Elisabetta y Flavio Briatore. La Chachi y el Chichas

Un verano más comprobamos que la italiana es como el buen vino. Y él, como un viejo lobo del mar mediterráneo

1 de 6
La pareja feliz

Ya están de vacas! (otra vez). En esta ocasión les hace falta, ya que la mujer de Flavio perdió hace un par de semanas a su madre, Melina Francavilla.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 6
Vaya trasera

El magnate de la Fórmula 1 (61) ha pensado que Gregoraci (31) necesitaba alejarse de la realidad y se la ha llevado a descansar en aguas de Cerdeña con el pequeño Nathan Falco.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 6
Cuerpazo

Allí la italiana ha vuelto a presumir de cuerpazo: cualquiera diría que dio a luz hace sólo 16 meses. No se puede decir lo mismo de su marido…

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 6
La familia unida

A estos no se les puede vencer porque con la cantidad de dinero que tienen pocos enemigos pueden hacerle frente. Entre el padre millonario y la madre modelo, el chavalín tiene que estar contento.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 6
La curva

La buena vida parece que le pasa factura a Briatore. Claro que parece que a él le da igual porque esa curva de felicidad no es de ahora por lo que ya tiene que estar acostumbrado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 6
Al agua patos

Nótese la diferencia de cuerpos entre la pareja. No sabemos si provocó algún maremoto en el Mediterráneo el bueno de Briatore al tirarse al agua.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad