'Cámbiame' y el caso de la payasa triste

Cristina Rodríguez se ha enfrentado a uno de los casos más pintorescos de la historia del programa: una mujer llamada Rocío Jurado que estaba siendo poseída por su álter ego, la payasa Bartola.

image
1 de 7
De payasas y chulos piscina

¡El mundo de los payasos ha invadido el plató de ‘Cámbiame’! Cristina Rodríguez se ha enfrentado al caso de Rocío, una mujer y madre de dos niñas que se escuda en Bartola, el personaje con el que anima fiestas infantiles, para soliviantar sus problemas económicos y personales. ¿Le habrán dibujado sobre su rostro una sonrisa verdadera?

También han conocido el caso de Juan, un chico en la crisis de los 40 que acaba de descubrir su lado más casual y desenfadado. Sin saber que ponerse, ha aparecido sobre la pasarela en bañador… ¡y ha acabado con una tableta de abdominales!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 7
Cambio instantáneo para evitar el gimnasio

“Cuando tenía 20 parecía de 40 y con 40 parezco de 20”. Este ha sido el lema escogido por Juan, un chico mallorquín con un gran cacao mental.  “Vengo sin ropa porque estoy en plena crisis de los 40… Ahora he descubierto el chándal, el pantalón corto, y todo el mundo me dice: “¡Te crees que tienes 20 años!”.  Llega un momento que no sé qué ponerme…”.

Los tres estilistas le han indicado que a cada edad cada uno puede ponerse lo que quiera. Cristina Rodríguez le ha regalado un cambio instantáneo de lo más extraño: un contouring para lucir abdominales en la playa. Tras pasar por chapa y pintura, Juan ha mostrado el curioso resultado. ¿Alguien se anima a dibujarse estos músculos de pega?

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 7
Natalia Ferviú se convierte en un ratoncillo de 'Cenicienta'

Rosa ha contado que al llevar un estilo hiphopero, por vergüenza, su padre se niega a que vaya a recoger a su hermano al colegio o que vaya con él al parque. “No soy ningún ogro. Creo que eso no es motivo. Quiero que me vea más femenina pero con mi estilo”, ha dicho. Ninguno ha querido cambiarla, ya que solo sentían deseo de cambiar a su padre. ¡Pero si llevaba un look parecido al de Pelayo!

Por su parte, Rosa ha contado que, con la perspectiva del tiempo, se arrepiente de haber sido madre tan joven. “Cenicienta de campo busca ser princesa”. Esta ha sido su carta de presentación, con la que pretendía convencer a los estilistas y hacerles ver que necesitaba el cambio.

“Me dedico a la agricultura. Vengo aquí porque me casé muy joven, con 19 años ya tenía una niña. Como quise correr tanto en la vida, a los 21 ya tenía otra”, se ha lamentado. Para despedirla, Natalia, con voz de ratoncillo, le ha dicho: “Cenicienta, no nos necesitas, así que vete por dónde has venido”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 7
Rocío Jurado, también conocida como Bartola

“Bartola se comió a Rocío Jurado”. Aunque el lema no ha gustado nada a los estilistas, pronto han entendido su significado. “Hola, soy la payasa Bartola y me llamo Rocío Jurado. Soy animadora infantil y quiero que me cambiéis porque siempre voy con esta pinta. Me gustaría darles una sorpresa a mis niñas… Mis hijas no entendían cuando eran pequeñas que las dejara para irme a jugar con otros niños”, ha dicho disfrazada con su ropa de payasa.

Rocío ha contado que muchas veces se escuda en Bartola para poner su mejor cara ante la vida y que no le aflijan los problemas. “Bartola se ha comido a Rocío Jurado. Creo que ese es tu problema”, ha indicado, antes de elegir la andaluza para el cambio la batuta de Cristina.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 7
Bartola ha fagocitado a Rocío

En el coaching, Rocío ha contado que comenzó a trabajar como payasa a los 30, después de amenizar un cumpleaños de una de sus sobrinas. “Mi realidad es un poquito cruda… El problema más grave es la economía. Mi marido está en paro y es Bartola quien lleva la casa”, ha dicho sobre su situación actual.

Tras hablar con Cristina, ha acabado dándose cuenta de que “cuando esté en casa quiero ser más Rocío”. También ha querido explicar el origen de su nombre. Según su padre, ella es prima lejana de la aclamada artista y cuando nació le pusieron su nombre en homenaje.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 7
Sus hijas se lamentan de la actitud de su madre

“A Rocío la he visto algunas vez triste… No puede dejar a Bartola porque es su trabajo, aunque tampoco sería feliz si la dejara a un lado”, ha dicho una amiga de la payasa. Antes de conocer el cambio, Cristina ha hecho un análisis de los looks de Rocío Jurado, la cantante, a lo largo de las décadas, y ha hablado con las hijas de Rocío.

“Conocemos más a mi madre como Bartola… Está bien que mi madre sea reconocida profesionalmente, pero nuestra casa no es la casa de Bartola, sino la casa de los Pacheco Jurado”, han apuntado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 7
La nueva Rocío Jurado

Como no podía ser de otra forma, para el cambio Cristina ha escogido un look muy colorido. A una sobria falda pantalón blanca y un top de lentejuelas le ha añadido algunos detalles coloridos gracias al bolso, el cinturón y el broche.

El cambio más radical ha sido el de su pelo, acabando de una vez por todas con el pelo largo que arrastraba desde hace años para dar paso a una melena anaranjada que llenaba de luz su rostro. ¡Adiós Bartola, bienvenida Rocío!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad