'Cámbiame' y el caso de las mellizas irreconocibles

Pelayo se ha enfrentado a uno de los casos más difíciles de 'Cámbiame': transformar a dos mellizas en dos pibones que ni sus familiares han sabido diferenciar. ¡Menudo cambio!

image
1 de 8
Las mellizas irreconocibles

Los chicos de 'Cámbiame' saben muy bien cómo sorprender a la audiencia. A todos nos ha pasado alguna vez confundir a una pareja de gemelos cuando visten igual y tienen el mismo look. Sin embargo, Pelayo ha conseguido el mismo efecto convirtiendo a Sheila y a Vanessa en dos pibones con estéticas diferentes y muy marcadas.

Por si fuera poco, también han conocido los casos de Coral y Ana, dos mujeres muy diferentes que han dejado huella sobre la pasarela.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 8
El cambio exprés de Coral

Coral ha contado que al haberse criado con su abuela, ha sido siempre ella la que le ha escogido la ropa. Por este motivo, no tiene un estilo propio y viste siempre de negro o con ropa muy poco llamativa.

Ninguno de los estilistas ha decidido cambiarla, ya que pensaban que era muy guapa y que no necesitaba ningún cambio especial. Eso sí, le han brindado la oportunidad de disfrutar de un 'cambio exprés' en el que le han recogido, entre Natalia, Pelayo y Cristina, el pelo en un elegante recogido. ¡Qué fácil es sacarse partido!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 8
La abuela de 'Cámbiame'

Nada más pisar la pasarela, Ana se ha convertido en el terremoto de la jornada. "Todos los días os tengo en casa, os invito a comer y no salís ninguno", ha comentado. Ana es murciana, tiene 80 años ¡y no para!

Acuñada como "la abuela del programa", al ser la persona con más edad en acudir a pedir un cambio, ha contado que le encanta el tai-chi, las cartas, la informática, la pintura e irse a Benidorm a bailar en la verbena de los hoteles. Aunque no se han atrevido a cambiarla ninguno de los estilistas, Ana se ha ido contenta tras marcarse un baile.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 8
Las mellizas 'siamesas'

"No conozco a nadie con una relación así... urge cambiar". Así se han presentado Sheila y Vanessa, dos hermanas mellizas que comparten absolutamente todo. Aparte de vestir con la misma estética "deportiva-zarrapastrosa", han contado que viven juntas y que mientras una trabaja la otra mantiene en orden el hogar. ¡Qué sinergia!

Pelayo y Natalia, los dos estilistas que han competido por realizar el cambio, han llevado a cabo una prueba de fuego para dejar en evidencia la dependencia de una de la otra: decirles que solo le iban a hacer la transformación a una y que tenían que decidir ellas a cual. Dispuestas a marcharse si no vivían la experiencia del programa juntas, les han confesado que era una broma.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 8
Demasiado dependientes

Durante todo el 'coaching', Pelayo ha intentado que Sheila y Vanessa vieran que está bien llevarse bien entre hermanos, pero que cada una debería de tener una vida propia independiente de la otra.

"A veces estáis tan unidas que os entorpecéis el camino la una a la otra", les ha confesado. Para que lo visualizaran, les ha hecho escalar una pared unidas atadas con una cuerda. ¡Muy gráfico todo!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 8
Comparten todo, hasta la ropa

Sheila y Vanessa han contado el hecho que marcó sus infancias: la separación de sus padres. Eso sí, su madre ha rehecho su vida con un hombre al que consideran casi como su padre.

El momento de probarse trapos también ha estado marcado por ese toque "siamés". Aunque tenían que elegir looks muy distintos, han acabado escogiendo vestidos muy parecidos. "Nos pasamos el tiempo compartiendo ropa", han afirmado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 8
Una morena y una rubia...

Tras un blanqueamiento dental y pasar por "chapa y pintura", el programa ha desvelado el espectacular cambio de Sheila y Vanessa. La pasarela ha recibido a dos mellizas completamente distintas que a la vez eran completamente iguales.

Pelayo ha decidido hacer a una rubia y a la otra morena, llevando cada una ropa muy diferente pero que podrían intercambiar en cualquier momento. Solo había un complemento igual para las dos: los zapatos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 8
No las diferencia ni su madre

Tal ha sido la sorpresa por el cambio, que ni sus propios familiares podían diferenciarlas. Su madre, presente en el plató, ha confundido a Sheila con Vanessa pese a haber afirmado que las podía diferenciar.

Josep, el novio de Vanessa, ha entrado en plató y menos mal que su novia se ha adelantado para darle un beso, porque no tenía ni idea de quién era quién. "Me he rayado al principio porque pensaba que eras tú, ella", ha confesado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad