Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

Tamara Gorro y Ezequiel Garay, cuerpos de escándalo

La bloguera, que está embarazada de tres meses, y su marido disfrutaron en la playa con su hija Shaila

1 de 8
Sol y playa

Acaba de cumplir 12 semanas de embarazo, pero Tamara Gorro se siente tan bien que no ha dudado en marcharse de nuevo a Ibiza –ya estuvieron hace un par de semanas– con su familia para disfrutar de unos agradables días de sol y playa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 8
Mimos por aquí, besos por allá

Junto a Ezequiel, el jugador del Valencia, y su hija Shaila, de año y medio, cogieron el ferry y se trasladaron a Formentera, donde derrocharon amor. Allí lucieron cuerpazos y ella incipiente barriguita al sol. ¡Qué suertudos!

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 8
Patos al agua

Ezequiel, Tamara y Shaila se refrescaron en la orilla. La pequeña estaba encantada de bañarse en brazos de su padre, que no podía estar más orgulloso.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 8
Papá peluquero

El futbolista, con mucha maña, recogió el pelo de su hija en una coleta ante la mirada de Tamara y la sobrina de ésta.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 8
Jugando a las palas

El futbolista y Tamara se divirtieron jugando a las palas y compitiendo por ver a cuál de los dos se le daba mejor. El matrimonio está en plena forma.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 8
La niña de sus ojos

El matrimonio, que ampliará familia a finales de año, se deshizo en mimos con Shaila, que a sus casi dos años está de lo más espabilada. Desde la orilla y como si fuera una niña mayor decía adiós a sus padres.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 8
¡Di patata!

A Shaila le encantan las fotos y para ello ha tenido una buena maestra... Su madre, pero parece que la pequeña no tenía el día y cuando su padre la cogió en brazos para inmortalizar el día de playa, la pequeña no se estaba quieta.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 8
De vuelta a casa

Acabada la jornada playera, Tamara, a la que todavía no se le nota la barriguita, recogió todos los bártulos y se fue para el hotel con toda su familia. El caftán beige resaltaba su bronceado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad