El Litri y María Lapiedra: Algo más que una amistad

El fotógrafo, que dice haber cazado al torero y a la actriz, asegura que vio un beso y huir a la rubia ante la llegada de Carolina Herrera

1 de 13

Las fotografías pude hacerlas en varios momentos, concretamente los días 11 marzo, 14, 19 y 20 de abril. Después de dos jornadas de seguimiento de María con Ernesto Neyra, de lo que hay constancia gráfica, al tercer día ella sale del hotel en el que se aloja.


2 de 13

El seguimiento de María me lleva hasta el restaurante Puerta Grande, donde me dispongo a esperar la llegada de Neyra o la salida de ambos. Espero paciente. Pasadas varias horas, al no ver entrar a Ernesto, supongo que ya estaría dentro. Pero, ¡vaya sorpresa!: después de tres horas salen del restaurante María Lapiedra seguida de Miguel Báez El Litri.

3 de 13

Fotografío el momento, son las primeras instantáneas que logro. Es 11 de marzo. Los dos se van por separado del lugar, ella a su hotel, y él, montado en su coche, a algún lugar que desconozco.

4 de 13

Mantengo la guardia en el lugar donde se aloja María. Sobre las 21:30 h., ella sale del hotel y dirige sus pasos hacia el restaurante en el que había estado. Después de pasar más de tres horas dentro, el restaurante cerraba sus puertas. Ella aún no ha salido. Al cabo de 45 minutos, El Litri y María salen juntos de nuevo, caminan unos pasos, se alejan de la puerta del local y se despiden con un beso. Esa noche Lapiedra tiene que trabajar en una conocida sala de fiestas de Sevilla.


El beso que presencio y que, aunque no con muy buena fortuna, logro fotografiar, me pone tras la pista de lo que considero un buen tema.


5 de 13

No logro nuevas imágenes hasta un mes después. Son las 14:30 h. del 14 de abril y María llega a Sevilla en el AVE, en cuya estación habitualmente montamos guardia. Me llama la atención el bolso y decido fotografiarlo: es un CH.

6 de 13

Lapiedra va a Puerta Grande. Llueve un poco, pero la ventana del restaurante está entreabierta y se puede ver perfectamente a El Litri con María. Me apresuro a fotografiar la escena, a pesar de las dificultades que tengo para no ser visto.


7 de 13

Consigo la secuencia en la que se puede ver cómo la pareja pasa una agradable velada que se prolonga hasta bien entrada la noche.


8 de 13

Es entonces cuando ambos acuden al hotel Meliá Colón para ver la exposición de pinturas de un gran amigo de Miguel. Varios medios cubren este evento.


9 de 13

La pareja, al ver a los fotógrafos apostados en la puerta del hotel, decide entrar por separado. No se vuelven a juntar en toda la noche.



Contrariamente a lo que sostiene Ángela Portero, María vuelve a verse en este cuarto con El Litri y no se queda en la barra del restaurante. Así lo demuestran las fotos de la secuencia, en las que se la ve coger su bolso y salir por la puerta de acceso al reservado.


10 de 13

El torero queda fuera de cuadro y me es imposible fotografiarlo, pero está allí, por eso se le ve luego salir por la entrada del restaurante. Todo esto ocurre en la última cita que yo consigo captar con mi cámara.

11 de 13

Se llegó a decir que en el restaurante Puerta Grande no había reservado. Eso es falso, tal y como se puede observar. Tras esa puerta se producen los encuentros.

12 de 13

Les pierdo la pista y hasta el día 19 de abril no los vuelvo a ver. El encuentro vuelve a tener lugar en Puerta Grande.  Esta vez los dos juntos acuden a comer. Es feria en Sevilla y el restaurante está repleto. Es entonces cuando me entero de que El Litri tiene un reservado para él. al que corresponden las fotografías de la cita anterior Se trata de un cuarto en el interior, apartado del resto de clientes, y al que se accede por una puerta que lo separa del resto del local.


13 de 13

Es 20 de abril, y el encuentro se ve truncado por la repentina llegada de Carolina Adriana Herrera a Sevilla. Quizás eso explique la rapidez de María por coger su bolso y desaparecer del reservado.


La reacción de la pareja, este último día, al querer ocultar a Carolina Adriana que están comiendo juntos, sus continuas citas y el beso que fotografié el día 11 de marzo, me hacen pensar que, entre el diestro y la actriz, hay algo más que una amistad. Quizás, como dice María, se estén conociendo. Evidentemente, no se prometieron matrimonio, pero ya se sabe lo que dicen: una imagen vale más que mil palabras. En este caso, no sólo hay una imagen, podemos hablar de una secuencia completa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Más de Actualidad