Mario Vaquerizo: "No tuve prisa en perder la virginidad"

El marido de Alaska presenta el libro 'Vaquerizismos', una revelación de todos y cada uno de sus secretos

image
1 de 6
Se desnuda en su nuevo libro

Mario Vaquerizo, genio y figura, se desnuda en su nuevo libro, 'Vaquerizismos' (Espasa). Al marido de Alaska no le importa hablar de cuándo perdió la virginidad ni reconocer que la única vez que se ha enamorado ha sido de su mujer: “Antes había jugado'', afirma.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 6
''Nunca he tenido la pretensión de ser escritor''

¿Qué es el ‘vaquerizismo’?
Es el nuevo ‘ismo’ para la vida moderna. No deja de ser un libro de encargo, porque nunca he tenido la pretensión de ser escritor. De todas formas, el 'vaquerizismo' tiene tres pautas: lo que quiero para mí y lo quiero para los demás; tener capacidad de saber reírse de uno mismo, que te salva la vida; y acabar con la tiranía y la censura que sigue existiendo en este siglo.

Eres una persona con dos extremos: ‘loco’ y muy convencional.
Nos hemos acostumbrado a que todo tiene que estar muy segmentado, que eso es reflejo de ser un dogmático. Creo que los dogmas han ‘jod…’ mucho la vida de las personas. Todo no es blanco ni negro.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 6
''Me encanta que los mariquitas me digan qué guay soy''

¿A qué edad empezaste a ser de esta forma?
Creo que siempre he sido así. Lo que pasa es que se me ha empezado a conocer con 40 años, cuando he comenzado a ser famoso.

Pero te encanta ser famoso…
Me encanta y no veo nada desventajoso en ser famoso.

¿Cuál es el secreto de Mario Vaquerizo?
Mostrarme como soy. Me encanta que los mariquitas me digan qué guay soy; que las señoras sueñen con un hijo como yo; o que las niñas me dejen cartas en el buzón. Eso significa que España está avanzando. Soy un poco marciano y transversal porque en el gris perla se vive muy bien.

En la instantánea, Mario posa junto a uno de sus cuadros favoritos, un retrato de Sara Montiel friendo un huevo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 6
''Mi padre no lo pasó bien porque su hijo no jugaba al fútbol''

También te ha influido la educación que te han dado tus padres.
He tenido una base familiar muy estructurada y convencional. Cuando era adolescente, igual me revelaba con esos valores, pero estoy agradecido.

Hablas de tu infancia. Tu padre no entendía cómo eras.
Ahora está encantado. Pero no lo pasó bien porque su hijo no jugaba al fútbol. Hay muchos niños como yo. Y sus padres dicen: “El niño me ha salido rana o maricón”. Por eso digo, que a los hijos también nos corresponde educar a los padres.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 6
''Yo ya he alcanzado la perfección''

¿A qué le tienes miedo?
Me he dado cuenta que hay cosas que ya no las pienso como hace cinco años. Como el tema de la muerte. No me da miedo morirme, y sí morirme en vida. Todo esto lo he empezado a pensar a raíz de lo que le pasó a una tía mía, que tuvo Alzheimer.

¿Por qué te empeñas en alcanzar la perfección?
Yo ya la he alcanzado. Empecé hace diez años a buscar mi camino a la perfección física y psíquica. Pero lo que es perfecto para mí, no lo es para otros. Lo he hecho con mucho esfuerzo. Muchas veces se me tacha de frívolo. Bendita frivolidad porque, bien entendida, te salva la vida.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 6
''Mi primera vez fue a los 18, no tuve prisa''

Hablemos de cirugía…
Yo creo que es una medicina. A mí me ha cambiado la vida y me ha hecho más seguro.

¿Te has enamorado muchas veces?
He jugado a estarlo. Creo que sólo me he enamorado de Alaska y me he casado con mi primera novia.

Hablas de los tríos.
No los he hecho porque eso siempre acaba mal.

¿Te acuerdas de tu primera vez?
A los 18, cuando iba a empezar la universidad. No tuve prisa. Lo hice cuando quise y fui correspondido.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad