Sinéad O'Connor intenta quitarse la vida

La cantante de 'Nothing Compares 2 U' anunció en la red social lo que ya llevaba días amenazando con hacer: suicidarse. Ahora, tras haber ingerido una sobredosis, la cantante se encuentra hospitalizada.

image
Hospitalizada

Podría haber sido mucho peor, pero la cantante ya se encuentra estable en el hospital después de haber sido hallada en un hotel de Dublín tras, supuestamente, haber ingerido una sobredosis de pastillas para quitarse la vida.

La cantante, de 48 años y con una de las voces más reconocibles de los 90, denunciaba en su publicación de Facebook -en la que anunció que no quería seguir viviendo-, que su familia la ignoraba y que no hacía más que llorar tras haber pasado por una histerectomía (extirpación del útero y los ovarios).

1 de 5
Ningún apoyo en su familia

La artista, siempre llena de vida y talento, pero con un trastorno bipolar que le habría llevado a este extremo, escribió: "Podría estar muerta aquí durante semanas y nunca lo habrían sabido. Parece que soy una basura que merece ser abandonada, tomada como una mierda justo después de que me quitasen los ovarios y el útero".

La cantante, de origen irlanés, habría comentado a una amiga unos días antes su intención de quitarse la vida, pero no es la única vez: en 1993, con 33 años, lo volvió a intentar.

2 de 5
Llegada a tiempo

Su publicación de Facebook era un dibujo de su desolada vida: "Lo he perdido todo: mi trabajo, mi hogar, mis hijos, mi útero, mi identidad", decía. "No estoy en mi casa. Estoy en un hotel en algún lugar de Irlanda y bajo otro nombre", escribió, lo cual dificultaba la búsqueda de la cantante, pero finalmente la policía llegó a tiempo.

3 de 5
Una vida dura

Sin embargo, si echamos la vista atrás podemos entrever sus demonios internos: unos padres divorciados cuando ella sólo tenía 8 años y que se tiraban los trastos a la cabeza mutuamente y de forma pública; su madre la sometió a maltrato físico y, cuando volvió con su padre, terminó en una institución para mujeres descarriadas donde sufrió todo tipo de vejaciones, aunque consiguió escapar de allí y buscarse la vida tocando su ya característica guitarra.

4 de 5
Conclusiones precipitadas

Con todo, no es de extrañar la fuerte personalidad de la cantante, que ha ido dando tumbos por la música y por la vida hasta este momento, por lo que todo, junto a su trastorno bipolar, la habrían llevado a esa desagradable situación, con la que llegó a la conclusión de que era "la única manera de conseguir respeto", según dijo en su Facebook.
Al menos sabemos que sigue viva y que ya puede recibir tratamiento para recuperarse. ¡Ánimo, Sinéad!

5 de 5
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad