Adiós al amor: Lady Gaga y Taylor Kinney ¡han roto!

image
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El amor al hoyo

Llevaban un año y medio comprometidos y cuatro de relación previa, pero no ha podido ser: Lady Gaga y su chico, Taylor Kinney, ¡han roto!

La polifacética cantante está llena de proyectos y su novio tampoco para de trabajar, por lo que estos motivos parece que han sido suficientes para terminar de golpe y porrazo con una relación sólida y que apuntaba maneras.

Los verdaderos motivos de la ruptura

¡Una lástima! Pero es así. De hecho, la noticia saltó hace unas horas a todos los medios, así que Gaga ha preferido ser ella misma la que cuente, con esta foto subia a su Instagram, los verdaderos motivos de la ruptura: "Taylor y yo siempre hemos pensado que estábamos hechos el uno para el otro. Como todas las parejas, tenemos nuestros más y nuestros menos y hemos estado tomándonos un tiempo. Ambos somos artistas ambiciosos esperando funcionar en la distancia y con horarios complicados. Por favor, entendednos. Somos como cualquier otra persona y realmente nos queremos", ha querido expresar a sus fans.

 

Una pareja menos en Hollywood

Por lo tanto, parece que el trabajo ha sido lo que ha puesto la relación de la pareja contra las cuerdas a pesar de ser una de las más sólidas y románticas de Hollywood, que nunca desaprovechaban un evento para declarse su amor a los cuatro vientos ante cámaras y asistentes.

¡Qué hombre!

Aunque para sólido, el propio Taylor: ¡menudo 'mazacote' de músculos es el chaval! Lady será lo que sea, peor de tonta ¡no tiene un pelo! Se buscó un hombre con raíces italianas, igual que ella, de lo más cariñoso y buena persona, por lo que entendemos que la ruptura no está siendo nada fácil para ninguno de los dos, ya que, según la cantante, el amor entre ambos sigue vivo, pero, al menos de momento, es imposible seguir adelante con la relación.

 

Taylor, en silencio

Taylor, por su parte, no se ha pronunciado en ninguna de las redes sociales por el momento, aunque con el mensaje de Gaga ha estado más que claro...

 

Una boda con altas espectativas

Taylor se declaró a la artista el 14 de febrero de 2015, en pleno San Valentín, con un anillo de los que quitan el hipo: un enorme diamante solitario con forma de corazón y pavé de diamantes en el resto de la sortija que se tasó en medio millón de dólares. ¡Todo un detalle de lo más romántico!

A pesar de llevar desde entonces sin fecha de boda fijada, el mundo de la moda se volvió loco y varios diseñadores se prestaron a ofrecerle varios bocetos con ideas para el vestido de novia, aunque ella nunca se decidió públicamente por ninguno, e incluso ambos estuvieron de acuerdo en que la boda fuera una ceremonia íntima.

El inicio de todo

Gaga y Kinney se conocieron en 2011, durante la grabación del videoclip para la canción de ella 'Yoü and I', en el que él compartía protagonismo con la artista, todo un canto al romanticismo y al amor que fue un precioso comienzo para ambos... y al final ha terminado siendo un 'Bad romance'. ¡Una pena!

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad