Norma Duval y su pacto con el diablo

Fue la vedette por excelencia. Los años pasan pero no pesan en esta abuela diez, que lejos de ‘arrugarse’ mejora con la madurez. El Folies Bergere parisino siempre será ella

image
1974

Norma Duval ya era una vedette consagrada en teatros como el Lido y cerca estaba su salto a París, donde se convertiría en estrella indiscutible del Folies Bergere. También fue Miss Madrid.

1 de 5
1985

Vivía (30) tiempos felices con su marido, el jugador de baloncesto croata Marc Ostarcevic, padre de sus tres hijos.

Su belleza seguía in crescendo. La estabilidad era su terapia y medicina.

2 de 5
2004

Como para alguna otra famosa, Mallorca se convirtió en su refugio.

Posaba amable (48) luciendo sus curvas incombustibles al paso de los veranos y de las modas.

3 de 5
2009

A los 50 ya cumplidos, su elegancia, saber estar y estampa no habían perdido ni un ápice.

Fiel a su isla preferida, mostraba sus encantos duraderos.

4 de 5
2015

Ya abuela, el biquini sigue siendo su uniforme ideal.

Ni un michelín ni un gramo de grasa ni una arruga fuera de sitio.

5 de 5
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad