El futuro de Lydia Lozano, en manos de Kiko Hernández

'Sálvame' se ha hecho 'eco' del juego de las 'tentaciones' que hace unos días disputaban los supervivientes, y le ha propuesto a Kiko Hernández una oferta de lo más suculenta que pondría en peligro el trabajo de su compañera, Lydia Lozano.

image
1 de 5
'Sálvame' tienta a Kiko Hernández

Hace unos días veíamos a los supervivientes jugar a las 'tentaciones', un divertido desafío que les ponía sobre la mesa un regalo que, de quererlo, tendrían un pequeño castigo. Con ello vimos a María Jesús raparse la cabeza, a Sofía obligada a estar pendiente del fuego... Pues ahora ha sido 'Sálvame' quien ha hecho su propia versión del juego.

La dirección del programa le ha propuesto a Kiko Hernández poder hacer que Lydia Lozano tan solo vaya al programa una vez a la semana, ¿a cambio? Raparse el pelo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 5
La decisión de Kiko

"Si me rapo el pelo esta señora en vez de venir cuatro días a la semana, viene uno, así que mi decisión es...", comenzaba diciendo el colaborador. Ante la atenta mirada de su compañera, Kiko dejaba a todos boquiabiertos con un decidido; "Rápame la cabeza". Hasta llamó a Manuel Zamorano, estilista del programa, para hacerlo bien.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 5
Lydia se deshace en lágrimas

El público se volcó con Lydia entre aplausos, mientras ella se deshacía en lágrimas.

Sus compañeros no tardaron en defenderla; "¿Kiko te lo puedes pensar?", le pedía Gema. Hasta Rafa Mora pidió la oportunidad de que Lydia hiciera una contraoferta para librarse de esto.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 5
A punto de quedarse sin trabajo

Lydia no podía contener las lágrimas al ver como su compañero se rapaba la cabeza sin remordimientos, lo que supondría que se iba a quedar sin trabajo.

"Esto no", se decía a sí misma... Mirando a sus compañeros con una cara de no estar creyéndose lo que estaba pasando. 

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 5
¡Todo fue una broma!

"PARA. Yo nunca jugaría con el trabajo de nadie, y menos con el tuyo, me raparía el pelo para que en vez de venir cuatro días a la semana, tú, vinieras cinco", sorprendía a todos Kiko.

¡No podía hacerlo eso a su compañera! Todo había sido una broma del colaborador, y ambos se fundieron en un abrazo de calma... "Gracias Kiko", le decía una Lydia mucho más calmada.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad