Katie Holmes y su pequeño problemita de adicción

Un aparato que estimula las endorfinas controla sus emociones. “El resultado es el mismo que se produce al consumir heroína”, afirma un médico

1 de 8
¿Qué le pasa a Katie?

Todas las alarmas han saltado y no es para menos. Según publica la revista americana Star, Katie se ha enganchado al E-Meter, un aparato utilizado por la Cienciología para controlar anímicamente a sus seguidores. Con unos electrodos que se adhieren a la cabeza, se estimulan las endorfinas para alterar sus emociones y esto crea una adicción en el ‘paciente’. “El resultado es el mismo que se produce al consumir heroína”, declara Gregory Smith, médico experto en tratamientos para paliar el dolor.

2 de 8
Vigilada por Tom

Para asegurarse de que Katie sigue al pie de la letra las instrucciones de la Cienciología, Tom ha comprado un E-Meter para que la actriz lo utilice en casa. Pero lejos de ayudarle a recuperar la sonrisa, su situación no hace más que empeorar.

3 de 8
Muy desmejorada

El 8 de enero, la actriz visitó a Tom en el rodaje de Misión Imposible 4, en Vancouver, y según un testigo, estaba muy desmejorada: “Se la veía aturdida y deprimida.” Arnaldo Lerma, ex miembro de la Cienciología, explica el por qué de esta actitud: “Después de usar el aparato, estás eufórico, pero más tarde se produce el efecto contrario.”

4 de 8
La familia de Katie está muy preocupada

Los padres de Holmes están desesperados porque no reconocen a su hija. Además, Cass, la hermana de Tom, vive con el matrimonio en Beverly Hills para vigilarla las 24 horas.

5 de 8
Su último batacazo

Aunque la hemos visto caracterizada para dar vida a Jacqueline Kennedy en la serie The Kennedys, la productora ha decidido que no verá la luz porque no se ajusta a la realidad. “He trabajado muy duro”, comentó Katie tras conocer la noticia. Según sus íntimos, la actriz está disgustada y avergonzada porque su carrera no avanza. Desde que se casó en 2006, sólo ha rodado cinco películas.

6 de 8
El matrimonio la tiene amargada

Katie, de 32 años, le dio el ‘sí, quiero’ a Tom en Italia el 18 de noviembre de 2006. Por entonces, era una joven alegre con talento y una carrera prometedora. Ahora apenas sonríe y su cara delata que no atraviesa su mejor momento.

7 de 8
Tom la vigila constantemente

Tom no permite que Katie haga nada sin su supervisión, y ella está resignada. En cuanto a Suri (4), Cruise no deja que la actriz le regañe porque, según él, muestra sus emociones con sus enormes enfados.

8 de 8
Se oculta al público

El 18 de enero Katie acudía a una reunión en Beverly Hills ocultándose tras unas gafas de sol y con cara de pocos amigos. ¿Remontará algún día su carrera como actriz? Según la Prensa americana, Tom Cruise guía cada uno de sus pasos en la industria y, por el momento, no le beneficia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Más de Actualidad