Lydia Bosch, cara a cara con su ex, Alberto Martín, ante el juez

Lydia Bosch y Alberto Martín se vieron las caras en el juicio que les enfrentaba por la custodia de los dos pequeños, fruto de su relación sentimental.

1 de 14

Los dos quieren la custodia de los hijos habidos durante su matrimonio, y por eso están pendientes más que nunca de la sentencia que dictamine si las medidas provisionales que se adoptaron hace ya más de un año siguen vigentes o por el contrario hay cambios.

2 de 14

Lydia Bosch y su ex marido el arquitecto Alberto Martín Caballero volvieron a compartir banquillo en el juicio de su divorcio. Aunque estaban citados a las diez de la mañana en el juzgado de familia número 3 de Pozuelo de Alarcón, no entraron en la sala hasta las once y fue cerca de las tres y media cuando abandonaron el lugar.

3 de 14

En esta vista, el juez no ha considerado necesario llamar a los testigos que cada una de las partes había aportado. Por parte de Lydia acudieron dos peritos con las tasaciones de las propiedades del matrimonio, su amiga Patricia Cerezo, otra amiga y la mujer que atendió a los niños cuando eran más pequeños.

4 de 14

Por parte de su ex marido fueron tres empleados del servicio doméstico, que ahora trabajan en su domicilio, más dos peritos. Pero insisto en que el juez no los llamó y fueron las abogadas de cada uno, Susana Moya y Silvia Hinojal, las encargadas de presentar los motivos por los cuales cada uno pide la custodia.


5 de 14

A la salida de los juzgados y envueltos en una nube de flashes, el ex matrimonio se fue como llegó, cada uno en su coche y sin querer hacer declaraciones. Lydia sí apareció con el rostro más sonriente tras la tensión que se había vivido dentro, y eso que estuvieron en salas de espera distintas.

6 de 14

Su alivio fue comprobar cómo el informe del fiscal se muestra favorable a seguir con las medidas provisionales, según las cuales ella tendría la custodia de los niños, el uso de la vivienda familiar así como una pensión de 7.500 euros mensuales.

7 de 14

El juicio iba a celebrarse antes del verano pero tuvo que retrasarse tras la petición por parte de la defensa de Martín de unos informes psicológicos a los niños que consideraba necesarios, y cambiar así las medidas provisionales por las que cuales puede tener a sus hijos los fines de semana alternos, las tardes de los miércoles y la mitad de las vacaciones.

8 de 14

Según explica Saúl Ortiz: "La fiscalía se ha puesto del lado de Lydia Bosch, ha ratificado las medidas provisionales que dictó el año pasado para que Lydia perciba todos los meses 7000 euros y además tenga la custodia de los dos menores. Pero todavía falta que el juez de alguna forma ratifique la petición de la fiscalía".

9 de 14

"Lo que hay que aclarar es que esa petición de Alberto Martín para que se iniciara un informe pericial psicológico de los menores, también ha resultado favorable para Lydia Bosch. Ese informe demuestra entre otras cosas normalidad, que los niños viven en esa casa y por tanto no hay nada en contra para ir con la custodia", informa Saúl Ortiz.

10 de 14

Además otro de los detalles de este juicio que ha adelantado Saúl Ortiz es que "ha sido una vista de cuatro horas y media, una vista que estaba prevista la declaración de Patricia, la mujer de Ramón García y de dos peritos que aportaban datos a favor de Lydia Bosch. Pero no han podido declarar ni siquiera Patricia ni tampoco los tres testigos que aportaba Alberto Martín, tres personas del servicio".

11 de 14

Lydia y Alberto se han vuelto a ver las caras tras estos cuatro meses en el juzgado de Pozuelo de Alarcón. Entraban por separado a la vista, él con tranquilidad entre el revuelo de periodistas y ella declaraba a las puertas del juzgado: "todo irá bien".

12 de 14

Patricia Cerezo, mujer de Ramón García, acompañó al juzgado a su amiga Lydia Bosch, dispuesta a declarar como testigo, pero, finalmente, no declaró ningún testigo por ninguna de las dos partes.

13 de 14

El caso de Lydia y Alberto se reanuda cuatro meses después de que el padre de los niños no estuviera de acuerdo con el reparto de la custodia, pidió al juez la tutela compartida, lo que paralizó el divorcio hasta el mes de septiembre.

14 de 14

Todo parece indicar que Lydia se encuentra cada día más tranquila y feliz porque se acerca la resolución de este conflicto por el que ha sufrido muchísimo. Ya veremos cómo termina todo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Más de Actualidad