Tamara Gorro: "Me operé las tetas porque tenía dos picaduras de mosquito"

La colaboradora ha utilizado su canal de Youtube para contar a todos sus fans su operación de pecho. La extronista decidió meterse a quirófano porque no tenía tetas y además "eran pequeñas y feas". Si quieres saber más, sigue leyendo...

1 de 12
'Las tetas me trajeron por la calle de la amargura'

De nuevo, Tamara Gorro hace gala de su espontaneidad y naturalidad y nos cuenta su operación de pecho. ¡Sin filtros! Antes de explicarlo todo asegura que no tenía tetas, "tenía dos picaduras de mosquito".

Le pidió permiso a su madre y le dijo que no, al menos hasta que tuviera 18 años. Y es que la pobre tenía un complejo terrible y más siendo adolescente: "Las tetas me trajeron por la calle de la amargura".

2 de 12
Lo más importante: la seguridad

Su madre insistió en que no mirase si el sitio era más barato o más caro. Eso daba igual, lo importante era encontrar un lugar donde supiera que se lo iban a hacer bien. ¡Qué sabias son las madres!

El pecho, que traía de serie, tan solo se lo vio 7 veces en su vida. En cambio, éste lo mira a todas horas. 

3 de 12
Sus consejos...

Tamara da dos consejos fundamentales si te quieres operar:

1. Escoger una clínica y unos profesionales que reúnan todo lo necesario.

2 .Ponerte un pecho acorde con tu cuerpo: ella lleva 375 gramos en cada teta.

4 de 12
Quería dos tetas enormes

Sin embargo, ella quería dos buenas tetas pero el médico le dijo que no. Que lo que le iban a poner era más que suficiente. 

5 de 12
'Me operaron por el pezón'

Ante las insistentes preguntas de cómo se había operado, Tamara ha respondido. "Me operaron por el pezón y por detrás del músculo porque son más naturales", confiesa ante la cámara. 

6 de 12
Dos tipos de prótesis

Además, explica que hay dos tipos de prótesis: "la pera o la redonda". La primera te coloca el pecho más resultón y la otra es más natural. 

7 de 12
Mucho dolor

Eso sí, no todo iba a ser color de rosa y confiesa que le dolió y mucho. Le pusieron dos drenajes debajo de cada teta que tuvo que llevar 24 horas.

Entre sollozos, le decía a su madre: "Mamá, que me quiten esto. Me dan igual las tetas".

8 de 12
Todo el día en bolas...

Pero una vez pasados los 15 días, Tamara lucía a todas horas su obra de arte. "Iba en pelotas por toda la casa", asegura entre risas.

 

9 de 12
No tiene que cambiarse las prótesis

Respecto a las prótesis, cuenta que ella no se las tiene que cambiar cada diez años porque son de buena calidad. Su médico tan solo le dijo que hay que revisarlas.

10 de 12
Fan del topless

Gracias a esta operación, ganó muchísima seguridad porque lo suyo era un complejo enorme. Además, confiesa que siempre ha hecho topless porque no le gusta que se le queden marcas. ¡Qué coqueta!

Eso sí, desde que tiene a su pequeña Shaila no lo hace porque "me da pudor por mi chiquitina".

11 de 12
Arriba y abajo

Ha hecho una demostración práctica de lo polifacéticas que son: suben y bajan, según te apetezca. Sin un día quieres lucir escotazo, pues te pones un buen wonderbra y a darlo todo.

12 de 12
Pensar antes de operarse

Antes de acabar, Tamara se ha puesto seria y ha mandado un mensaje a las adolescentes: "No hagáis locuras y consultar a vuestros padres, madres o familiares".

Ella para poder tener esos "pechotes" tuvo que pedir un crédito porque es muy caro.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Más de Actualidad