Las navidades más tristes de Patricia Rato y Espartaco

Atraviesan su peor crisis en 18 años de matrimonio. Al parecer, al torero se le relaciona con otra mujer, que trabaja en la Junta de Andalucía, en un sector vinculado con el mundo del toro

1 de 14

Hace menos de un mes hacían su última aparición en público. Era un marco idílico, Roma. Y con motivo de una ocasión muy romántica: la boda de su hermana. Se casaba Leticia Rato, como si de una princesa de tratara, subida en una carroza tirada por corceles blancos y vestida por Ladrón de Guevara, el modisto oficial de los Rato. En primera fila estaba su familia al completo, encabezada por sus padres, Felicidad Salazar-Simpson y Ramón Rato, hermano del que fuera vicepresidente económico del Gobierno, Rodrigo. Detrás estaban sus hermanos: Ramón, Aurora y Patricia, casada con Espartaco. Lo que nadie suponía al ver desfilar por el empedrado de la Ciudad Eterna al matrimonio formado por Juan Antonio y Patricia, es que su unión hacía aguas.

2 de 14

Bajo la eterna sonrisa que muestran ante las cámaras y su gran amabilidad, se esconden los amargos momentos por los que está pasando el matrimonio. Todavía retumban los ecos de su boda allá por el año 1991, y no porque fuera sonora. Tanto es así, que la protagonizaron solos, junto a los padres de él, y de noche, para que nada ni nadie pudiera romper su historia de amor, que nunca fue bien vista por parte de la familia Rato.

Felicidad Salazar-Simpson, madre de la novia y de Patricia, muy a tono con la boda.

3 de 14

Sin ir más lejos, ni siquiera ellos, los más allegados, contemplaron ese momento tan especial para toda la pareja. Dieciocho años después y con tres hijos en común: Alejandra, de 17 años; Isabel, de 15, y el esperado varón, Juan, de 8, parece, según aseguran los círculos sevillanos más allegados al matrimonio, que podrían decidir separarse en breve. Los rumores cada vez se hacen más insistentes.

Leticia Rato, con su padre y padrino, Ramón Rato, y los pajes y damas. Entre ellos, Juan, de 8 años, hijo de Patricia y Juan Antonio.

4 de 14

Al parecer, al torero sevillano se le relaciona con una mujer que trabaja para la Junta de Andalucía, en un sector vinculado con el mundo taurino. Esta supuesta relación sería la gota que habría hecho rebosar el vaso de Patricia Rato, hasta ahora lleno de paciencia, amor, dedicación y sacrificio.

Leticia Rato celebró una boda de cuento, con carroza de época tirada por corceles blancos. ¡De ensueño!

5 de 14

No en vano, Patricia nunca dudó, a pesar de ser una mujer cosmopolita y preparada, en retirarse a vivir al campo, aprendiendo a compartir con su marido su afición y sacrificios por el toro y el mundo ganadero.

6 de 14
El hombre de campo y la ‘niña bien’. 1990

Patricia y Juan Antonio han conseguido forjar durante muchos años esa imagen de matrimonio idílico. Es más, el suyo ha sido tomado como ejemplo a seguir, como una de esas uniones firmes hasta en tiempos de crisis.

Cuando se conocieron ella tenía 20 años y pertenecía a una de las mejores familias del país, los Rato. Él, con 28, había salido de Espartinas, Sevilla, y empezaba a triunfar en los ruedos.

7 de 14
Boda discreta. 1991

Incluso, han sido entrevistados por ello, confesando en alguna ocasión que la clave del éxito en su matrimonio estaba en "Dios y en mi gran admiración por Juan", decía Patricia. ¿Cómo se mantiene el amor? Ella contestaba, segura y confiada de sus fuertes lazos: "Reviviendo lo que somos y lo que nos une." Quizás, si se sientan a meditar, tranquilos y con sosiego, consigan volver a vivir lo que eran.

Se casaron en el santuario de Nuestra Señora del Loreto, en Espartina. Sólo acudieron los padres de él. La familia de ella no aceptaba esta unión. Rodrigo Rato, tío de Patricia, sí se reunió con ellos a los pocos meses.

 

8 de 14
Formando una familia.

A los ocho meses de la boda, nació la primogénita, Alejandra. Dos años más tarde llegó al mundo Isabel. Siete años después nació el esperado varón, Juan, que hoy tiene ocho años. Muchos no creían en su amor, pero ya habían formado su familia.

9 de 14
La lesión más dura de su carrera. 1995

Juan Antonio Ruiz ?Espartaco? tuvo la mala suerte de romperse una rodilla, y no toreando, sino jugando al fútbol. Tras cinco intervenciones, tuvo que retirarse de los ruedos. Ella no se separó de él y fue su gran apoyo en este momento tan duro para un torero.

10 de 14
Retirados en el campo. 1995

La pareja, propietaria de dos fincas a las afueras de Sevilla, empezó a dedicarse a la ganadería y a la caza.

11 de 14
Extrema delgadez. 1996

Patricia empezó a adelgazar. En una entrevista, ella explicó que había perdido más de 10 kilos por las preocupaciones que le causaron las operaciones de Espartaco.

12 de 14
Juntos a todas partes. 2003

Retirado de los toros, Juan Antonio acudía a los ruedos ahora como ganadero. Ella, que siempre ha llevado las cuentas de la empresa, tampoco faltaba a las ferias más importantes.

13 de 14
Con los grandes. 2005

Humilde en sus orígenes, Espartaco se codea hoy con los personajes de la alta sociedad. Ese año, recibió de manos de la duquesa de Alba un premio homenaje.

14 de 14
Amigo de sus amigos. 2007

Juan Antonio y Patricia han compartido afición y amistad con la familia Rivera. De hecho, Espartaco dio la alternativa a Francisco en 1996. En la imagen, con Cayetano, al que siempre apoya, y su hermano Kiko.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Más de Actualidad