La desatada pasión callejera de Belén Esteban y Fran

Belén se fue a ver a Fran porque no aguantaba ni un sólo minuto más sin estar con él y en plena calle los dos tortolitos dieron rienda suelta a sus impulsos más primarios sin importarles quién estaba por el medio.

1 de 14

 

Como dos tortolitos. Así se mostraron Belén Esteban y Fran Álvarez en plena calle cuando la co-presentadora se encontró con su marido.

2 de 14

 

La pasión encendida que se desató entre ambos en ese momento hizo subir la temperatura de la capital que en estos días estaba por los suelos.

3 de 14

 

Pero Fran y Belén parecía que se acababan de conocer y haciendo caso omiso de la gente que paseaba por la calle y como si fueran un par de adolescentes, se metieron de lleno en una espiral de besos y abrazos que parecía no tener fin.

4 de 14

 

Que si un besito por allí, que si un abrazito por aquí, que si una confidencia. Es que estos chicos son de lo que no hay.

5 de 14

 

Parecía que no se terminaba nunca y aunque parecía que él ponía mayor empeño que ella, ambos estaban empeñados en sacar el mejor partido posible al momento que estaban viviendo.

6 de 14

 

Fran ataca sin piedad al cuello de Belén que trata de zafarse como puede de la embestida despiadada de su marido al que parece que no se le terminan las fuerzas. Tiene que desayunar de lo lindo este muchacho para estar de esa forma ya tan tempranito por la mañana.

7 de 14

 

Pero llega un momento en la vida en el que todo termina y Fran parece encontrar un momento oportuno para tomar un descanso. Pensativo, parece estar atento a algo que le indica Belén y, decide poner fin al ataque.

8 de 14

 

Pero...¿qué es esto? Cáspita, nos han descubierto. Voy a saludar... Holaaaaa.

9 de 14

 

Una vez que han visto que su pasión ha sido recogida por las cámaras para la posteridad, Belén y Fran toman la decisión de separse. En la boca de la co-presentadora parece adivinarse una expresión de contrariedad. ¡Cachissss!

10 de 14

 

Pero Belén no puede estar sin Fran y acompañada de su madre se pasa por el bar en el que trabaja su marido.

11 de 14

 

Fran no parece creer lo que ven sus ojos. Lo mismo es por la presencia de su suegra, pero el camarero parece haber visto algo extraño con la llegada de Belén y la señora Carmen.

12 de 14

 

Y fíjatemente sigue mirando a Dios sabe dónde intentando digerir el porqué de la presencia de su familia en el establecimiento.

13 de 14

 

La verdad es que Fran tardó algún tiempo en volver en sí. Se quedó clavado y sin volver en sí. Parecía que se le había ido la sangre de vacaciones.

14 de 14

Pero pasado algún tiempo volvió de donde estuviera y con diligencia que le caracteriza atendió a sus dos invitadas conmo sólo él sabe hacer.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Más de Actualidad