La novia hace su entrada triunfal

La llegada de la novia, una de las cosas más esperadas siempre en todas las bodas, no defraudó. Charlene, que llegó al Palacio Grimaldi del brazo de su padre, lució un diseño creado por Giorgio Armani. Con un maquillaje muy natural y el pelo recogido en un moño, optó por un pequeño velo que cubría su rostro y una gran cola.

1 de 6
A tiempo

Esta vez la novia no se hizo esperar, a las 5 en punto llegó al Palacio Grimaldi, lugar en el que tendría lugar la ceremonia religiosa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 6
El vestido

El diseño llevaba la parte inferior de la falda embellecida con flores bordadas de cristales de Swarovski y perlas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 6
Por la puerta grande

Una bonita imagen de la larga cola del vestido creado por Armani.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 6
Nervios de última hora

El velo, de tul de seda, cubría el rostro de la sudáfricana, a persa de él podíamos observar los nervios de la futura esposa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 6
Detalle floral

Tras la ceremonia, una vez retidado el velo pudimos apreciar mucho mejor el pasador con flores que remataba el moño.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 6
¡Que monada!

Unas pequeñas damitas de honor acompañaron a la novia en su recorrido hacia el altar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad