Elena Furiase se come a su novio al borde del mar

Su madre fue la que se casó, pero la actriz y su novio parecen vivir una luna de miel.

image
1 de 16

Elena, de 22 años, aprovechó un descanso de la grabación de ?El Internado? para escaparse a Barcelona con su novio. Loco por la actriz, Leo no le quita mano de encima, como puede apreciarse en la imagen.



Los mejores hoteles y viajes del momento

2 de 16

Y el chaval insiste en no despegarse de la actriz. Normal por otra parte pero es que al paso que iba se tenía que haber quedado sin respiración hacía ya un rato largo.



Los mejores hoteles y viajes del momento

3 de 16

"Amooor, amooor, amooor, amooor?" Ésta es la canción más popular de Lolita, y es su hija Elena quien la canta hace ocho meses junto a Leo. Que están enamorados lo demostraron hace unos días durante una escapada a Barcelona, aprovechando un descanso de la actriz en la grabación de "El Internado".



Los mejores hoteles y viajes del momento

4 de 16

El joven, sobrino del actor Jorge Perugorría, vive a caballo entre su Cuba natal y Estados Unidos. Como se ven poco, cuando están juntos aprovechan el tiempo: besos, abrazos? ¡menudo calor! 



Los mejores hoteles y viajes del momento


5 de 16

Elena sigue ocupada con el rodaje de la última temporada de la serie de Antena 3 y no pueda dedicarle todo el día a su novio, pero cuando tiene un momento libre se escapa con su novio a disfrutar unos días de relax.



Los mejores hoteles y viajes del momento


6 de 16

Su novio, Leo, estuvo hace unos días en la boda de su ?suegra?, Lolita, con Pablo Durán, y parece que le ha cogido el gustillo a nuestro país.



Los mejores hoteles y viajes del momento


7 de 16

Y como dos enamorados que se quieren, los dos adolescentes se hicieron confidencias al borde del mar disfrutando de un sol de justicia y de la brisa tan rica que soplaba a esas horas del día.



Los mejores hoteles y viajes del momento

8 de 16

Y es que la vida de ambos está dependiendo de los aviones en gran parte, porque el joven es músico de profesión y pasa parte del año entre Cuba y Estados Unidos. Mientras, ella está muy ocupada con el rodaje de la serie El internado, que requiere muchas horas al día de dedicación. Aún así, parece que en cuanto han podido se han reunido para estar juntos.



Los mejores hoteles y viajes del momento

9 de 16

Coqueta como todas las mujeres, Elena se atusaba el pelo para estar guapa ante su novio, que no le quitaba ojo de encima después de que se pasó gran parte del día, encima de ella.



Los mejores hoteles y viajes del momento

10 de 16

Y ella lo agradeció cuando Leo se fue un momento a por algo de beber, porque ya se sabe el calor que entra en estos menesteres y, si estás al borde del mar, más todavía porque con la sal, la boca como que se te seca y eso, ¿no?



Los mejores hoteles y viajes del momento

11 de 16

Una vez que vino de pedir el refrigerio Leo se encargó de dar conversación a Elena, pero ésta no estaba por la labor de escuchar demasiado y se lió a mandar mensajitos por el móvil. Pero eso no desanimó a Leo de ninguna manera que lo que hizo fue darle utilidad al móvil ya que ella lo había sacado.



Los mejores hoteles y viajes del momento

12 de 16

Mientras tomaban el sol, Elena y Leo decidieron hacerse muchas fotos. Luego las miraron juntos. Seguro que es para tener un buen recuerdo para cuando se separen.



Los mejores hoteles y viajes del momento

13 de 16

Y después de las fotos nada mejor que un masaje en los pies. Eso sí que es amor. Si alguien te da un masaje en los pies es que está superenamorad@ de ti. Y si no, lo que tenéis que hacer es ver otra vez "Pulp Fiction".



Los mejores hoteles y viajes del momento

14 de 16

Y una vez terminada la sesión Elena se levanta, seguramente porque ya se había tostado demasiado y no aguantaba más. Leo, cansado de hacer masajes sin que se los hicieran a él se había ido momentos antes y había dejado a Elena para que recogiera todo.



Los mejores hoteles y viajes del momento

15 de 16

Elena confía tanto en su chico que, unos días antes de escaparse a Barcelona, salieron a hacer algunas compras y él ejerció de estilista.



Los mejores hoteles y viajes del momento

16 de 16

Con más paciencia que el santo Job, Leo entró y salió de decenas de tiendas hasta que su chica encontró el vestido adecuado. Cuando creía que todo había acabado, Elena decidió comprar un buen gloss para sus labios. El cubano también le echó una manita para elegir el color perfecto. Este chico vale un potosí.



Los mejores hoteles y viajes del momento


Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad