Raquel Bollo se relaja en Cádiz

La colaboradora de ‘Sálvame’ se escapó unos días a la playa para desconectar de los problemas del trabajo y Hacienda…

image
1 de 8
El sol para espantar los problemas

Dicen que no hay nada como tomar el sol para espantar los problemas. Y eso es lo que debió pensar Raquel Bollo, que tras hacerse público que tiene un embargo de Hacienda de 200.000 euros, se puso el biquini, cogió su toalla y la nevera –la comida que no falte– y se plantó en la playa.

 

2 de 8
Vuelta y vuelta

Raquel, que vive en Sevilla, hizo unos kilómetros hasta Cádiz, para tostarse al sol. Y es que no hizo otra cosa que 'vuelta y vuelta'. Primero en la toalla sobre la arena y después sobre una hamaca.

 

3 de 8
Un cuerpo estupendo

A sus 40 años y madre de tres hijos –Manuel de 21, Alba, de 17 y Samuel, de 7–, la amiga de Isabel Pantoja está estupenda, por delante y por detrás. Y para los interesados, desde que rompió en noviembre de 2015, con un atractivo italiano, llamado Antonio Lapietra, no ha vuelto a tener novio, al menos que sepamos.

 

4 de 8
Centrada en sus hijos

Será porque Raquel está demasiado centrada en sus hijos, su trabajo en la tienda de moda que tiene en Sevilla y 'Sálvame' y sus problemas económicos.

5 de 8
Reflexiones al sol

La colaboradora de 'Sálvame' aprovechó bien la jornada playera y es que lucir un moreno como el suyo, cuesta horas y horas al sol. Aunque a ella no parecía importarle.

6 de 8
Los problemas no le quitan el sueño

Sus problemas económicos no le quitan el sueño a la sevillana, que no pudo contenerse y se echó una buena siestecita en la playa…  ¡Qué más da que cualquiera pudiera verla!

Raquel, tras un refrescante baño, se cambió de biquini. Guardó el rosa y se puso uno mucho más guerrero.

 

7 de 8
La playa da hambre

Antes Raquel repuso fuerzas tomando un tentempié y es que... la playa da hambre.

Y es que Raquel desea alejarse de la televisión. "Si pudiera, me iría. Mis jefes saben que no me gusta lo que hago", dijo. Pues ojalá tenga suerte…

 

8 de 8
Se echó una siestecita...

Además, cuando Raquel sintió que se quedaba fría, hasta se echó una toalla por encima para abrigarse.

La tertuliana está deseando dejar la televisión y poder hacer realidad su gran sueño: convertirse en diseñadora de moda. "Me encantaría diseñar y dedicarme por completo a mi tienda. Ojalá me vaya bien", confesó hace unas semanas.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad