos años

En esta imagen vemos a Kiko Matamores en 2005.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Más de Actualidad