Claudia Schiffer no planta pinos, ¡los corta!

La modelo ha sido citada a declarar en un juzgado de Palma de Mallorca tras ser denunciada por un vecino suyo. El delito del que se le acusa: talar dos pinos.

image
1 de 5
La tala indiscriminada de Schiffer

Dicen que antes de morir todas las personas deberíamos haber plantado un árbol, por eso de repoblar los bosques, cuidar de la naturaleza y tener un mundo mejor. Pero Claudia Schiffer, lejos de seguir esa máxima y plantar arbolitos, ¡se dedica a talarlos!

Y es que la modelo ha sido llamada a declarar por un juzgado de Palma de Mallorca, después de que un vecino suyo haya interpuesto una denuncia contra ella por talar dos pinos de su propiedad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 5
Con premeditación y alevosía

Como era de suponer, el vecino de la top alemana no es un hombre cualquiera, sino Willi Weber, el exmánager del piloto de fórmula 1 Michael Schumacher.

El exrepresentante acusa a Schiffer y a su marido, el director de cine Matthew Vaughn, de haber contratado a un jardinero para que talara dos pinos de su jardín porque les molestaba de cara a las vistas de su residencia, situada en el municipio de Andratx.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 5
Disculpas no aceptadas

Weber interpuso la denuncia en julio del año pasado, poco después de que echara a faltar sus dos árboles. De hecho, según declaraciones ofrecidas a la prensa alemana, el exmánager confirma que el propio Vaughn le pidió perdón por lo ocurrido y se justificó diciendo que se pensaba que los árboles formaban parte de su propiedad. ¿No era más fácil poner una valla?

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 5
La venganza de Willi

El denunciante, a modo de revancha, ha asegurado que construirá un muro y plantará tantos árboles que impedirá para siempre que sus “queridos vecinos” puedan volver a ver el mar desde su mansión. ¿No es sacar el asunto bastante del tiesto?

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 5
¡No me toques los pinos!

El exrepresentante está todavía más enfadado porque dice que antes de que se produjera la fatídica tala ya les había avisado a sus millonarios vecinos que no tocaran sus pinos. Estos no hicieron caso de su petición y acabaron contratando a un jardinero para que llevara a cabo el delito.

Tanto el jardinero como el personal de servicio que trabaja en la mansión de la pareja han sido también llamados para prestar declaración y poder arrojar luz a la investigación. El jardinero se escuda en que él no sabía de quien eran los árboles y que el director de cine tan solo le indicó que los talara porque “tenían una enfermedad”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad