'La Veneno' no consigue descansar en paz

Su cuerpo aún sigue en la morgue ya que su familia sigue sin aceptar la última autopsia. Las deudas se acumulan y no se sabe si se podrá hacer frente o no a su entierro.

1 de 18
Una muerte que sigue trayendo cola...

Su fallecimiento ha estado rodeado de polémica desde el principio. Su muerte a causa de un fuerte golpe en la cabeza no ha convencido a sus familiares que están empeñados en que alguien acabó con la vida de 'La Veneno'. La autopsia por muerte natural no les convence y quieren realizar una tercera autopsia, que tendría un coste 1.200 euros ya que creen que su hija fue asesinada.

 

2 de 18
Su familia al borde de la ruina

Demostrar que no fue una muerte natural parece que le va a salir muy caro a sus familiares, quienes nunca mantuvieron una relación idílica con 'La Veneno'.

Según informa El Español, mantener el cuerpo de la artista en el Tanatorio Norte de Madrid cuesta 360 euros al día, por lo que la deuda alcanzaría ya casi los 10.000 euros. 

A continuación, repasamos su vida.

3 de 18
Así se ganó el corazón de los españoles

Que La Veneno fue un icono de la televisión de los años 90, en esa franja televisiva entre prohibida y morbosa para muchos de los que la recordamos hoy, es indiscutible. La Veneno era deslenguada, vivaracha, políticamente incorrecta y hasta soez. Sin embargo, se ganó la simpatía de decenas de miles de españoles porque, ante todo, era transgresora sin saberlo, transparente y libre. Tremendamente libre.

Sin embargo, pocos conocían a Cristina, la mujer que se escondía tras el personaje televisivo, una persona de la que todos recuerdan ahora su gran corazón, "que de buena era tonta", como ella misma admitía.

 

4 de 18
No era como los otros niños

A pesar de los palos que le había dado la vida, Cristina nunca perdió la sonrisa ni la simpatía. Ella misma no tenía reparo en admitir que era analfabeta, y por eso había tenido todos los problemas que había tenido, por fiarse de quien no debía en el momento en que más gente se le acercaba.

Cristina nació como José Antonio. Joselito para su familia y amigos. Sin embargo, desde pequeño se dio cuenta de que había algo que no compartía con el resto de niños: él no quería crecer como un hombre, sino como una mujer, y con toda la naturalidad del mundo lo cuenta en su biografía, '¡Digo! Ni puta ni santa': "Estaba paseando por la calle y vi una mujer espectacular. Era una mujer que me llamó la atención porque era rubia, guapa, muy despampanante, y le dije '¿tú qué eres?'. 'Yo soy travesti', me contestó ella, y yo le solté: 'Pues yo quiero ser como tú'".

Así empezó un camino más duro de lo que se imaginaba, hormonándose a su antojo y provocando el rechazo de toda su familia.

5 de 18
La prostitución, el único camino que encontró

La Veneno no tuvo más que buscarse la vida con tan sólo 13 años, cuando su familia la echó de su casa. Pronto tuvo que empezar en el mundo de la prostitución para ganarse el pan, y tras trasladarse a Marbella, se mudó a Madrid en busca de un futuro mejor.

 

6 de 18
La televisión le cambió la vida

Tras varios años ejerciendo de prostituta en el madrileño Parque del Oeste, su oportunidad llegó, sin darse cuenta, al ser grabada por las cámaras del programa te TV conducido por Pepe Navarro, 'Esta noche cruzamos el Mississippi', y aunque en un principio temió las represalias de salir en la tele, decidió que había ido a Madrid para buscar una nueva oportunidad y cedió ante la presión del presentador para hacerse un hueco en el programa.

Con sus sinuosas curvas, sus pechos fuera y su desparpajo ante la cámara, La Veneno se convirtió en personaje televisivo a nivel nacional, los bolos no pararon de aparecer en su vida, sacó un disco con un single que le hizo millonaria ('Veneno pa tu piel') y llegó a cobrar, por apenas media hora de aparición, hasta medio millón de pesetas. Fue su época dorada.

 

7 de 18
La musa de Pepe Navarro

Aquella era la vida que había elegido, pero el drama en su vida no tardó en aparecer: su analfabetismo hizo que se fiara de mucha gente que no debía, que sólo buscaba su dinero y su fama, como ella misma confirmó tiempo después. Y aunque La Veneno podría llegar a pensar que su vida sería como aquel entonces durante mucho tiempo, su fama, como la de tantos otros juguetes rotos de la televisión, tenía fecha de caducidad: las malas compañías se sucedieron en su vida y acabó encerrada en la cárcel.

 

8 de 18
Su entrevista más dura

Ahora, recordamos cómo fue su vida gracias a una entrevista que concedió en exclusiva a QMD! en 2006, tres años después de ingresar compo presa, un verdadero infierno que contó sin miramientos, pero muy selectiva con la información que daba porque todavía le podía dar más problemas...

La musa de Pepe Navarro triunfó en televisión hace diez años. Cada noche, salía en el rograma 'Esta noche cruzamos el Mississippi' y la audiencia subía. Todo el mundo hablaba de La Veneno. Consiguió dinero y fama, pero después la realidad la
sepultó en un infierno. Así respondía en ese momento a nuestras preguntas, precisamente cuando estaba en uno de sus momentos más bajos:

¿Qué ha sido de tu vida desde que dejaste de trabajar con Pepe Navarro?
Cuando le dejé estuve en Buenos Aires, trabajando un mes en un canal de televisión. Luego volví a Madrid y me detuvo la Policía por una estafa del seguro de mi casa. Tuve un juicio y a los dos años de éste llegó la Policía a mi casa y me llevó
esposada a la cárcel de Aranjuez.

¿Cómo recuerdas tu estancia en la cárcel?
Fatal. Con mucho sufrimiento y muchas lágrimas de sangre. He estado tres años encerrada y no me han dado ni un permiso. Ni tan siquiera me han dejado hablar con mi familia. Cuatro jefes de servicio me ataron con esposas a una cama y me pegaron una paliza. Me dejaron el cuerpo lleno de cardenales.

9 de 18
Así fue su infernal paso por la cárcel

¿Y los otros presos?
Se han portado siempre muy bien conmigo. Sin embargo, algunos funcionarios de la prisión me abrían a las dos de la madrugada las puertas de la celda. Me hacían cosas que no puedo contar aquí. Me encerraban sola en una celda de dos metros por otros dos.

¿Tuviste noticias de algún amigo durante todo ese tiempo ingresada en prisión?
No, no supe nada de nadie. No me permitían visitas ni hablar con mi padre ni llamadas de teléfono. Detrás de todo esto ha habido alguien que ha tenido ganas de meterme en la cárcel. A alguien le molestaba que yo saliera en televisión.

¿Sospechas de alguna persona en concreto?
Tengo muchas sospechas, muchas, porque me llamaban al teléfono y me amenazaban sin parar. Me decía el tío: “Si dices que has estado conmigo, te quito la vida.” No puedo nombrar a este señor en la vida. Es un señor con mucho poder y mucho mando en España. Cada vez que se acostaba conmigo me daba un millón de pesetas.

10 de 18
''Me insultaban, me llamaban maricón''

¿Por qué has engordado tanto en la cárcel?
Entré pesando 68 kilos y llegué a pesar 122, porque tomaba 60 pastillas diarias para los nervios. Estaba todo el día sentada en un banco. Allí me insultaban, me llamaban maricón.

¿Estás en tratamiento?
Voy a una psicóloga porque no puedo dormir por las noches. Tengo muchas pesadillas después de tres años de violaciones.

¿Tenías pareja entonces?
No, ni ahora tampoco. Estoy desesperada. Hace cinco años que no tengo pareja.

11 de 18
Las cartas de su familia, en el olvido

Pero tuviste un novio italiano…
Sí, Andrea. Pero no me ayudó nada (en la imagen).

