Kiko Hernández, su (feliz) vida como padre

No sale nunca, salvo para trabajar. No ve la tele, sólo lee temas infantiles y se cambiará de casa por seguridad... Y tan contento

image
1 de 12
Un nuevo Kiko

Hay un Kiko antes del pasado 19 de enero y otro bien distinto, después. El primero trabajaba a destajo y se divertía sin pedir permiso y el de ahora ya no alterna por las noches, ni ve series.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 12
Sus hijas, la causa del cambio

Ha cambiado su ocio por biberones, carantoñas, cunitas, osos de peluche, paseos, chupetes y otras preocupaciones. Dos niñas de seis meses tienen la bendita culpa de esta metamorfosis: sus hijas Abril y Jimena. Por ellas, el colaborador de Sálvame que suelta bombas como melones, es un hombre, y padre, nuevo.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 12
Finalista de GH

El entonces asesor inmobiliario y camarero, de 25 años, participó en la tercera edición de ‘GH’ presentada por Pepe Navarro. De La Casa no salió con el maletín (quedó finalista) pero sí con un futuro en la televisión que con su talento se encargaría de amortizar. Empezó en ‘Crónicas Marcianas’ con Javier Sardá (2002) y antes de erigirse en el colaborador que más noticias da (y ahora presentador ocasional de ‘Sálvame’) pasó por ‘A tu lado’ (2003) con Emma García,‘La noria’ (2009) y ‘Mira quién baila’ (2010). ¡Un animal de la tele!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 12
El Padre Ángel las bautizó

Nada más llegar a España con sus hijas, en marzo, Kiko las bautizó. Y lo hizo en Madrid, en la iglesia de San Antón, la del Padre Ángel, buen amigo suyo. Antes de viajar a San Diego, a comienzos de año, Kiko ayudó al Padre en su parroqui.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 12
Nueva aventura

La aventura de Kiko Hernández, que el próximo día 26 cumple 41 años, empezó cuando supo que por fin iba a ser padre por gestación subrogada.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 12
Sietemesinas

Sus mellizas deberían haber nacido en marzo, en San Diego (Califonia), pero se adelantaron dos meses y en horas Kiko se embarcó en un viaje que empezó pesaroso por la debilidad de las recién nacidas pero ha continuado feliz: las bebés pesan seis kilos, son guapísimas, se ríen mucho y su padre, que no había cambiado un pañal nunca, es ya experto.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 12
Dos bebes y un solo hombre

Kiko ha tenido que contratatar a dos personas que le ayudan durante todo el día. “Al principio quería hacerlo solo, pero era imposible”, reconocía en una entrevista en Diez Minutos. Aun así, él se ocupa de levantarlas cuando se despiertan y se confiesa “muy apañado”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 12
Siempre saca tiempo para sus niñas

Kiko volvió a Sálvame cuando las niñas se estabilizaron: “En San Diego lo pasamos todos tan mal que aquí todo son alegrías y crecer, crecer y crecer”. Eso sí, con ciertas condiciones para poder estar con Abril y Jimena el mayor tiempo posible. Acude tres días por semana al plató de la edición diaria de Sálvame.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 12
Sube las audiencias

La dirección del programa, encantada con las exclusivas que suelta, lo ha convertido en presentador. Una tarde es él quien controla  los contenidos y a los colaboradores. Ese día, la audiencia del programa sube notablemete.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 12
Ocupadísimo

La dirección desearía que acudiera al Deluxe, los sábados por la noche, día de emisión que se cambió mientras él estaba en San Diego. Kiko, por el momento, no puede aceptar este compromiso porque justo los sábados está “oficiando” bodas civiles en La Finca Los Rosales, en Madrid.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
11 de 12
¡Irá a por un tercero!

Mientras planea un cambio de residencia y apura agosto sin vacaciones, se centra en asegurar el futuro de sus niñas. “Si tengo que hacer 14 Sálvames, 100 bodas y 40 bingos Las Vegas para que mis hijas cumplan sus sueños, lo haré”. Y aunque ya sólo lee sobre el mundo del bebé y ve vídeos de cuidados de la infancia en YouTube, quiere repetir paternidad en dos años –ahora un niño–, con la misma señora que le ha dado a sus dos tesoros, Abril y Jimena. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
12 de 12
Un padre de lo más protector

Lleva quince años viviendo en Villa Chatín, un chalet ubicado en la sierra madrileña. Esta bonita y espaciosa casa ha sido su refugio, pero ahora, contó a Diez Minutos, la ve como una casa “muy complicada para tener dos bebés, muchas escaleras, una piscina grande... Por eso, en unos meses nos vamos a mudar a otra de una planta, por seguridad y por los colegios. Me da miedo que les pase algo”. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad