Britney Spears sale a tortas con su ex representante

La cantante de 'Toxic' o 'Womanizer' se tendrá que ver las caras con su antiguo mánager, Sam Lufti, que ha sacado a relucir el pasado más oscuro de la artista. ¡Os contamos qué ha pasado!

1 de 6
Britney, en problemas judiciales

Menuda cara se le ha debido de quedar a Britney cuando ha vuelto a tener noticias de su ex representante. Nos imaginamos que ¡más o menos como la de la imagen!

Resulta que a la muchacha, ahora que le va estupendamente, Sam Lufti, su representante entre 2005 y 2010, le reclama una millonada por los años que trabajó para ella y que están sin pagar.

2 de 6
''¡Apoquina, Brit!''

Ahora la cantante podría tener que soltar billetes, y es que Lufti ha asegurado ante el juez que Brit rompió un acuerdo verbal que ambos tenían por el que él le llevaría la representación siempre y cuando ella dejara su vicio por las drogas, pero no es lo único que le ha contado a su señoría.

Sam ha sacado a relucir los trapos más sucios de la cantante: al parecer, llegó a dormir en un aparcamiento después de haberse puesto hasta arriba de drogas, tras lo que Brit le llamó para decirle que realmente él era el único en el que confiaba en esos momentos.

3 de 6
Brit ya es otra

Precisamnte, Lufti intentó todo lo posible por llevarla por el buen camino en su época más oscura, que hoy ya forma parte de la historia de la cantante, visiblemente recuperada.

4 de 6
Recuerdos de juventud

Britney tocó fondo en el año 2007, cuando entró en una peluquería y, ni corta ni perezosa, se rapó la cabeza.

Otros episodios lamentables de esa época pasan por la pérdida de la custodia de sus hijos, Sean y Jayden, que ahora vuelven a vivir tranquilamente junto a su madre, a la que adoran, o la bochornosa actuación en playback con Britney borracha sobre el escenario en los VMA de 2007.

 

5 de 6
Sus momentos más bajos

Poco después, aún con la cabeza rapada, Britney se encaró a los paparazzis a paragüazos, e incluso aporreó con él un coche de los fotógrafos.

Con Britney absolutamente fuera de sí, el padre de la cantante tuvo que tomar las riendas para encauzar un poco la situación de su hija, ingresándola en una clínica de desintoxicación y controlando todas sus finanzas, en las que tenía un agujero bastante importante: por poner un ejemplo, la cantante llegaba a cambiarse de ropa ¡hasta 3 y 4 veces al día!

6 de 6
¿Acabará pagando?

A día de hoy, Britney tendrá que preparar su defensa para que sus abogados intenten proteger su dinero, puesto que Lufti le reclama hasta un 15% de todo lo que ganó mientras él era su representante. Lo dicho, ¡un pastizal!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Más de Actualidad