América, la madre de Alaska: "En la vida he hecho de todo menos ser rica"

Nos citamos con la madre de Olvido para que nos hable de su libro de memorias: "Los hombres no me han tratado mal del todo"

image
América cuenta sus vivencias de la mano de Alaska

Siempre la hemos conocido como la madre de Alaska y suegra de Mario Vaquerizo. Pero América Jova Godoy siempre ha tenido el cariño del público. Y es que esta mujer, que el 8 de mayo cumple 88 años, está llena de vivencias: nació en La Habana; se marchó a México, donde se casó dos veces; se instaló en España con su marido, Manolín, y Olvido; tuvo una peluquería en Nueva York... Hablamos con madre e hija sobre el libro Memorias de América. De Cuba a Alaska (Ediciones Martínez Roca), donde revela por qué la cantante se llama Olvido.

1 de 10
''Pondría una tienda de antigüedades''

Leyendo el libro, usted ha hecho de todo…
Casi todo, menos ser rica.

Pero sí ha sido una mujer muy luchadora y ha sabido sacar a su familia adelante.
Siempre me ha gustado trabajar... No sé lo que me falta. Con lo que me gusta comprar y vender, igual pondría una tienda de antigüedades. Pero no lo voy a hacer porque tengo muchos años.

2 de 10
Su gran arrepentimiento

Los hombres no la han tratado muy bien…
Mal del todo no me han tratado. Cuando se pasan las cosas, no hay que guardar rencor. Lo único que siento es no haber estado al lado de mi último marido en el último momento.

¿Cómo es esa España que se encuentra cuando llega con Manolín, el padre de Olvido, y su hija?
Era una España donde no había libertades… Yo estaba acostumbrada a salir con mi hija a todos los lados y cuando llegué aquí, los niños iban solos. Aquí los niños eran más libres que en México. Y Olvido se me despegó mucho, no quería que la bajara al autobús del colegio con diez años. 

3 de 10
''Mi marido se aburría y yo me empecé a aburrir de él''

Todas esas cosas hicieron que cambiara.
Sí, mi marido se aburría en Madrid. No tenía ambiente y yo me empecé a aburrir de él. Estaba acostumbrada a trabajar, empecé a salir y a hacer amistades.

¿Qué habría sido de su vida y la de su hija si hubieran vivido en México o Nueva York?
Nunca se sabe. Y mira que yo tuve dos ocasiones de vivir en Nueva York. La primera vez, con 22 años, pero me enfermé con una gripe muy fuerte, y la segunda, cuando puse la peluquería. Pero Nueva York siempre me ha parecido muy grande.

4 de 10
Adicta al póker aunque pierda

Alaska, habéis hecho un viaje a México a recordar lugares, ¿por qué no hacéis ese viaje a Cuba?
Porque en Cuba no hemos coincidido. Cuba no es un punto común, México sí lo es.

América, en el libro cuenta que a su madre le gustaba el póker, ¿usted también juega?
Sí, pero soy perdedora. Todas las semanas organizo una timba de cartas con mis amigas en casa.

5 de 10
Poco le queda por hacer

América, ¿qué país le queda por conocer?
China, pero se me hace grande. El mes que viene me voy a Milán, pero de compras porque me gustan las rebajas.

En Madrid, Olvido empieza a salir con 14 años.
Me sentó mal. Yo estaba desesperada. Ella dejó los estudios y le dije: "Aquí a las 8 de la mañana no hay nadie durmiendo". Y la acostumbré a trabajar. Empezó de secretaria.

6 de 10
No pensaba que su hija lograra ser una gran artista

Alaska, ¿sois amigas?
No, ella es mi madre y le tengo un respeto. No le cuento todo, como yo tampoco quiero que me lo cuente. Cuando tienes una edad, tu madre te tiene que educar.

¿Le gustó el primer concierto de Alaska?
Salí decepcionada, era un grupo horroroso. Estaba también el padre de Carlos Berlanga y estaba igual que yo. Yo iba con mis amigas, las hermanas Benítez, que me decían que mi hija iba a ser artista y yo les contestaba: “Qué va, si no sirve”.

7 de 10
''Antes me decían de todo de Alaska''

¿Y cuándo la vio en la película de Almodóvar?
Muy bien, pero mis amigas la criticaron.

Habrá oído de todo…
Hoy es adoración lo que tienen por Alaska, pero antes me decían de todo. Me echaban la culpa a mí… No entendían que dejara a mi hija hacer aquello. Yo no quería que lo hiciese, pero ella estaba ilusionada.

8 de 10
''Al final, la vida es toda igual''

Si tuvieras que hacerle una entrevista a tu madre, ¿qué te gustaría preguntarle?
Alaska: Después de ver tu vida con perspectiva, ¿qué idea sacas? Porque hablas de errores, hasta que uno de ellos fue dejar a mi padre, pero fue una decisión vital…
América: Creo que hice cosas mal, pero asumo mi culpa. Como efectivamente dejar a tu padre. Al final te das cuenta de que la vida es toda igual: salir a tomar unas copas con cuatro...

 

9 de 10
Nada de parejas

América, ¿y no le apetece tener un novio?
¡Qué horror! ¡Qué asco! Yo voy a tener 88 años y ¿qué voy a encontrar, otro vejestorio como yo? La mujer cuando se queda viuda, se tiñe el pelo, se arregla, se va a bailar. Pero ellos están viejos. Se les acaba la vida. El hombre necesita más a la mujer, que la mujer al hombre.

10 de 10
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad