Famosas a las que les hicieron pensar que sus cuerpos no daban la talla

Blake Lively ha sido la última pero hay muchas más famosas a las que en algún momento les han hecho pensar que había algún problema con su talla. Ashley Graham, Beyoncé, Christina Hendricks, Melissa McCarthy...

famosas a las que les hicieron pensar que no daban la talla
Getty Images

Hay tantos tipos de cuerpos como personas en el mundo, por eso la lucha con la clasificación de las tallas es algo a lo que todos nos enfrentamos tarde o temprano en algún momento de nuestras vidas. Incluso las famosas también pasan por una experiencia así: sentir que su cuerpo no encaja, que hay algo malo en él cuando en realidad no hay ningún problema.

Esto es lo que sintió la actriz Blake Lively después de tener a su hija Betty y ver que la ropa ya no le sentaba como antes. Algo normal si tenemos en cuenta que era su tercer embarazo y acaba de dar a luz hacía muy poco tiempo. Pero esta anécdota le hizo sentirse mal consigo mismo. A ELLA, todo un icono de estilo en el mundo entero y una de las mujeres más sensuales cada vez que pisa las alfombra rojas más importantes.

Pero la actriz de 'Gossip Girl' no es la única que ha sentido alguna vez la presión de la industria de la moda por encajar en un prototipo de cuerpo supuestamente perfecto. Modelos como Ashley Graham, cantantes como Beyoncé o Bebe Rexha, reconocidas actrices como Octavia Spencer, Christina Hendricks, Melissa McCarthy o Jennifer Hudson han sufrido en sus carnes ese momento de 'nadie quiere vestirte porque no hay ropa para ti, lo siento'.

Repasamos sus experiencias para recordarnos a todas y todos que la talla es solo número y que nuestros cuerpos son todos maravillosos simplemente por el hecho de existir.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Blake Lively
blake lively
Getty Images

La actriz ha confesado en Instagram que ella misma tuvo que crear su look para asistir al programa de Jimmy Fallon dos meses después de dar a luz a su tercera hija. "Combiné una camisa de Lanvin y un vestido de Net-a-porter para crear este 'outfit' tan bonito (en la imagen). Ninguna firma tenía muestras que me valieran tras el parto. Y mucha ropa de las tiendas tampoco me valía. Mucha".

Lively quiso mandar un importante mensaje al mundo. "No es un buen mensaje el que se manda a las mujeres cuando sus cuerpos no entran en la ropa que las marcas tienen para ofrecerles. Es una locura y es confuso. Me hubiese gustado sentirme en ese momento tan a gusto con mi cuerpo como lo estoy ahora. Ese cuerpo me dio un bebé. Y estaba produciendo toda la comida que necesitaba. ¡Qué gran milagro! Pero en lugar de sentirme orgullosa, me sentía insegura. Simplemente porque no me servía la ropa. Que tonto suena eso en retrospectiva".

Bebe Rexha
bebe rexha
Getty Images

Sus canciones cuentan con millones de descargas, reproducciones y seguidores. En 2019 consiguió sus primeras nominaciones a los Grammy, pero tuvo que recurrir a Instagram para denunciar un problema que surgió entonces. "Mi equipo contactó a algunos diseñadores y muchos de ellos no quieren vestirme porque soy demasiado grande. Literalmente, dicen 'muy grande".

Además añadió: "Lo siento, pero tengo que quitarme este peso de encima. Si no te gusta mi estilo o mi música, vale. Pero no digas que no puedes vestir a alguien que no tiene una talla de pasarela. Dadle poder a las mujeres para que amen sus cuerpos en vez de hacer que mujeres y niñas se sientan de menos por su talla. ¡Somos preciosas con cualquier talla! ¡Grande o pequeña! Yyyyyyy... mi culo de talla ocho irá a los Grammys". Nada más que añadir.

Ashley Graham
ashley graham
Getty Images

La que sí se quedó plantada y sin fiesta fue la modelo en 2016, que no pudo asistir a la Gala MET porque no consiguió vestido. La invitación le llegó tarde y ya no daba tiempo a que ningún diseñador le hiciera un vestido a medida. Los vestidos de los muestrarios de la firmas que le podían enviar antes del evento solo eran de la talla 34 o 36, nada que sirviera para Graham.

Beyoncé
beyoncé
Getty Images

Hoy en día cuesta imaginar que algún diseñador no quiera vestir a Queen B. Pero esto no siempre fue así tal y como reconoció en su discurso de agradecimiento al recoger el premio Icono la Moda de los CFDA Awards 2016: "Cuando empezamos con Destiny's Child, las grandes firmas no querían vestir a cuatro chicas negras y curvilíneas". Como no podían permitirse pagar vestidos de alta costura, fue la madre de Beyoncé la que empezó a hacer sus vestidos.

En este mismo discurso añadió: "Quiero dar las gracias a todos los diseñadores que trabajan sin descanso para hacer que las personas sientan que pueden escribir su propia historia. Todos ustedes son hadas madrinas, magos y escultores y, a veces, nuestros terapeutas. Tenemos la oportunidad de contribuir a una sociedad donde cualquier chica puede mirar una cartelera o una portada de revista y ver su propio reflejo. Ustedes tienen el poder de cambiar la percepción, para inspirar y capacitar, afrontar las complicaciones y ver la verdadera belleza".

Melissa McCarthy
melissa mccarthy
Getty Images

Imagina que estás nominada al Oscar como mejor actriz secundaria y ningún diseñador quiere vestirte. Eso le ocurrió a Melissa McCarthy en 2012 cuando la nominaron por su trabajo en 'La boda de mi mejor amiga'. "No pude encontrar a nadie que me hiciese un vestido. Pregunté a cinco o seis diseñadores (todos de alto nivel) y todos me dijeron que no".

Pero si no puedes con el enemigo únete a él, y por eso la actriz lanzó Pearl, su propia línea de ropa para que las mujeres "se sientan bien consigo mismas". Además, en una ocasión afirmó en Instagram: "tenemos que dejar de clasificar y juzgar a la mujer según su cuerpo. Estamos inculcando a las jóvenes una lucha constante por la perfección inalcanzable en lugar de que se sientan sanas y felices en su propia piel".

Christina Hendricks
christina hendricks
Getty Images

"Nos encanta 'Mad Men', nos encantas, pero no te haremos un vestido", es lo que le decían a la actriz las firmas de moda. "Todo se vuelve difícil cuando llega la temporada de premios, necesito encontrar un vestido y solo hay disponible de la talla cero a la talla dos", afirmaba para denunciar su frustración.

Leslie Jones
leslie jones
Getty Images

En el año 2016 la actriz de 'Cazafantasmas' denunció en su cuenta de Twitter que no había ningún diseñador que quisiera vestirla para el estreno de la cinta. "Es muy divertido que no haya diseñadores que quieran ayudarme con un vestido para el estreno de una película. Hmmm… eso va a cambiar y me acordaré de todo", escribió Jones.

Finalmente fue Christian Soriano quien se ofreció. "A mi la talla y la fama de las actrices no me interesa, me interesa la heterogeneidad de mis clientas", declaró el diseñador.

Octavia Spencer
octavia spencer
Getty Images

"Soy una mujer pequeña y gordita. Es difícil encontrar un vestido para mí. Es mucha presión, de verdad os lo digo. Los diseñadores no vienen a mí", reconoció la actriz al hablar de lo mal que lo pasó para encontrar vestidos en la temporada de premios a comienzos de 2012.

Jennifer Hudson
jennifer hudson
Getty Images

En el año 2010 la cantante y actriz experimentó un gran perdida de peso que le llevó a bajar cuatro tallas. Desde ese momento, los diseñadores empezaron a fijarse en ella y fue entonces cuando "un nuevo mundo" le hizo darse cuenta de la discriminación que había sufrido hasta ese momento.

Bryce Dallas Howard
bryce dallas howard
Getty Images

A la actriz le gusta poder elegir entre varias opciones de su talla cuando tiene un evento importante, ¿y a quién no? Para poder hacerlo confesó que tiene que comprarse ella misma los vestidos en grandes almacenes y no esperar a que se los presten las marcas como sí hacen otras muchas celebrities.

This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de En portada