Cristina Rodríguez, ¡la reina del pole dance!

Aunque reconoce que nunca hace deporte, Cristina ha aceptado un reto de Pelayo que la ha llevado a probar suerte en el mundo del pole dance, deporte que practican los protagonistas del cambio doble de hoy.

image
1 de 7
Cristina Rodríguez se sube a la barra americana

Cristina Rodríguez, pese a su espectacular figura, reconoce que le horroriza hacer deporte o cualquier actividad que acarree realizar algún tipo de esfuerzo físico. Pese a ello, por medio de un reto de Pelayo, ¡hoy ha acabado subiéndose a una barra de pole dance! Por el camino hemos disfrutado de una chica que quiere ser Shakira, un amante del cosplay vestido de espadachín y una pareja de deportista que pedía por un cambio doble.

“Me ponga lo que me ponga, mi problema salta a la vista”, con esta frase se ha presentado Mari, una joven que tiene las caderas anchas y que por tanto, siempre ha querido parecerse a Shakira, su gran ídolo. “No te tiene que quitar el sueño no parecerte a Shakira”, le ha indicado Natalia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 7
El karateka amante del 'cosplay'

El siguiente en pasar por la pasarela ha sido Xavier, un chico amante del manga y del anime que ha aparecido vestido de uno de sus personajes favoritos. “Me hago mis propio trajes, me enseñó mi madre y mi abuela”, ha asegurado.

Ninguno de los tres estilistas ha decidido cambiarle, ya que el joven quería que le ayudaran a diseñar un traje de ‘cosplay’ mejorado. Como ha dicho que también practicaba kárate, Natalia le ha incitado a que hiciera algún movimiento. Xavier se ha animado aunque ha acabado su espada por los suelos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 7
Consejos de Cristina para no marcar la zona de la barriga

“Veo mona a todas las chicas”. Con este le se presentaba Mari Luz, una mujer que fue madre soltera con 20 años y que se ha pasado todo el resto de su vida cuidando de su hijo, sin prestar especial atención a su imagen. “Me he dedicado a trabajar para sacar adelante a mi hijo”, ha apuntado.

Su discurso no ha convencido a ninguno de los estilistas, aunque Cristina se ha animado a echarle una mano. Mari Luz dice estar acomplejada de su barriga, por lo que le ha aconsejado no marcar la zona del abdomen con la parte superior de su ropa. Con un taconazo y un blazer han conseguido hacerle un completo cambió exprés.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 7
'Sois las típicas personas que yo jamás cogería'

“Quiero sorprender a los que no les gustan vuestros cambios”. Con esta enigmática frase aparecían en la pasarela Loli y David, una pareja de novios que comparten una peculiar y curiosa afición: el pole dance. Especialmente traumático era para David, ya que poca gente entiende que un hombre pueda practicar esta modalidad deportiva.

“Sois las típicas personas que yo jamás cogería”, ha dicho Cristina, quien ha sido la única que no le ha dado al botón. Loli ha contado que fue fácil convencer a su pareja para que practicara este deporte, comúnmente orientado para un público femenino. Aunque han pedido que les hicieran un cambio para alguna de sus próximas competiciones, la estilista encargado del caso ha dejado claro que prefería que fuera un cambio para su vida cotidiana.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 7
El reto de Pelayo

Cristina no estaba convencida de su caso, ya que no suele soportar a las parejas que se mimetizan tanto y que ven necesario compartir todo tipo de aficiones. “Ser pareja no supone perder la identidad”, ha afirmado. Antes de marcharse a hacer el ‘coaching’, Pelayo le ha lanzado un reto a Cristina: intentar subirse a la barra de pole dance.

La experta en moda se ha marchado con la pareja de deportistas a entrenar a su escuela de pole dance. Antes de intentar subirse a la barra, ha estado hablando con ellos para acabar descubriendo que Loli es la que domina la pareja. Además, aunque ha perdido a su padre recientemente, Loli siempre está sonriente. “Se hace siempre la dura”, ha señalado David.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 7
El timo de Cristina

Una vez en plató, ha llegado la gran comedia. Cristina ha estado calentando mientras hablaba para estar preparada para su puesta de largo en el mundo del pole dance. “Si tú te subes a esta barra de aquí, acepto cualquier reto que me pongas”, le ha dicho Pelayo, a lo que a contestado una segura Cristina: “Voy a hacer piruetas”.

A la postre, Cristina no ha podido hacer mucho, de hecho, a diferencia de en el ‘coaching’, ni lo ha intentado. Ha cogido carrerilla y se ha dirigido a la barra, pero una vez enfrente de ella, se ha agarrado a ella cual monete. ¡Si es que no se puede pedir peras al olmo!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 7
La queja de Pelayo

Para el cambio final, la estilista se ha decantado por una “cristinada”. Loli ha aparecido con un mono amarillo combinado con una chaqueta estampada de flores mientras que del look de David destacaba un pañuelo colocado sobre uno de sus hombres y fijado al torso a través de un cinturón. Pelayo ha tenido una queja: “¿Te parece normal hacer un tupé más alto que el mío?”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad