Amy Winehouse desata su pasión con su novio en plena calle

La cantante, que parece que ha vuelto a las andadas tras unos meses de cierta tranquilidad, ha desatado su pasión en plena calle y se ha comido a besos a su novio.

Human, Textile, Tattoo, Cap, Interaction, Kiss, Neck, Romance, Love, Black hair,
1 de 15

Una imagen vale más que mil palabras: la cantante ha vuelto con su ex. Amy Winehouse y Blake Fielder-Civil se divorciaron en julio de 2009 después de tres años de matrimonio, pero ella nunca pudo olvidarle.

2 de 15

Tras su reconciliación, la británica, que se recupera de su último ingreso hospitalario a causa de sus implantes de pecho, está radiante. ¡No hay más que verla comiéndose a besos a su chico por las calles de Londres!


3 de 15

Amy, de 26 años, ha anunciado en su página de Facebook que Blake se ha trasladado a vivir con ella a la casa que ha comprado en el barrio de Camden.


4 de 15

Pero ahí no queda la cosa, ahora quieren volver a casarse en El Caribe, concretamente en Santa Lucía, donde ella estuvo rehabilitándose.

5 de 15

A tenor de lo que demuestran estas imágenes podríamos pensar que todo va sobre ruedas en la vida de la cantante. Pero no es así.

6 de 15

El pasado fin de semana, Amy Winehouse tuvo que ser hospitalizada, una vez más, tras sufrir una caída en estado de embriaguez.

7 de 15

Al caer se golpeó en la cabeza, haciéndose un corte sobre un ojo, y se magulló varias costillas. Winehouse, con dolores en el pecho y en las costillas, y muy excitada, se negó a abandonar el hospital el lunes, al ser dada de alta, preocupada por sus implantes mamarios. Las enfermeras tuvieron que calmarla.

8 de 15

Han pasado sólo siete meses desde que se los puso, así que es de esperar que Amy Winehouse tenga los implantes mamarios en garantía. Con lo nueva y abultada que tenía la delantera, y por poco la echa a perder... La artista más estrafalaria -a su lado Lady Gaga parece hasta modosita- ha escrito otro capítulo en su largo historial de despropósitos.

9 de 15

Pero da igual. Ella es ídolo de multitudes y la gente le para por la calle para hacerse fotos con ella. Con ese encanto tan natural que le caracteriza ella acepta y además le deja al colega un bonito recuerdo en forma de mueca para que nunca se olvide de ese día.

10 de 15

Claro que los hay que no aprenden y, ni corto ni perezoso, el melenudo viandante quiere otra foto más con la diva. Es lo que tiene hacerte fotos con las cámaras digitales, que puedes ver cómo has salido cuando las has hecho.

11 de 15

Y viendo cómo era el panorama, nuestro improvisado  fotógrafo opta por hacerse la foto con la pareja él mismo. ¡Si es que no hay nada como hacértelo tú todo solito!

12 de 15

Mientras tanto la parejita se toma un descanso y se echa un cigarrito olvidándose de sus vicios. Amy pasa del tabaco al aclcohol con una facilidad pasmosa y el pasado fin de semana se tomó unas copas de más y otra vez ha vuelto a demostrar su intolerancia al alcohol -y a todo, en general-. Era uno de estos domingos tontos que estaba en casa y se puso una copita, y otra y otra más.

13 de 15

Así hasta que acabó tropezando y dando con los morros en el suelo. Lo de los morros es una forma de hablar, porque lo primero que tocó el suelo fueron sus recién estrenados y siliconados pechos, que ahora están completamente amoratados.



14 de 15

Los guardias de seguridad la llevaron al hospital y al principio los médicos poco menos que se echaron las manos a la cabeza. No sólo había moratones, también un bulto en la cabeza (y no era el pelo) y un corte sobre su ojo.


15 de 15

Y lejos de portarse como una paciente ejemplar, Amy se dedicó a desesperar al personal del hospital. Se la vio subiendo y bajando las escaleras, con una herida en la cabeza y oliendo a alcohol. Se la escuchó quejarse de dolores por heridas en su pecho y alrededor de sus costillas. Las enfermeras tuvieron que interceder y pedirle que se calmara". ¡Estos famosos.... cómo son!


Publicidad - Sigue leyendo debajo
This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Más de Actualidad