Los dormitorios de los famosos: ¿sueños o pesadillas?

Recopilamos las habitaciones de los famosos que nos han abierto las puertas de su casa, cada uno fiel a su estilo... pero unos con más acierto que otros

image
1 de 11
Dulces sueños... de pereza

Leticia Sabater le abrió las puertas de su casa (y de su habitación) a nuestro colaborador Kiko Hernández, y lo cierto que su casa nos ha gustado... hasta cierto punto.

Nos ha encantado que sea espaciosa y que además parezca todavía más grande con colores tan claros... pero los estampados noventeros de la colcha y las cortinas nos despertarían a cada rato del susto.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 11
Dulces sueños

Su habitación es una de las más grandes entre nuestros famosos, ya que cuenta con dos estancias unidas por un arco sin puerta, lo que le da sensación de amplitud y continuidad, aunque esa tele ahí en medio, sobre una micromesa de espejo, nos da un poco de miedito...

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 11
Dulces sueños 'electrizantes'

Aunque para miedito, esos cables sueltos por toda la habitación, que de un traspié podemos acabar electrocutados. ¿Sabrá nuestra Leti lo que es una canaleta y lo útiles que son?

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 11
Pesadillas

Tony Genil es el que lleva la vida más humilde... y no hace falta que lo jure, pero una cosa es humilde y otra... ¡un poquito sosa! Deberíamos darle a Tony un paseíto por Ikea para que pille ideas de decoración de espacios reducidos...

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 11
Dulces sueños

Aunque para humilde, Flor Aguilar. La viuda del actor José Luis López Vázquez es una mujer muy creyente, e igual de humilde que Tony Genil, pero en su caso sí que ha sabido darle vidilla a su dormitorio con algo de color (y amplitud, todo sea dicho).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 11
Dulces sueños

Como mujer religiosa que es, no ha necesitado nada más que una sencilla colcha, una lámpara de estilo floral y sus estampitas repartidas por la habitación... ¡pero hasta los cuartos del reality 'Quiero ser monja' tiene más cuadros, Flor!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 11
Pesadillas

Pablo Sebastián es el más vintage, con su colcha sesentera y su cabecero... de algún punto entre el siglo XIX y el XX. Un cabecero que, por otra parte, podría ceder del peso de todas las medallitas, peluches, cruces, objetos esotéricos y demás chismes que tiene ahí colgados.

No busques más, Karina: ¡el baúl de los recuerdos lo tiene Pablo colgado en su dormitorio!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 11
Dulces (y tórridos) sueños

Malena tiene un casoplón, eso es innegable, pero es que su habitación no se queda atrás: inicialmente eran dos estancias separadas, pero ella tiró el tabique para poder tener el baño integrado en su habitación y así poder ir libremente de la cama al váter en una prisa, o de la cama al jacuzzi... o al revés. ¡Ay, picarona!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 11
Dulces sueños

Lo que sí es un sueño para muchas y muchos es el pedazo de vestidor que tiene la actriz y cantante en su casa. ¡Quién lo pillara! ¡Eso sí que es un sueño!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 11
Dulces sueños... de pereza

Con el dormitorio de Bea 'La Legionaria' nos pasa lo mismo que con la de Leticia Sabater: soñamos... pero por aburrimiento. Y no sabemos el qué, pero le falta algo, le falta vidilla, le falta... un poco más de espacio entre la cama y la coqueta de la derecha para no tener que rodar como una croqueta por encima de la cama para correr las cortinas. ¡Detallitos sin importancia, vaya!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
11 de 11
Dulces sueños

El dormitorio en el sótano de Amor Romeira nos da un poco de claustrofobia, pero hay que reconocer que la chica lo tiene bonito, moderno y a la vez muy sencillo. Y que nadie se preocupe por los malos olores: el cuarto está continuamente ventilado gracias a las rejillas de la pared y un ventanuco a ras de techo (o de suelo, para los viandantes). ¿Qué más se puede pedir? ¿Una ventana normal? ¡Minucias!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad