Cayetana y Alfonso: ¿Se casarían por amor?

“La pasión no se apaga con la edad”, dice la duquesa. Algunos dudan que eso fuera lo que la unió a Aguirre y ahora la enamora de Díez

1 de 10
Como dos adolescentes

Su entorno asegura que la duquesa de Alba y Alfonso Díez siguen pensando en boda. Cayetana, a sus 84 años, está decidida a ponerse el mundo por montera, a pesar de la oposición de sus seis hijos. “Yo siempre he vivido como he querido”, avisó en una de sus últimas entrevistas. Dicen que el enlace podría celebrarse en primavera. Por el momento, ninguno de los protagonistas ha querido confirmarlo (aunque tampoco lo han negado).
Alfonso, de 60 años, prefiere mostrarse romántico ante la Prensa: “Deseo estar con la mujer que quiero.”

2 de 10
Intereses comunes

Si se deciden a pasar por el altar, Cayetana y su novio tendrán que soportar un chaparrón de críticas. ¿Se casan por amor? ¿Qué encuentran el uno en el otro? ¿Es él un interesado? Según la duquesa, Alfonso no busca notoriedad ni dinero: “No es un oportunista. Es más, Alfonso estaba dispuesto a firmar un documento diciendo: ‘No necesito ni quiero nada de la Casa de Alba, más que a la persona que lleva los títulos.’ Es muy simpático, muy gracioso y se interesa por todo. Le gusta el arte, el deporte. Tenemos muchas cosas en común.”

3 de 10
Carmen Rigalt: 'Que nadie nos venda la moto'

Carmen Rigalt no se cree que les una un amor apasionado. Según la periodista, “se nota que a él sí le gustaría casarse, como le gustó a Jesús Aguirre, depositario en su día de las jaquecas de los Alba. La duquesa tiene derecho a vivir como le salga del moño. Ese derecho incluye un matrimonio por conveniencia: Cayetana ganaría juventud, y Alfonso, estatus. Pero que nadie nos venda la moto del amor y las perdices”.

4 de 10
'Lo nuestro no es un montaje'

El funcionario madrileño siempre ha estado en el punto de mira de la opinión pública. “Lo nuestro no es un montaje. Tenemos algo muy bonito. Yo a Cayetana la quiero un huevo. Nadie que tenga dos dedos de frente puede pensar que estoy con ella para forrarme. Si hubiera querido, lo hubiera hecho en un plató de televisión. Si salgo con una persona y me quiere regalar el Taj Mahal, es otra cosa”, le contó al periodista Jesús Locampos. Además de las críticas, en verano de 2010, Alfonso tuvo que escuchar cómo se cuestionaba su condición sexual. Fue en el programa Dónde estás corazón, que contó con el testimonio de José Luis Gómez-Chia, un empresario asturiano que aseguró haber mantenido una relación con el actual novio de la duquesa.

5 de 10
No le va el macho ibérico

qué busca Cayetana de Alba en un hombre. ¿Química sexual, amistad, buena conversación? La propia duquesa aseguró en 2010 que ella no renuncia a la fogosidad: “La pasión no se apaga con la edad,” (Según una encuesta publicada en el prestigioso New England Journal of Medicine, el 26% de los mayores de 80 años siguen practicando sexo).
A la duquesa de Alba nunca le ha interesado el macho ibérico tipo Javier Bardem. Cayetana siempre ha sentido debilidad por los hombres con cabeza, sensibles y apasionados del arte: se hizo íntima amiga de Antonio ‘El Bailarín’ y se casó con el ex clérigo e intelectual Jesús Aguirre.
El segundo marido de la duquesa vuelve a estar de actualidad gracias al escritor Manuel Vicent. El valenciano le dedica su último libro: Aguirre, el magnífico (Alfaguara), un retrato ácido e irónico sobre el último duque de Alba. Su relación con Cayetana, como la de Alfonso Díez, tampoco escapó a la polémica.

6 de 10
Nos conocimos en Marbella

Vicent asegura que no ha sido fácil escribir la historia de Aguirre “porque puso un afán especial en ocultar etapas y datos de su vida”. Hijo de madre soltera y criado en Santander, Jesús se “ordenó sacerdote y soñó con ser Papa”. Según relata el escritor, “Aguirre puso sus ojos en Irene de Grecia, la hermana de la Reina. Fue el propio don Juan Carlos quien le dijo que ese era un jardín prohibido. Y entonces apareció la duquesa”. El primer encuentro, en Marbella, fue todo menos un flechazo: a ella no le gustaron nada sus ínfulas de intelectual; a él le echaron para atrás sus maneras de aristócrata cañí. La relación salió adelante, pese a los rumores que salían desde el Palacio de Liria.

7 de 10
Las amistades peligrosas

Cayetana se casó con Jesús el 16 de marzo de 1978. El día antes de la boda, la duquesa recibió un telegrama anónimo: “Te casas con Aguirre, pero él será siempre mío.” En 1982, “corría la maldad de que la duquesa había sorprendido a su marido con un joven jardinero de palacio. A Jesús, su señora lo mandó al exilio, un castigo que cumplió durante tres meses en el Hotel Meliá Princesa”. Para desmarcarse de la polémica, Aguirre soltó ante la Prensa: “Cayetana y yo follamos todos los días”.

8 de 10
'Jesús es el que más lejos me ha llevado al éxtasis'

La duquesa también tuvo palabras para su marido: “De todos los hombres que han pasado por mi vida, Jesús es el que más lejos me ha llevado al éxtasis”.Resulta significativa la frase que soltó el Rey cuando se enteró de que el duque había nombrado a Vicent su biógrafo: “Coño, Jesús, pues como lo cuentes todo, vas aviado”. El último duque de Alba falleció el 11 de mayo de 2001, tras sufrir un cáncer de faringe.

9 de 10
Un matrimonio polémico

Jesús Aguirre era sacerdote. Cayetana, la más Grande de España. Se conocieron en Marbella y se casaron en 1978, seis años después de que la duquesa enviudase de Luis Martínez de Irujo. Todos sus hijos se opusieron a este enlace, sobre todo la pequeña de la casa, Eugenia.

10 de 10
Sus hijos pararán la boda

“Me pareció muy feo que hablaran entre ellos; de muy mal estilo. No tuve más remedio que cancelar la boda“, dijo la duquesa sobre la reunión que sus hijos mantuvieron en el palacio de Liria y que sirvió para que Cayetana suspendiera en agosto su boda con Alfonso. Eugenia, públicamente, se mostró más cauta: “Mi madre puede hacer todo lo que quiera, pero con cabeza, con los pies en la tierra y sin hacer daño.“ Parece que ahora no habrá cautela. Nos dicen que, ante los nuevos planes de enlace, los hijos están dispuestos a hacer lo que sea para evitar que mamá y Díez se den el ‘sí, quiero’ en primavera.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad