Diego Matamoros llora en Sálvame ante su padre: "Las cosas se tienen que solucionar fuera"

Padre e hijo han demostrado estar más cerca del perdón que nunca y retomar una relación normal, pero ambos han puesto sus condiciones...

image
1 de 9
Diego y Kiko, más cerca del perdón

Después de ver a Kiko matamoros llorando en directo en Sálvame deseando recuperar la relación con su hijo Diego, este martes le ha tocado a Diego ser el que se derrumba ante su padre. El hermano de Laura Matamoros acudió al plató de Telecinco con la intención de hablar con su padre, pero no se imaginaba que iba a resultarle tan duro... y, de hecho, no tardó en dar su brazo a torcer después de asegurar que le había "dado pena" ver a su padre llorando en televisión: "Estos enfrentamientos con mi padre en directo han sido mi gran error y me han lastrado", apuntaba.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 9
''Me gustaría llevarme bien con mi viejo''

"Me alegro de que podamos llegar a cierto entendimiento. No sé hasta donde llegará esto, porque no es solo decisión mía, pero sí que le agradezco sus palabras y reflexiones", explicó Diego ante las preguntas de Carlota Corredera.

Todo ello antes de asegurar que, por su parte, la intención es clara: "A mí me gustaría llevarme bien con mi viejo. La relación que he tenido con mi padre no es al uso. No vamos a quedar todos los días a comer, pero creo que se puede tener una relación cordial. Creo que no hay que dejar de hablarse con un padre o un hijo, que se puede avanzar a pesar de que se hayan dicho muchas barbaridades y de que ha habido un ambiente turbio por las dos partes".

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 9
''El orgullo me ha cegado''

Además, Diego Matamoros estaba convencido de lo que quería hacer, y así lo hizo saber desde su sillón en Sálvame: "Por mi parte, es más fácil tirar el orgullo, porque nunca me ha dado más que malos momentos y malas decisiones. Si se piensan las cosas bien, creo que es más agradable irte a dormir sabiendo que tu padre o tu hijo está ahí y que puedes apoyarte en él", y añadía: "A mí el orgullo me ha cegado. No digo que esté bien lo que haya dicho, pero al final no te lleva a nada. Te lleva a apartarte de tu gente y ver las cosas como no tienes que verlas. Para mí ha sido un error", zanjaba.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 9
''Somos dos tipos duros. No necesito un abrazo''

Diego, además, ha pasado últimamente por momentos duros en los que le hubiera gustado contar con el apoyo de su padre de manera más directa, pero por la 'testaudez' de ambos no pudo ser, aunque sí aseguró que Kiko "se ha interesado por ciertas situaciones últimamente, porque ahí también echas de menos a tus seres queridos".

Por otro lado, Diego ha dejado claro que a él no le hace falta un abrazo de su padre, sino otra cosa: "¿Abrazarle? Al final somos dos tipos duros… no necesito un abrazo. Con que hables conmigo o me preguntes me vale más", aseguraba.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 9
''No quiero hacer un circo de todo esto''

Por su parte, Kiko Matamoros también quiso aportar su granito de arena, pero eso trajo consigo un momento de cierta tensión, sobre todo cuando el colaborador aseguró que "hay que ser conscientes del dolor que se ha hecho", una declaración que conjuntó diciendo que no quería "hacer un circo de todo esto". Ahí, Mila Ximénez no pudo contenerse y amenazó con abandonar el plató "antes de cagarla", pero sí les reprochó haber rentabilizado ese dolor a golpe de exclusiva...

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 9
''Estoy dispuesto a que hable conmigo si quiere fuera de televisión''

Superado ese momento de tensión, Kiko también aseguró querer hablar ocn su hijo para arreglar las cosas, pero no ante toda España: "No quiero hacer más circo de esto. Yo, a través de terceras personas, le he hecho llegar a mi hijo lo que entiendo que se debería hacer. Estoy dispuesto a que hable conmigo si quiere fuera de televisión, fuera de cámaras".

Sin embargo, y aunque Kiko reclama un perdón, no lo hace sólo para sí, sino también para terceros: "El perdón también es para las dos partes, porque no puedo despojar a mi entorno de dignidad y decir 'aquí no ha pasado nada'", ante lo que Diego no pudo contenerse y admitir que él "también podría reclamar un perdón, porque (se han dicho y hecho barbaridades) por las dos partes...".

 

 

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 9
Las lágrimas de Diego

A pesar de que era un momento cercano a feliz el hecho de que ambos estuvieran dispuestos a hablar, Diego ha terminado derrumbándose al recordar los motivos por los que no ha podido crecer tan cerca de su padre como le gustaría: "Todo esto viene de mucho tiempo atrás, y el problema es que a mí me gustaría que ambos hagamos lo que queramos, que nadie nos tenga que decir lo que tenemos que hacer. Yo sé perfectamente que las cosas se tienen que solucionar fuera", y añadía "aquí hay dos familias: la que se va a África en dos días y la que quedamos aquí. Yo necesito una explicación de por qué hay una familia tan querida y otra no tanto".

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 9
Diego, roto de dolor

Además, Diego tuvo que parar de hablar al tener la voz entrecortada: no podía sino derrumbarse ante los pocos recuerdos que tiene de su padre: "Lo único que tengo de mi padre es una dedicatoria de 1998. No tengo más. Es muy injusto todo", decía roto de dolor.

 

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 9
¿Conseguirán enterrar definitivamente el hacha de guerra?

Por otro lado, cabe preguntarse si el entorno de Diego Matamoros aprueba que él quiera volver a llevarse bien con su padre, y a eso mismo respondió: "Mi entorno conoce mi decisión de hablar con mi padre, y lo entiende. Han sabido respetar mi decisión. Ellos entienden si pido perdón o si hablo con mi padre, porque es una cosa entre él y yo. Nadie me dice lo que tengo que hacer".

¿Conseguirán enterrar definitivamente el hacha de guerra?

 

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad