Las millonarias vacaciones de Borja Thyssen y Blanca Cuesta

Ajenos a la llegada de la Tita Cervera a Ibiza, Borja Thyssen y Blanca Cuesta han decidido pasárselo bien antes de que llegue la Baronesa.

Con champán

¿Qué se puede hacer cuando eres millonario? Después de heredar parte del legado del barón al cumplir los 30 años- y sin visos de arreglar lo suyo con Carmen Cervera, el matrimonio ha decidido disfrutar a tope de su estancia en Ibiza.

1 de 17
De refilón

Para ello, no han dudado en montarse una auténtica fiesta a bordo del yate en el que salieron a navegar hasta la cercana Formentera.

2 de 17
El ángel

Como hacía mucho calor por el archipiélago balear y, estando en un barquito como estaban, a más de uno le entró la calorina y quiso refrescarse en las agradecidas aguas del Mediterráneo.

3 de 17
Difícil pirueta

Y demostró ser un experto saltador de yate haciendo piruetas a cada cual más difícil para tirars al agua. En esta fotografía realizó la que se conoce como: "caigo con los pies hacia abajo y las manos hacia arriba", de extrema dificultad.

4 de 17
De cabeza

En esta ocasión Borja realiza un clásico del verano. "De cabeza metiendo la barriguita". Todos lo hemos hecho.

5 de 17
Un tipín

Otra de las imágenes de la jornada marítima la protagonizó la propia Blanca, quien lució dos modelos de biquini, cada cual más sexy.

6 de 17
¿Qué mira?

Blanca ha vuelto a hacer gala de su delgadez. A pesar de que tan solo hace un año que dio a luz a su hijo menor, la joven parece incluso más delgada que en ocasiones anteriores.

7 de 17
No, no, no

Parece que ni a Blanca ni a Borja le importan las recientes declaraciones de la baronsea Thyssen a una conocida revista, donde aparecía con sus dos mellizas celebrando sus santos.

8 de 17
Holaaaa

Hace pocas fechas Carmen aseguraba que Borja “se está perdiendo conocer a sus hermanas”, aunque él se defiende asegurando que ella tampoco conoce a Eric, su hijo pequeño y quien, por cierto, cumplirá un añito en pocos días.

9 de 17
Ja, ja, ja

Y es que no hay nada como pasar unas vacaciones a todo trapo en un yate, con los amigos y bebiendo champán a tutiplén. ¡Qué juerga!

10 de 17
Bailando

La pareja está decidida a pasárselo bien antes de que venga la Baronesa y ahí están, dándolo todo en medio del yate en el que se embarcaron.

11 de 17
Me paso el día bailando

Con las manos arriba, el pelo al aire y la música del DJ a todo trapo, el matrimonio no dudó en dejarse llevar por el ritmo de la música dance  en medio del mar.

12 de 17
Ups! que casi me caigo

A modo de gogó Blanca Cuesta se mueve al ritmo de la música que sonaba a todo trapo en el yate. ¡Qué envidia! Y nosotros aquí currando.

13 de 17
Pero me levanto

Un vuelta hacia la derecha y una hacia la izquierda. El estilo de Blanca bailando en la cubierta de un yate de un montón de millones parece estar depuradísimo.

14 de 17
Y sigo con lo mío

Parecía que no tenía fin. Borja, agotado, no tuvo más remedio que dejarla sola ante el peligro y él se dedicó a aplaudir mientras su mujer, como poseída, se mostraba de lo más natural y en pleno apogeo.

15 de 17
Ya cansaditos, nos vamos a cubierto

Entre baile y baile, el matrimonio tuvo un arranque de pasión y no dudó en besarse bajo la atenta mirada de sus compañeros de viaje, que fueron testigos directos de que la relación entre Borja y Blanca va viento en popa a pesar de que muy poca gente apostaba por ellos en un primer momento.

16 de 17
Un refrigerio

Eso sí, después de tanto bailoteo hay que repñoner fuerza y nada mejor que estar a la sombrita y con un "piscolabis" para reponer fuerzas.

17 de 17
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad