Catherine Zeta-Jones y su trastorno bipolar

Según su agente artístico, todo se debe a una depresión. El Presidente de la Sociedad Española de Psiquiatría habla de otros factores

1 de 9
Catherine se ha desmoronado

Tras estar al lado de su marido, Michael Douglas (66), durante los seis meses de doloroso tratamiento contra su cáncer, el estado emocional de Catherine (41) se ha desmoronado. Así lo ha anunciado su agente en un comunicado: “Después de estar sometida a un gran estrés el año pasado, Zeta-Jones ingresó en un centro psquiátrico para una breve estancia con la intención de tratar su desorden bipolar del tipo II.” Y tan breve. Cinco días en el hospital Silver Hill parecen haber sido suficientes. ¿Se puede curar este trastorno tan rápido?

2 de 9
Actitud violenta

Jerónimo Saiz, presidente de la Sociedad Española de Psiquiatría, nos explica las causas de esta enfermedad: “Realmente se desconocen, pero la predominante es el factor genético.” Entonces, ¿por qué culpar al estrés?

3 de 9
Una pequeña explicación

Si Catherine sufriese trastorno bipolar del tipo II, los episodios depresivos periódicos se alternarían con hiperactividad, optimismo exagerado y sensación de omnipotencia. Sin embargo, desde que Michael anunció que había vencido al cáncer, no la hemos visto sonreír. En sus últimas apariciones, se muestra irascible con la Prensa e incluso ha llegado a agredir a los fotógrafos. ¿Es la actitud violenta parte de esta enfermedad mental? “Estos enfermos desarrollan una cierta desinhibición que provoca comportamientos inadecuados, pero la violencia no es habitual”, nos cuenta Saiz.

4 de 9
Internamiento voluntario

Pero esta no es la única contradicción del comunicado emitido por Catherine que observa el psiquíatra al que hemos consultado. Por decisión propia, la intérprete ingresó en la institución mental Silver Hill menos de una semana. Según el experto, internar a estos pacientes no es necesario: “La hospitalización es excepcional y muy poco frecuente.”

5 de 9
Parece que se recupera

Sin embargo, su representante no duda en afirmar que la recuperación es todo un hecho y que Catherine “se encuentra muy bien y deseando retomar el rodaje de sus dos próximas películas”. Todo un récord teniendo en cuenta que, según Jerónimo Saiz, “para que un paciente pueda volver al trabajo y a su vida cotidiana deben pasar dos meses, tres como mucho”.

6 de 9
Un gran misterio

Con todo esto, solo nos queda esperar a la próxima intervención pública de la actriz para comprobar si su actitud con los medios ha cambiado. Seguro que en estos duros momentos Michael y sus dos hijos, Dylan (10) y Carys (8) son sus mejores apoyos.

7 de 9
Del grito a la sonrisa

Hay menos de un minuto entre la foto de la derecha y esta. De gritar como una posesa a los fotógrafos, Catherine pasó a subirse al coche con su marido como si nada hubiera pasado. Era febrero. Ya se evidenciaba el trastorno bipolar.

8 de 9
Un drástico cambio físico

Marzo 2010
Cinco meses antes de que anunciasen la enfermedad de Michael, Catherine lucía un aspecto saludable, incluso con unos kilitos de más. Ella mostraba orgullosa sus curvas.

Marzo 2011
Con Michael recuperado, Catherine acudió en familia a recoger un premio a Inglaterra. Sorprendió su extrema delgadez y su fría relación con los medios que allí se encontraban.

9 de 9
Ingresada en el hospital psiquiátrico Silver Hill

Situado en New Canaan, Connecticut, la estancia de Catherine le ha costado 800 euros al día; 4.000 por los cinco que estuvo. Un testigo afirma que se integró muy bien con el resto de pacientes y que practicaba jogging. Además, antes de acostarse jugaba al póquer.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Más de Actualidad