La inaudita filia sexual de Natalia Ferviú, de 'Cámbiame'

Pelayo Díaz ha tratado el caso de una joven con dificultad para recordar las cosas, mientras que Natalia Ferviú confesaba una parafilia y Cristina Rodríguez se insinuaba a uno de los candidatos. ¡Menudo programa completito!

image
Natalia y Cristina, despendoladas

El programa de hoy de ‘Cámbiame’ ha estado marcado por una chica con problemas de memoria y lo “sueltecitas” que han estado Natalia Ferviú y Cristina Rodríguez. La más inocente de los tres estilistas, Natalia, ha hecho una confesión un tanto llamativa: le gusta que a los hombres les huela un poco el sobaco.

Bueno, la verdad, ha sido Pelayo el que le ha sacado los colores a su compañera. Todo ha comenzado cuando han leído la frase de presentación escogida por uno de los candidatos: “Yo pongo el olor, ponedme vosotros la ropa”.

Aunque la frase era bastante evidente sobre a lo que se refería, Cristina ha intentado darle la vuelta y apuntar que a lo mejor la persona que estaba detrás de la puerta era perfumista.

1 de 6
''Me gusta un poquito''

"A Natalia le gusta que a su pareja le huela un poco el sobaco cuando están en la cama", ha recordado Pelayo. Natalia se ha sentido un poco molesta y ha intentado matizar sus palabras. “No, a mí me gusta un poquito”, ha dicho.

Sin embargo, ha tenido que reconocer, que sí que le gusta el olor corporal de los hombres, pero solo al mantener relaciones sexuales: “Es muy diferente el matiz. No es lo mismo que a la persona que tal le huela el sobaco, que cuando tal le huela un poquito el sobaco… Es diferente”, ha matizado la joven canaria entre risas.

2 de 6
Joaquín, el payaso triste

Los candidatos frustrados para ser cambiados por los estilistas han sido muy variados. Desde Rosa, una mujer cubana que ha montado su propio negocio de perfumería y que pedía un look de corte más empresarial, hasta Tatiana, una joven estudiante que viste siempre de negro porque se define como ‘rockera metalera’.

También han dicho que no a Joaquín, un chico que pese a su aparente seriedad es payaso de profesión. Su problema está en que perdió 40 kilos y que por vergüenza de su nuevo cuerpo viste con ropa más grande de su verdadera talla. Los estilistas le han dicho que no vestía tan mal y Natalia ha retado a Cristina a enseñarle a Joaquín a disfrutar de su cuerpo. Ni corta ni perezosa, se ha plantado delante del joven y le ha hecho un sensual baile. ¡Ese movimiento!

3 de 6
Incapaz de recordar las cosas

El caso que verdaderamente ha convencido a alguno de los expertos en moda ha sido el de Lorena, una joven que ha aparecido en la pasarela leyendo un papel. “Buenos días, soy Lorena, de 32 años. Soy de Madrid y he llamado a ‘Cámbiame’… Tengo un problema de memoria, por eso estoy leyendo. Estoy en paro y no tengo los medios para poder cambiar e irme de compras”, ha comenzado su presentación.

Atónitos, Pelayo y Natalia no han pulsado el botón, sin saber si la joven se estaba cachondeando de ellos o su problema era real. “Lo tengo desde pequeña, por lo que me han dicho mis padres en el embarazo tragué líquido amniótico. Yo creo que es por eso”, se ha justificado la joven. Eso sí, también ha reconocido que no lleva tratamiento médico y que nunca le han diagnosticado su enfermedad. Al final, Lorena ha escogido a Pelayo como artífice del cambio.

4 de 6
Una vida difícil

En el coaching Lorena ha contado que por su aspecto y falta de memoria sufrió acoso escolar y ha tenido una vida difícil. Pese a ello, ahora es mucho más feliz desde que nació su hija, de 12 años, aunque los problemas de memoria le impiden concentrarse y se ve en la obligación de apuntar en una libreta absolutamente todo.

Cuando se han ido de compras, Pelayo ha ido tanteando estilos con los que poder conseguir un trabajo. “Me gustaría trabajar de cara al público: camarera, dependienta…”, ha dicho Lorena, siendo evidente que tenía serios problemas para mantener una conversación fluida por los nervios y su problema.

5 de 6
De Dory a 'la rizos'

Pelayo ha escogido para “el gran cambio” de Lorena unos zapatos de tacón dorados, un vestido anaranjado y una chaqueta sin mangas. Lo que más ha llamado la atención ha sido su peinado, una melena rizada al estilo bola en un tono rubio caoba. “En vez de Dory te van a llamar ‘la rizos’ a partir de ahora”, le ha dicho Pelayo.

Antes de despedirse, los tres estilistas han hecho prometer a Lorena que tomará cartas en el asunto y acudirá al médico para que le diagnostique lo que tiene y pueda seguir un tratamiento.

6 de 6
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad