Elizabeth Taylor muere a los 79 años en Los Ángeles

Rodeada de sus cuatro hijos en el hospital Cedars-Sinai de Los Ángeles, la actriz de la mirada violeta nos ha dejado. Para el recuerdo nos deja una filmografía impresionante, ocho matrimonios y un carácter indomable.

La diva de Hollywood

La actriz de los ojos violetas nos ha dicho adiós a los 79 años de edad. Ingresada por problemas cardiovasculares, Elizabeth ha fallecido en el hospital Cedars-Sinai de Los Ángeles rodeada de sus seres queridos, entre ellos, sus cuatro hijos.

1 de 25
Comienzos humildes

Nacida en Londres como Elizabeth Rosemond Taylor el 27 de febrero de 1932, la Segunda Guerra Mundial obligó a sus padres a mudarse a los EEUU. Fue en Los Ángeles donde se establecieron y, gracias al consejo de un amigo de la familia, se presentó a su primer casting. Acababa de nacer una estrella.

2 de 25
Infancia delante de las cámaras

Liz comenzó su andadura en el cine con tan sólo 10 años. En 1942 debutó con un papel corto en la película "There's One Born Every Minute". El estudio quedó tan impresionado con su belleza y su talento que le ofrecieron su primer largometraje, "Lassie".

3 de 25
Querida por la crítica

Liz creció entre focos y en los años 50 obtuvo su primera nominación a los Oscar. Aunque no lo consiguió en aquella ocasión, la Academia la premio con dos estatuillas años más tarde. En 1961 ganó su primer Oscar por "Butterfield 8" y en 1967, el segundo por "¿Quién teme a Virginia Wolf?"

4 de 25
Salud frágil

Desde los años 60, Liz se enfrentó a varias enfermedades. En 1961 tuvo varios episodios de neumonía y en 1990 tuvieron que ingresarla de gravedad por el mismo motivo. Liz fue operada dos veces de la cadera y en 1997 le extirparon un tumor benigno del cerebro. Hace dos años, había sido operada con éxtido de un problema en una válvula cardiaca. Desde entonces, sus problemas cardiovasculares se habían agravado.

5 de 25
Icono de belleza

Si por algo se caracterizaba Liz, además de por su talento, era por su tremenda belleza. Sus ojos violetas enamoraron al mundo entero y le abrieron las puertas de muchos proyectos. Taylor levantaba pasiones allá por donde iba.

6 de 25
¿Afortunada en el amor?

Además de por sus películas, Liz será recordada por haber contraído matrimonio, nada más y nada menos, que ocho veces. Aunque dos de ellas con el mismo hombre, Richard Burton. De él, muchos dicen que fue su único y verdadero amor.

7 de 25
Primeras nupcias

Se casó por primera vez cuando tenía 18 años y fue con Conrad Nicholas Hilton, el fundador de los hoteles Hilton. El matrimonio terminó diez meses después. Una curiosidad: Conrad es el bisabuelo de Paris Hilton.

8 de 25
Segunda boda

En 1952 la actriz le dio una nueva oportunidad al amor y le dio el 'sí, quiero' a Michael Wilding. Con él tuvo dos hijos, Christopher y Michael Jr. El 30 de enero de 1957 se hacía efectivo el divorcio.

9 de 25
Tercer enlace

Con dos hijos y con muchas ganas de enamorarse de nuevo, Liz no tardó en encontrar un nuevo marido. El 2 de febrero de 1957 se casó con el productor de Hollywood, Mike Todd. Un año después, Mike fallecía en un accidente aéreo. Con él, Liz tuvo una niña llamada Frances Elizabeth.

10 de 25
A la cuarta boda, ¿va la vencida?

En 1959, Liz contrae matrimonio con el cantante Eddie Fisher. Cuando Taylor se interesó por él, Eddie estaba casado con la mejor amiga de la actriz, Debbie Reynolds. Ella lo recuerda así: "En los viejos tiempos, si Elisabeth veía a un hombre que quería, lo conseguía, no importaba a quien pisara por el camino".

11 de 25
Quinta boda con su gran amor

Liz conoció a Richard Burton en 1963 durante el rodaje de Cleopatra. La química fue instantánea, tanto, que el director lo describió como "estar encerrado en una jaula con dos tigres". A pesar de que los dos estaban casados cuando se conocieron, ambos se divorciaron y se dieron el sí quiero el 15 de marzo de 1964. Adoptaron a una niña llamada Maria y diez años más tarde se les rompía el amor.

12 de 25
Sexta boda (segunda con Richard Burton)

Tras su divorcio en 1974, sus sentimientos renacieron y se volvieron a casar en 1975. Once meses más tarde, el 1 de Agosto de 1976 se divorciaban definitivamente.

13 de 25
Séptimo enlace

Dispuesta a creer en el amor, Elizabeth volvió a enamorarse. Esta vez del congresista John Warner con el que se casó en 1976 y cuyo matriminio duró 6 años. Una vez más, su historia concluía con un divorcio.

14 de 25
Octava boda y última

Larry Fortensky fue el último marido de Liz. Se conocieron en 1991 en un centro de rehabilitación y estuvieron juntos cinco años. El 31 de octubre de 1996 firmaban el divorcio y el currículum nupcial de Taylor se cerraba para siempre.

15 de 25
Sus cuatro tesoros

La agitada vida sentimental de la actriz no fue impedimento para que se llevara de maravilla con sus cuatro hijos. Todos han estado con ella en sus últimas horas y han podido despedirse. En la fotografía de izda a dcha: Michael Wilding Jr., Christopher Wilding, Maria Burton y Liza Todd Burton durante la celebración del cumpleaños de la actriz en 2007.

16 de 25
Su gran amigo

Elizabeth sentía adoración por Michael Jackson. Fue el mejor apoyo del cantante cuando fue acusado de abuso de menores y ella siempre le defendió. Liz era la madrina de Prince, hijo de Jackson, y fue una de las pocas amigas que estuvo presente en el funeral del Rey del Pop.

17 de 25
Querida por todos

Liz y Elton John se hicieron grandes amigos, en parte, por la lucha que mantuvieron los dos contra el Sida. Liz ha sido una de las famosas que más ha luchado por la integración de los afectados por esta enfermedad y la búsqueda de una cura.

18 de 25
Pareja de cine

Liz Taylor fue la envidia de todas las mujeres por su papel junto a Paul Newman en "La Gata sobre el tejado de Zinc". Un film que ha pasado a la historia como una de las grandes películas de todos los tiempos.

19 de 25
Belleza egipcia

En 1963 Liz Taylor se metía en el papel de Cleopatra y demostraba que era una de las grandes intérpretes de Hollywood. En el rodaje conoció al que sería su gran amor, su dos veces marido, Richar Burton.

20 de 25
Su gran amigo

En la película Gigante, Liz coincidió con su gran amigo Rock Hudson. Junto a él estuvo hasta que el Sida se lo llevó en 1985. "Pensé que todo el mundo en la ciudad estaba hablando del SIDA y nadie hacía nada. Y en vez de ponerme a despotricar, pensé, ‘¿Qué puedo hacer?".

21 de 25
Dos ídolos con diferentes futuros

Además de con Rock Hudson, Liz coincidió en Gigante con James Dean. Ambos hacían una pareja perfecta, cinematográficamente hablando, pero no pudieron repetir colaboración. Dean moriría meses después de terminar el rodaje.

22 de 25
Con Marlon Brando

En 1967 el director John Houston unía a Liz con Brando, haciendo saltar chispas en la película "Reflejos de un ojo dorado". Otra de las parejas míticas de la historia del cine y una interpretación sublime.

23 de 25
Valiente hasta el final

Aunque en sus últimas apariciones se mostraba más callada de lo normal, nunca se rindió. Siempre tenína palabras amables para la prensa y nunca dejó que sus problemas de salud la hundieran. Todo un ejemplo.

24 de 25
Recordada para siempre

Su talento, su belleza, su vida sentimental y sus películas no se borraran nunca de nuestra memoria. Hollywood ha perdido a una de sus mayores estrellas pero seguirá brillando por siempre en el firmamento.

25 de 25
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad