Laura Matamoros ¿se desvincula de su apellido?

La relación con su padre va de mal en peor, por eso la ex gran hermana VIP habría decidido prescindir del "Matamoros" y pasar a llamarse Laura M. Flores... ¿para abrirse más puertas?

1 de 8
Adiós al Matamoros

Laura Matamoros ya no se llama Laura Matamoros. La ganadora de GH VIP 4 ha decidido que para su nueva etapa en la vida, apellidarse como su padre es un 'handicap', así que a partir de ahora, en todo lo que haga profesionalmente, pasará a ser Laura M. Flores. Y si puede ser ¡hasta sin la 'M'!

 

2 de 8
Su apellido, un 'handicap'

Al parecer, al decisión ha partido de ella, y es que quiere probar suerte en el mundo de la moda, una industria en la que apellidarse Matamoros puede no estar muy bien visto, pero ser una Flores, como su tía Mar, seguramente le abra más puertas que su actual primer apellido.

 

3 de 8
Nada de ser modelo: ¡ella quiere ser diseñadora!

Lejos de querer ser modelo, y siendo ya toda una 'it girl' en Instagram (donde cuenta ya con unos 275.000 seguidores), ahora quiere dedicarse al diseño, del que ya podemos entrever su estilo: el rollo boho-chic, con flecos, blusas anchas, el crochet y las flores seguramente sea lo más repetido en su próxima colección.

 

4 de 8
Un giro de 180º

Parece que, a pesar de haber ganado fama, seguidores, dinero y reputación con Gran Hermano, y tras airear las intimidades de su padre y la familia de éste en televisión, ahora quiere dar a su imagen una vuelta de 180º. ¿Colaborará con su tía en su marca de bolsos y complementos o empezará de cero?

 

5 de 8
¿Conseguirá desvincularse del clan familiar?

Ahora, Laura sabe que el apellido de su padre, para su futuro profesional en la moda, es como una losa que tiene que quitarse de encima, y no le va ser nada fácil dejar de ser "hija de". ¿Lo logrará?

 

6 de 8
Una de cal y otra de arena para Makoke

A pesar de que ya ha empezado con ese lavado de imagen (con la que, además de transformarse en una delicada 'flor', que acude a eventos de postín junto a otras personalidades como actores, cantantes y aristócratas), a Laura ya se le está haciendo algo cuesta arriba, ya que hace apenas unos días le daba una de cal y otra de arena a la recién estrenada esposa de su padre, Makoke: "El vestido (de novia) me gustó, pero el ramo parecía un centro de mesa", contó sin miramientos. ¡Con un par!

7 de 8
Diego ya marcó el camino

Laura ha decidido, con este cambio de rumbo, seguir los pasos de su hermano, que hace unos meses ya dijo que pasaría a ser Diego Flores, sin Matamoros, para evitar, en la medida de lo posible, que le relacionaran con su padre, con el que ni siquiera se habla... aunque el parecido es más que evidente entre los dos.

Precisamente por eso, y visto que le va a ser prácticamente imposible dedicarse a su sueño de ser actor como "hijo de", ahora quiere irse al extranjero para labrarse una carrera como actor anónimo.

 

8 de 8
Su nuevo ''churri'', una evolución de su ex

Por su parte, Laura tampoco quiso formar parte del bodorrio organizado por su padre, ya que le parecía ridículo ir cuando se lleva tan mal con la novia.

Sin embargo, tampoco es una cosa que le quite el sueño: ahora bebe los vientos por un chico de lo más mono, Benji Aparicio, un chef de 27 años al que las cosas le van estupendamente... ¡y además está potentorro! Eso sí, no podemos evitar hacer la comparación con su ex, Miguel Maristany, aunque por más que lo intentemos no nos salen las 7 diferencias... ¡son casi clavados!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Más de Actualidad