Campanario: “Son muchos años escuchando que mi madre no tiene nada”

En la última vista del juicio, la fiscal reconoció que veía lógico que Remedios Torres solicitara una revisión de su minusvalía 

1 de 8
Vuelve a derrumbarse

María José rompió a llorar al escuchar en la novena sesión del juicio por la Operación Karlos las descripción del estado de salud de su madre. Los dos peritos propuestos por su defensa aseguraron que Remedios Torres padece una artrosis crónica en grado avanzado que afecta a miembros superiores y comprime la médula. Dijeron ante el juez que poseía limitaciones muy importantes para llevar una vida normal: “La patología está ahí y es progresiva.”

2 de 8
Sufre por su madre

“Carmen, es que son muchos años escuchando que mi madre no tiene nada”, me decía llorando la mujer de Jesulín una vez finalizada la sesión. Su madre, Jesús y sus abogados le pedían calma. “Será el juez el que tome una decisión”, le decían.

3 de 8
Jesulín, al quite

Como siempre, fue Jesús el que logró hacerla sonreír durante el juicio. El diestro le contó un chascarrillo de su chófer, Matías, tras escuchar al juez hablar de las dolencias de Remedios: “Tu suegra está muy malita por dentro…” Campanario defiende a capa y espada que lo único que había buscado era una revisión de la minusvalía de su madre. “Yo veo todos los días sus dificultades y sus dolores”, dijo.

4 de 8
Una gran minusvalía

En estos momentos, Remedios Torres tiene dificultad para “coger agua, fregar el suelo, tender la ropa, planchar…”, aseguraron lo peritos. Las lágrimas de emoción pasaron a indignación cuando la médico forense propuesta por el fiscal se mostró en desacuerdo con los peritos. Si bien dijo que su informe “coincidía” en las patologías propuestas por sus compañeros, aseguró que ella creía que “el dolor no va a ser siempre con la misma intensidad porque nadie podría vivir así”. Y añadió que Remedios “puede desarrollar sus funciones vitales de forma tolerable”.

5 de 8
Lágrimas

El abogado de María José, Francisco Baena Bocanegra, preguntó a la médico forense que si la enfermedad de Remedios, como ella misma había afirmado, “era irreversible, prolongada, con mayor grado de afectación, sin expectativa de curación y subsidiaria de tratamiento paliativo”, veía lógico que pidiese una revisión de su minusvalía del 54 por ciento. La testigo del fiscal contestó: “Evidentemente”.

6 de 8
Preguntando por la enfermedad

Ante la insistencia de Baena Bocanegra en demostrar que la minusvalía de la madre de Campanario existía, y por tanto era normal que pidiesen la revisión, el Presidente de la Sala dijo: “No nos cabe duda de que las patologías de su cliente han aumentado.”

7 de 8
Una revisión

La jornada del jueves también fue importante por la intervención de un experto en caligrafía de la Guardia Civil. Éste explicó que habían comprobado la existencia de firmas falsificadas en muchos informes médicos, entre ellos el de Remedios Torres. Algo que la madre de María José ya había afirmado en su declaración del pasado 13 de mayo. Hasta en dos ocasiones dijo: “Ésa no es mi firma.”

8 de 8
¿Falsificaciones?

Con la declaración de la forense y los peritos surgen estas dudas: si Remedios padecía esas enfermedades, ¿necesitaba ser suplantada cuando su patología es superior a la de la madre de Elisa Calvente? ¿Necesitaba falsificar informes médicos cuando la propia forense afirma que “evidentemente” era normal que pidiese la revisión de su minusvalía?

Publicidad - Sigue leyendo debajo
This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Más de Actualidad