Los secretos de Letizia: Leti-Leaks

¿Alguien ha visto fotos de su primer matrimonio? ¿Qué tal se lleva con el Rey? ¿Qué fue de sus brackets fantasmas? ¿Cuál es su presupuesto para trapitos? ¿Está obsesionada con la cirugía estética?

1 de 14
Letizia, nuestra futura reina

La dulce y en teoría transparente vida de la princesa de Asturias esconde tras de sí una serie de misterios que nunca nadie nos ha contado. Y eso que se supone que Letizia es nuestra futura reina y que, además de súbditos, somos contribuyentes que pagamos con nuestros impuestos su salario, sus palacios e incluso sus vestidos o sus joyas. De momento, no parece que ningún Julian Assange vaya a iluminar con unos indiscretos pero jugosos Leti-Leaks, los wiki-oscuros secretos que esta Monarquía Parlamentaria nos impide conocer.

2 de 14
Un camino hacia la regencia

Ahora que Sus Altezas han empezado su camino hacia al trono, cuando la presencia en actos oficiales de don Felipe y doña Letizia es cada vez más frecuente, en detrimento de las de los Reyes, todos estos misterios que envuelven la personalidad y el pasado de la futura reina cobran especial importancia.
Han pasado 86 meses desde que se anunció el compromiso de Felipe de Borbón con una periodista guapísima y plebeya. Y divorciada. Tras su casi olvidada relación con la modelo noruega Eva Sannum, el Heredero anunciaba su amor a los cuatro vientos: España entraba con fuerza en la modernidad y la naturalidad, asumiendo sin problemas que el futuro rey heredara, además de un país, una esposa, casada por lo civil en 1998 con un profesor de Literatura.

3 de 14
La Princesa brilla por su naturalidad

Tanta naturalidad no fue sin embargo suficiente para que se nos enseñara al pueblo llano, del que procede nuestra Princesa, el certificado de aquel enlace civil o las fotos de su “otro” día más feliz de su vida, hasta entonces al menos. Al contrario: aún hoy, uno de sus secretos mejor guardados son los documentos e imágenes de aquella boda, con Alonso Guerrero. Jaime Peñafiel nos da su explicación: “Esas fotos habrán sido retiradas, estarán en algún cajón... Una reina no debe tener pasado, pero Letizia lo tiene”. La cuestión es: ¿recibieron Alonso, su familia y amigos presiones para guardar silencio? Se ha dicho que sí, aunque él lo desmintió hace unos años: “Nadie me ha censurado. Si no han salido esas fotos es porque yo no quiero. Que nadie espere encontrar en mí un Paul Burrell, el mayordomo de Lady que vendió secretos de la Princesa”, dijo.

4 de 14
Siete años después

Han pasado siete años desde que los Príncipes de Asturias contrajeron matrimonio y ha sido casi imposible encontrar alguien de su entorno que quiera hablar de Letizia. Sólo han aparecido algunas imágenes de su época estudiantil y testimonios favorables acerca de ella. Como si hubiera algo que ocultar... Carmen Enríquez, periodista y co-autora del libro Los Príncipes. Preparados para reinar, asegura: “Hay amigos suyos que parece que tuvieran un pacto de silencio. Creo que, desde hace tiempo, hay un exceso de protección desde Zarzuela.”

La única que, hasta ahora, ha osado sentarse en un plató de televisión, concretamente en Sálvame Deluxe, ha sido Melly del Valle, tía segunda de la futura reina. No contó gran cosa, solo que no la habían invitado a la boda y que su sobrina era una chica estupenda. Pero la reacción de la Casa Real no se hizo esperar: según Peñafiel, la reina Sofía no dudó en pedir a su nuera que advirtiera a sus familiares que no debían acudir a los platós para no dar “pie a la crítica y al desvelo de los Príncipes”. Esto fue desmentido por la propia Casa Real, aunque el periodista asegura creer a sus fuentes.

5 de 14
Letizia y la Familia Real

La difícil relación que mantiene con su familia política también es un secreto, generalmente disimulado con sonrisas y cariños en público: el aparato de propaganda del estado funciona como un reloj… ¡Casi siempre! Sin embargo, periodistas cercanos a la Casa coinciden, sin tapujos, en que ni el Rey ni las infantas la tragan; y no parecen simples rumores. Carmen Enríquez da su versión: “Es verdad, y nos lo han dicho personas solventes, que la relación con don Juan Carlos podría ser mejor. El argumento que nos dan es que ella ha sido la última en llegar a la familia, y al ‘patrón’ hay que hacerle más la pelota.”

6 de 14
Una entente cordial

La escritora Carmen Rigalt le quita hierro al asunto: “No existe enfrentamiento entre suegro y nuera. Simplemente, ausencia de feeling.” Pilar Eyre va más allá: “El Rey le tiene una gran antipatía a Letizia.” Para colmo, la relación de la Princesa con sus cuñadas parece ser, cuando menos, mejorable. Al parecer, el problema entre la esposa de don Felipe y Cristina viene de lejos. Han existido varios desencuentros. Así, en 2005, la menor de las infantas le pidió a su cuñada plebeya que alojara en su casa a sus suegros, los señores Urdangarín, que acudían a Madrid al bautizo de Irene, la pequeña. Letizia se negó y aquello abrió una brecha entre ellas. Respecto a Elena, uno de sus roces más sonados se debió a la ausencia de los Príncipes en la Primera Comunión de Victoria Federica, en mayo de 2009. Ellos estaban de viaje oficial en Colombia, pero tampoco Leonor fue a la Iglesia, porque su madre no quería que perdiera unas horas de colegio.

7 de 14
Las relaciones con su familia

La relación de Letizia con su propia familia tampoco es muy conocida. En los últimos años, apenas la hemos visto con su hermana Telma, que reside en Barcelona. Una de las últimas fotos que se han publicado de las dos juntas fue en 2007, en el bautizo de la pequeña Sofía. No dudamos que se han visto, pero no hemos sido testigos. Quizá sea porque la hermanísima lleva fatal la exposición pública a la que se ha visto sometida desde que Letizia se casó con el Príncipe. De hecho, en 2008 Telma demandó a más de 50 medios de comunicación y pidió medidas cautelares para que se prohibiera “captar, publicar, distribuir, emitir o reproducir” fotos suyas y de su entonces pareja, Enrique Martín-Llop. La demanda fue desestimada, y ella fue condenada a pagar las costas. Parece que la cruzada de Telma contra el cuché no fue vista con buenos ojos por parte de Letizia. Y el tema dejó huella en su relación.

8 de 14
Poco contacto

“Ahora tienen poco contacto. Quizá el tema de la denuncia influyera en este distanciamiento, porque disgustó profundamente a la Casa Real”, confirma Peñafiel. Claro que no le ha importado tanto a Telma su notoriedad a la hora de conseguir su actual trabajo y el sueldo que cobra. Enchufe o no, el año pasado fue contratada por el Ayuntamiento de Barcelona, gobernado por Jordi Hereu.

9 de 14
Un enigma familiar

Muy llamativo es el hermetismo que rodeó la muerte de Erika,  el 7 de febrero de 2007. La Casa Real y la familia Rocasolano pidieron “respeto y prudencia”, aunque no explicaron las causas de su fallecimiento. Enseguida se empezó a hablar de suicidio... Los datos de la autopsia, publicados en varios diarios nacionales, revelaban que la muerte sobrevino tras ingerir gran cantidad de pastillas. ¿Por qué no hubo un parte médico oficial para acabar con especulaciones? La hermana de Letizia dejó huérfana a una niña, Carla, que vive con su padre. Aunque no se ha visto a la princesa con su sobrina, sí está muy pendiente de ella; lleva una pulsea con su nombre y, según nos confirma Peñafiel, “la niña participa en fiestas familiares como los Reyes, la Navidad, cosas puntuales porque tiene a su padre”.

10 de 14
Su exmarido ha rehecho su vida

El ex marido de doña Letizia ha rehecho su vida con  Carmen Astero, que tiene un hijo de una relación anterior.

11 de 14
Bajo siete llaves

Ésta es la caja fuerte que contiene la sentencia de divorcio de Letizia y Alonso. Está construida con 600 kilos de acero y costó 1946 euros. El expediente es una “cuestión de estado” y reposa en los juzgados de Arganda del Rey (Madrid).  Llama la atención que la sentencia de divorcio fuera guardada en una de las cajas fuertes más seguras del país unos meses antes de la boda real. ¿Por qué tanto celo? La entonces juez decana de Arganda del Rey (Madrid), donde está el expediente, temía que fuera robado y consideró que se encontraban ante “un problema de estado”. Por eso, acudió al entonces consejero de Justicia de la Comunidad de Madrid, Alfredo Prada, para resolver el asunto. “Todas las cosas de índole jurídica de la Familia Real están en un registro especial, no en una caja fuerte. Supongo que la razón para esto es que en las separaciones se suelen esgrimir razones muy íntimas de la pareja que no deben trascender”, explica Jaime Peñafiel.

12 de 14
Gastar en tiempos revueltos: 20.000 u/mes

Siempre destaca por su elegancia y por ser valiosa imagen de la moda española. Y también se ha alabado su austeridad, destacando que en ocasiones repite modelos, pero lo cierto es que su armario no es barato. Se calcula que la futura reina gasta alrededor de 20.000 euros al mes en su vestuario; una cantidad que al año se convierte en escandalosa.
A esto hay que sumarle los tratamientos de belleza a los que se somete. Es asidua a la clínica del doctor Chams (la de la Preysler), donde las infiltraciones de sus vitaminas milagrosas cuestan mil euros. ¿De dónde se paga esto? De la partida que los Presupuestos Generales del Estado adjudican a la Casa del Rey. En 2010 fue  de 8,9 millones de euros. O sea, de los impuestos que pagamos todos.

Pasión por las joyas
La Princesa también siente pasión por las joyas y posee una colección privada, donde no faltan el oro blanco y los diamantes. Entre sus firmas de cabecera se encuentra Durán, Yanes o Cartier. También le gustan mucho las perlas australianas, de las más caras del mercado.

13 de 14
Operaciones y brackets fantasmas y bisturí

En febrero de 2010, una foto indiscreta desveló otro secretillo de la Princesa. Se había puesto unos brackets de zafiro, casi invisibles, para conseguir lucir una sonrisa perfecta. La Casa Real lo desmintió categóricamente, alegando que era “un efecto óptico”. Curiosamente, ese efecto solo afectaba a doña Letizia pese a que había más gente en las fotos y a nadie se le aparecía nada en los dientes. Y no fueron solo unas fotos: ocurrió en varias ocasiones. Pero, una vez más, el aparato oficial de propaganda se las apañó para desmentir lo evidente. Dicen que una imagen vale más que mil palabras, aunque sea palabra de la Casa Real. Expertos en salud dental coincidieron en que la imagen era clara: llevaba ortodoncia. El aparato en cuestión cuesta unos 6.000 euros. Las operaciones de estética a las que se ha sometido tampoco se han reconocido. La ‘oficial’ es la rinoplastia. Tal y como afirmaron desde Zarzuela, se había corregido el tabique nasal porque no podía respirar bien. Sin embargo, se rumorea que, aprovechando la anestesia general, se retocó la cara y el mentón y se puso implantes de silicona. ¿Por qué ocultar una cosa que resulta evidente a simple vista?

Operación de pecho
Los expertos precisan que Letizia pudo realizarse una mastopexia para elevar el pecho caído y remodelar la mama.

14 de 14
¿Y su ferviente religiosidad..?

No queda nada de la Letizia que yo conocí”, ha dicho Alfredo Urdaci, ex jefe de la futura reina en TVE. Razón no le falta. En el libro Una republicana en la corte del rey Juan Carlos I (de Isidre Cunill) definen a Letizia como contraria a la monarquía, agnóstica, de izquierdas y sindicalista. Y ahora la vemos como una monárquica empedernida (¡claro!) y devota en los oficios religiosos. ¡Vaya cambio! “El hecho de que tuviera determinada ideología es algo normal, ella siempre fue una mujer muy independiente. No tiene importancia. Ha tenido que cambiar tras entrar en la Casa Real, claro”,  precisa Jaime Peñafiel.
Quizá la transformación ha sido excesiva. Ha pasado de agnóstica a ferviente practicante y de republicana a futura reina. Habrá quien piense que una persona capaz de traicionar o al menos cambiar sus principios según sople el viento no es de fiar. También es posible que su fe y su sentimiento monárquico sean sinceros. Que cada cual opine: “El problema es que quiere ser perfecta, la más guapa, la más lista… No hay que olvidar que ella es la consorte, debería aprender de la discreción de la Reina. A veces actúa como si el Príncipe fuera el consorte y ella, la titular”, añade el periodista. Peñafiel no la ve con la corona puesta: “Ella no va a reinar,será consorte. Miedo me da, porque se puede esperar cualquier cosa. Larga vida al Rey por el bien de la monarquía.”

Publicidad - Sigue leyendo debajo
This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Más de Actualidad