Inés Sastre tuesta su tipazo de 42 años en las playas de Sotogrande

La top española, afincada en París, nos regala cada año su primer chapuzón en Cádiz luciendo cuerpazo como nadie a los 42. ¡Eso sí que es vida!

image
1 de 6
Enamorada de Sotogrande

Siempre ha dicho que se pasa el invierno contando los días para tirarse en las playas de Sotogrande. Y por fin, este año, Inés Sastre lo ha hecho de nuevo con la llegada del verano.

Con bikini azul, sombrero y gafas de sol, la modelo llegaba a la playa sin poder esconder su sonrisa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 6
En plena forma

Mucho más estilizada que otros años –aunque eso sí, muy blanquita–, la modelo y actriz disfrutó de una agradable jornada playera.

Sin la compañía de su chico, el italiano Michele Alfano, Inés se entretuvo mirando hacia un lado y a otro, sin perder ojo de todo el que pasaba por allí. Porque será una reputadísima modelo... pero disfruta con las mismas cosas que los demás: ¡ver cuerpazos y criticarlos para sus adentros!

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 6
Sin rastro de su chico

El único problemilla que tuvo Inés fueron las piedras de la orilla. Te damos una idea: la próxima vez cómprate unas cangrejeras. Las hay ideales y son tendencia. O que, cuando llegue tu chico, o te lleve en brazos o te lleve unas sandalias. ¡Qué sufrimiento sólo de verla!

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 6
La más sonriente

Inés era la más sonriente de la playa, y es que disfrutar de los primeros días de sol y descanso hace feliz a cualquiera.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 6
Quien tuvo, retuvo

Tiene 42 años, pero está claro que quien tuvo, retuvo. Inés está estupenda por delante, por detrás y por todos los ángulos desde los que la miremos: no hace falta más que verla en bikini.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 6
Después de la playa, paseíto

Tras la jornada playera, la modelo se enfundó en un vestido vaquero para dar un agradable paseo tras una intenso día de sol, aunque para la próxima le recomendamos que, en vez de un paseíto, se decante por una cañita al borde del mar. ¡Se va a quedar nueva!

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad