El 'Ken humano' Rodrigo Alves se somete a su 51ª operación

Tiene 33 años, es brasileño y su finalidad en la vida es que lo confundan con un muñeco. 425.000 euros lleva invertidos en este objetivo. Os enseñamos el antes y el después, ¡porque no tiene desperdicio!

image
Ken no se cansa de las operaciones

Muchos sueñan con parecerse a Brad Pitt o a Jon Kortajarena. Pero querer ser igual que un muñeco de plástico, por muy estiloso que parezca en el cesto de los juguetes de los niños, es para temblar, y ese es el cometido en la vida que se ha buscado este brasileño.

 

1 de 10
Pasta gansa en operaciones

Rodrigo Alves, de 33 años, está consagrando su vida y cuenta bancaria a tal objetivo. Quiere parecerse al novio de Barbie, un figurín llamado Ken, al precio que sea, y esto es literal: lleva el hombre 425.000 euros gastados en la tarea de que lo confundan con el novio de la Barbie.

 

2 de 10
Parecidos... ¿razonables?

A vuestro juicio queda si se parece o no. A nosotros nos parece que le hace falta la operación número 52 todavía como mínimo...

 

3 de 10
¡A gastar!

La vida del 'Ken humano' bien podría ser la del Ken de plástico, ya que su vida se resume a pasárselo bien y gastarse los cuartos con sus amigos (todos gente bien, claro) en ropita y complementos, y de los caros. ¡Porque ni Barbie ni Ken se visten de cualquier cosa!

 

4 de 10
Su última ''locura''

Lo más significativo es que le ha valido para entrar en el Libro Guiness de los Records porque se ha sometido a la que es su operación número 51. ¿Qué se ha hecho esta vez? Quemar con un sistema de rayos láser CO2 la primera capa de piel de su cara para que la que resurja debajo parezca “piel de bebé” o de “porcelana”, según cuenta él mismo.

 

5 de 10
Miedito

El resultado, que da un poco de miedito, es éste. Esperemos que cuando eso cure bien quede bonito, porque si no... ¡menudo gasto inútil!

De hecho, el nuevo tratamiento (se ha dado más de cien)
le permitirá no utilizar maquillajes ni potingues.

 

6 de 10
Su adolescencia le marcó

“Antes de operarme, mi alma y mi personalidad no estaban cómodas con mi cuerpo, ahora me he encontrado a mí mismo con la nueva apariencia”, ha relatado el brasileño, que empezó a los 17 años a someterse a intervenciones de cirugía estética porque se burlaban de su aspecto físico. Con diez años tenía acné y, pese a probarlo todo, no podía eliminarlo... hasta ahora.

 

7 de 10
Antes y después

De hecho, este era su aspecto antes de operarse, del que ya no queda ni la barriga después de hacerse una lipoescultura... porque ¿os pensábais que los abdominales eran de hacer ejercicio? Ilusos... ¡Ken no suda!

8 de 10
¿A qué dedica su vida?

Peor, de dónde saca tanto dinero para las operaciones? Además de tener un buen colchón económico, su oficio es asistir a fiestas, como las de Elton John, donde le invitan para observarlo de cerca, aunque además de ser el invitado estelar en eventos de alto copete, Rodrigo-Ken promociona las clínicas que le tratan.

 

9 de 10
Él y su foto de pasaporte, dos personas distintas

El único defecto que encuentra Rodrigo tras su paso por el quirófano es que le paran en los aeropuertos porque la foto del pasaporte nunca coincide con su aspecto actual. ¡Qué lastimica!

10 de 10
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad