Los privilegios que ha perdido Jaime de Marichalar

Dos puestos de trabajo, guardaespaldas, descuentos en tiendas de lujo y vuelos gratis. Con Elena se le van tantas cosas…

1 de 14

Sus amigas dicen que ha intentado salvar su matrimonio hasta el último minuto, pero no ha podido ser. El pasado 9 de febrero, Jaime de Marichalar se convirtió en un españolito más.

2 de 14

Firmó su divorcio con la infanta Elena de mutuo acuerdo, tras dos años en el ?limbo? con el famoso "cese temporal de la convivencia". ¿Qué vida le espera ahora?

3 de 14

Por el momento, ya no es duque de Lugo. A sus íntimos les ha dicho que no le importa: "Yo no lucho por el título. Estoy orgulloso de mi apellido."

4 de 14

Pero, claro, con el ducado se van privilegios.  Así, Jaime ya no podrá contar con la tarjeta Oro de Iberia, que le permitía viajar gratis en primera clase, ni tendrá un 50 por ciento de descuento en las tiendas de lujo.

5 de 14

Tampoco conducirá un coche oficial y vivirá sin escolta (a no ser que el Ministerio del Interior lo crea conveniente). Para colmo, el Museo de Cera de Madrid ha retirado su figura para guardarla en un armario.

6 de 14

Por lo menos han tenido el detalle de no fundirla (de momento), como hicieron en Londres con la estatua de Sarah Ferguson, ex duquesa de York.

7 de 14

Su trabajo también se ha visto afectado por su nuevo estatus, a pesar de que las empresas se han escudado en la crisis para prescindir de sus servicios.

8 de 14

De ganar un millón de euros al año, Marichalar habría pasado a embolsarse la nada despreciable cantidad de 600.000. Jaime ha perdido la presidencia de la Fundación Axa Winterthur (2008) y el puesto de consejero en Cementos Portland (2009).

9 de 14

Ambos trabajos se le fueron después de anunciar su separación. Dicen que ahora está negociando también su salida de Credit Suisse.

10 de 14

Pero por encima de los privilegios a los que tiene que decir adiós, lo que más le duele es vivir lejos de sus hijos. Elena tiene la custodia de Froilán, de 11 años, y Victoria Federica, de 9.

11 de 14

Jaime se acoge a un régimen de visitas parecido al de cualquier padre divorciado (dos fines de semana al mes y un mes entero de vacaciones). "Es un excelente padre y le gustaría ver más a los niños", comentó Maria Eugenia Yagüe.

12 de 14

Según Paloma Barrientos, Marichalar le pasa a su ex unos 7.000 euros al mes en concepto de manutención. Los pequeños van al colegio San Patricio (unos 700 euros cada uno) y reciben clases de tenis y golf en el club Puerta de Hierro de Madrid.

13 de 14
Deprimido y sin amigas

Sus íntimas aseguran que no le han dejado de lado. Al revés, es Jaime el que no se encuentra animado para salir. "Lo ha pasado mal, lo está pasando mal y lo pasará mal", cuenta María Eugenia Yagüe. En la foto, junto a Isabel Preysler y Marisa de Borbón, en París (noviembre 2009).

14 de 14
Adiós al duque de lujo

Era muy habitual verle comprar en la milla de oro madrileña. Después del divorcio, ¿se aficionará a los saldos? Ya no le hacen el 50 por ciento de descuento en las tiendas de lujo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad