Bárbara Rey, ¿dónde vas, Caperucita?

¡Cuánta personalidad tiene esta mujer! Hasta cubierta la cabeza con una pañoleta y comiendo a dos carrillos por la calle está cañón.

1 de 4
¿Ni un caramelo?

Hace unos días nos cruzamos con la madre de Sofía Cristo, que había salido a hacer unos recados por Marbella. Bárbara pasa allí largas temporadas en su casa frente al mar y lleva una vida de lo más tranquila. Y así estaba ella: con su bolsa de la farmacia, su chaqueta roja y su pañoleta a juego cubriéndole la cabeza cual Caperucita Roja. Eso sí, a ella ya no le engaña ningún lobo, ¿eh?

Bárbara (que con esos labios también nos recuerda a Jessica Rabbit), tan guapa, tan alta y tan rubia como siempre, debió rebuscar en el bolso por si tenía algo con lo que calmar el hambre... ¿Ni un caramelo había?

2 de 4
¡Ummm, qué rico!

De vuelta a casa, como no llevaba cestita con la que apaciguar el hambre, se lanzó cual lobo feroz sobre un tentempié que se compró. Y, a juzgar por la cara que puso tras zampárselo, qué a gusto se quedó. Colorín, colorado...

3 de 4
Se lo comió todo, todo

Con ese tipazo que se gasta Bárbara, está claro que ella practica eso de las cinco comidas al día. Y, claro, como le entró el hambre en plena calle, pues se compró un montadito. ¡Rico, rico!

4 de 4
Como una reina

Engullido el tentempié, Bárbara se quedó completa, se sacudió las migas, se colocó la pañoleta y continuó con sus recados derrochando glamour... ¡Como la reina del espectáculo que es!

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Más de Actualidad