¿Y tu familia te ha ayudado?
Me mandaban dinero pero no lo recibía. Tampoco me llegaban sus cartas. Ellos se enteraron de que estaba en la cárcel cuando llevaba allí un año. Mi abogado se lavó las manos. Me dijo que no iba a ir a prisión y me mintió. Me sacó medio millón de pesetas.

12 de 18
Recordó su época de gloria

Antes de toda esta tragedia viviste una etapa feliz en televisión. ¿Cómo conociste a Pepe Navarro?
Yo trabajaba en el Parque del Oeste de Madrid y un día llegaron las cámaras a grabar a las travestis. Después de tres
meses persiguiéndome, Pepe me llevó al plató. Mis padres
no me habían visto de travesti hasta que salí en la tele.

¿Cómo recuerdas esos días?
Muy a gusto, porque con Pepe Navarro se trabaja muy bien. Yo le admiro.

 

13 de 18

¿Y cómo te llevabas con Navarro?
Él me ha respetado mucho, siempre estábamos de broma.  Estuve cuatro años trabajando con Pepe y le conozco muy bien.

¿Érais amigos?
Sí, teníamos una amistad. Gracias a él gané mucho dinero, porque yo subía mucho la audiencia.

14 de 18
''A Pepe no le dejaban verme en la cárcel''

¿Se ha interesado por ti cuando estabas en la cárcel?
Sí, pero no le han dejado. No le dejaban verme ni nada, siendo el mismísimo Pepe Navarro…

¿Y cuando saliste de la cárcel?
Cuando se enteró, llamó a mi madre para preguntarle por mí.

15 de 18
Pasó de lo más alto a lo más bajo

Junto a Pepe Navarro se convirtió en una diva. Cristina ganaba un millón de pesetas cada semana, un dinero que le vino bien para forjarse un futuro como vedette.

Su paso por la prisión también tuvo cambios drásticos en su imagen, que cambió de arriba a abajo: su esbelto cuerpo de vedette de 68 kilos dio paso a uno de 122 kilos por la ansiedad, a lo que hubo que sumar varias supuestas palizas y vejaciones que recibió de los guardias de la prisión, y es que aunque todos la conocían como Cristina, no tenía un nuevo sexo reasignado de forma oficial, por lo que entró en una cárcel de hombres al estar inscrita como José Antonio.

16 de 18
Regresó a los platós para recuperar su estrella

La entrevista que concedió a QMD! la devolvió momentáneamente al candelero y pudo ganar algo de dinero pasando por varios platós, como el de 'Dónde estás corazón', presentado por Jaime Cantizano. Según su biógrafa, Valeria Vegas, acudir a los platós, como el de 'Sálvame' en la actualidad, le daba la vida.

 

17 de 18
''No tiro más de la manta porque si no me matan''

Desde entonces, La Veneno pudo asentar la cabeza y poner sus memorias por escrito en un polémico libro que se guardó en un cajón hasta ahora, diez años después. Cristina no estaba preparada para contar su historia, ya que había recibido múltiples amenazas de varios 'peces gordos' con los que había estado relacionada. "Si dices que has estado conmigo, te quito la vida", confesó en nuestra entrevista.

Diez años más tarde, durante la presentación de su libro en Madrid, mantenía la misma historia: "No tiro más de la manta porque si no me matan", sentenció.

18 de 18
Ella ya decidió qué quería que hicieran con su cuerpo

Ahora, la otrora estrella de la televisión podrá descansar en paz cuando sus familiares de sangre y sus amigos, su "otra familia", se pongan de acuerdo sobre qué hacer con el cuerpo, aunque Cristina lo tenía claro: "Cuando me muera quiero que esparzan mis cenizas por el Parque del Oeste, donde fui una puta feliz", llegó a confesar.

Lo que es innegable es que Cristina Ortiz 'La Veneno' vivió  libre y sin miedo , porque a pesar de todo nunca perdió la sonrisa. Como decía en su canción, "abre bien las alas, lánzate a volar". ¡Hasta siempre, Veneno!

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Más de Actualidad