Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

Melania Trump, la Primera Dama más picante

Mucho se ha hablado de la idoneidad de Melania para representar a EEUU como Primera Dama, y aunque prefiere un discreto segundo plano, sus estilismos (y su pasado) no dicen lo mismo...

1 de 11
La nueva Primera Dama, la más 'hot' de la Casa Blanca

¿Quén le iba a decir a la joven esloven aque llegaba a Estados Unidos a cumplir el sueño americano que acabaría siendo la Primera Dama? Si alguien se lo hubiera dicho cuando llegó en 1996, probablemente se habría reído en su cara, como también muchos se rieron cuando estaban seguros de que sería Hillary Clinton la que llegaría a la Casa Blanca.

Sin embargo, Melania lo tiene todo para ejercer su nuevo cargo: guapa, inteligente, elegante, discreta y un don de gentes que le ha permitido codearse con lo más granado de la sociedad norteamericana. Y muy 'hot': no se puede negar que la Primera Dama es la más caliente que pisará la Casa Blanca, y cuenta de ello dan sus escotazos y sus rajas en las faldas de otros años en los que sólo era "mujer de" un famoso multimillonario.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 11
Guerra al sujetador

Tampoco sabemos qué tiene Melania en contra de los sujetadores, pero parece que poco le importa ir marcando "pechonalidad" con vestidos de satén, en los que se marca "todo, todo y todo", como decía un conocido anuncio televisivo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 11
Una 'femme fatale' ¿robamaridos?

Y como no sólo de pechos vive Melania, también dejó a más de uno boquiabierto con sus infinitas piernas de modelo. ¿Qué sería exactamente lo que enamoró a Donald Trump cuando él aún estaba casado con Marla Maples (y de la que se divorció en 1999 para poder estar con Melania): su exótica belleza del este europeo, sus largas piernas, sus pechos turgentes o su arrolladora personalidad?

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 11
Bien de pierna...

La vida de la nueva Primera Dama apenas cambió con su relación con Donald: una vez casados en el año 2005, y tras 6 años de noviazgo, ella cambió su apellido de Knauss a Trump y se dedicó a ser la mujer que todo hombre de la jet quería tener en su brazo.

Antes, sin embargo, protagonizó varias sesiones de fotos bastante ligeras de ropa de las que ella no se arrepiente a día de hoy, pero desde que su apellido es Trump ya no luce sus carnes prietas: a sus 46 años ya ha posado para portadas de revistas de calibre internacional como Harper's Bazaar.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 11
Completamente desnuda en portadas de revista

Precisamente fue la versión británica de la revista GQ la que tuvo entre sus manos las fotos más eróticas de Melania cuando aún era Knauss: "Sexo a 30.000 pies", se titulaba su sesión de fotos a bordo de un jet privado.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 11
Un vestido de boda de más de 100.000 dólares

Tampoco la revista Vogue quiso que Melania pasara desapercibida cuando se convirtió en la esposa del multimillonario más famoso de la época: la puso en su portada por su boda, donde lució un pomposo vestido de Christian Dior (esta vez sin raja pero con escotazo de los que a Melania le gusta lucir), diseñado por John Galliano, que estaría valorado en unos 125.000 dólares. Limosna para los Trump...

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 11
La definieron como ''hogareña y nada dada a las fiestas''

También la revista Avenue la colocó en su portada de marzo de 2010 en una sesión de fotos muy sexy con más de un vestido ceñido, cortito y con escotazos. A pesar de estas fotos, Paolo Zampolli, dueño de una prestigiosa agencia de modelo que puso el ojo en Melania nada más llegar a la Gran Manzana, la definió como "hogareña y nada dada a la fiesta", algo que ella se iría despegando poco a poco, y es que conoció al magnate, precisamente, en una de las decenas de fiestas que se organizan durante las Semanas de la Moda.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 11
Sus fotos más 'hot'

Sin embargo, sus fotos más sonadas, y que se dieron a conocer a nivel mundial durante la campaña de Trump, las publicó la revista Max en 1995 y luego las recogió el tabloide americano 'New York Post', bajo los titulares 'Menage a Trump' (un juego de palabras con la frase 'menage a trois') y 'The ogle office'. Unas fotos por las que Melania "no siente ninguna vergüenza", según comentó una fuente cercana al entorno de Trump a UsWeekly. Ni siquiera cuando las hizo a los 25 años. ¡Pues menos mal que era súper tímida!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 11
La reina de los brillos

El 'sex appeal' de Melania parece no acabarse nunca, y a sus 46 años puede jactarse de una de las más elegantes en cuanto a fiestas de postín se refiere. Aquí, posando junto a Donald Trump en una gala del MET con vestido en tono 'nude' repleto de lentejuelas un 'clutch' dorado.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 11
La ''dolorosa'' moda de los 2000

Sin embargo, no siempre fue la 'reina' del estilo de la jet set: la moda de los años 2000 hizo mucho daño, y ella no fue menos al sucumbir a las tendencias de entonces: blusa fucsia con transparencias (y detallito de plástico azul entre las 'melanias'), un rosario de oro y un vaquero para acudir a una fiesta. ¡Qué tiempos más locos!

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
11 de 11
¿Demasiado gastona?

Ahora, sin embargo, su estilo, muy cercano al de las hermanas Kardashian, está muy lejos del que llevaba hace tan sólo 10 años. Sólo el abrigo (de la firma Balmain) que lució cuando acudió a votar junto a su marido cuesta más de 3.000 euros. Desde luego, no nos cabe duda de que esta legislatura en EEUU no va a ser la del ahorro...

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad