David contra Brooklyn Beckham: ¿quién está más bueno?

El ex futbolista se muestra en todo su esplendor en traje de baño... pero su hijo mayor no se queda atrás. ¿Superará a su padre en nuestros corazones?

image
1 de 5
Es uno de nuestros favoritos

El ex futbolista siempre ha tenido un lugar de honor en nuestros corazones y es que con ese cuerpazo y su papel de padre entregado, no hay quién se resista.

Sin embargo, los últimos años hemos estado observando que puede tener un serio competidor y ese es ¡su propio hijo mayor! 

2 de 5
Su hijo, un digno heredero

Es verdad que en esta foto en la playa, el chico aparece más blanco que un yogur y que eso no le hace justicia, pero es que ¡es inglés! Y ya sabemos que el moreno no es su fuerte...

De momento, promete y no nos extraña con el padre que tiene.

 

3 de 5
Pasión por los tatuajes

Además de un referente de estilo, David Beckham es una inspiración para los amantes de los tatuajes. ¡Más de 40 lleva repartidos por todo su cuerpo! Él mismo ha confesado: “La historia de mi vida está escrita en mi piel.” ¡Y que lo diga!

Entre los tattoos, un águila, su animal favorito; el 99, que es su número de la suerte; y referencias a su mujer, Victoria, y a sus hijos: Brooklyn, Romeo, Cruz y Harper Seven. Lo único que le pedimos es que lo siga luciendo así de bien por las playas y piscinas de todo el mundo.

4 de 5
Su hijo sigue sus tatuados pasos

Y de tal palo, tal astilla. Porque Brooklyn, el hijo mayor de los Beckham, también ha heredado de su padre la pasión por los tatuajes. Tanto que hasta se ha tatuado el mismo águila que el ex futbolista.

Aunque de momento no tiene el cuerpo atlético de papá, pudimos apreciar sus pequeñas ‘obras de arte’ mientras paseaba por las playas de Miami.

Y, ¡atención!, porque lleva tatuado un Cupido con sus flechas. ¿Y eso? Pues por la actriz Chloe Moretz, con la que sale desde 2014.

5 de 5
The one and only

Aunque tenemos que admitirlo, a Brooklyn todavía le queda mucho camino por recorrer para coger a su padre (ains, suspiro, suspiro).

El ex futbolista, que acaba de crear su propio equipo en Miami, se relajó en la tumbona de la piscina protegiendo su cabeza ¡con un gorro!

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad